Los explícitos y reconocidos patrocinadores de Rafa Nadal son Banco Santander, Kia (Hyundai), Nike (tan delta y ómicron en su logo) y Telefónica. Los verdaderos dueños de estos cuatro cerditos, imprescindible, de nuevo, memento: los fondos buitres BlackRock, Goldman Sachs y Vanguard Group. También, obvio, son dueños de Pfizer, Moderna y de  Johnson&Johnson (Janssen). Y del mundo entero.

Nadal “patriota”, idiota

SICAV (Sociedad de inversión de capital variable), legalísima y corruptísima forma de golfear y evadir de impuestos por parte de todos aquellos adinerados – por lo legal, alegal e ilegal  –  que se dicen españolísimos "patriotas". La  Growth Inversiones de Nadal se transformó en  Telesto. Y el 95% de su patrimonio está invertido fuera de España. Lo dicho, un patriota (de este tipo), un idiota.

El “solidario” Rafael Nadal Parera, el antaño dizque amigo del “egoísta” Djokovic. Nadal, MK Ultra de manual. Como el  99% de la élite de cualquier disciplina deportiva (y no deportiva). Pareciera que han hecho el pacto... pero como dice mi madre, y me repetía mi abuela, torres más altas han caído. Y no es cuestión de magufismo. A los datos me remito…

Pantalones pirata, símbolo (y otros símbolos)

El recientemente fallecido, Antonio Gasset Dubois, dixit: el más grande para tantos, entre los que me incluyo, fue Juan Carlos Ferrero (más allá del también cercano difunto, Manolo Santana). Y repito las palabras del grandísimo crítico de cine, sobrino segundo de José Ortega y Gasset: “¿Qué se puede esperar de alguien que lleva pantalones pirata para competir?”. En fin.