Melilla y Ceuta son ciudades españolas en el norte de Africa que tienen una situación geoestratégica diferente. Ceuta, al otro lado del estrecho de Gibraltar, tiene una mayor proximidad al resto de territorio Nacional español. Melilla  mas alejada del territorio continental español está mas cercana a Argelia, principal adversario de Marruecos que orienta su defensa hacia el Este.

Ceuta puede ser apoyada desde la península ademas de estar al lado de Rota y Morón. Melilla y las islas y peñones no.

Las consecuencias de esta situación, como el relieve que rodea ls dos plazas, deberían hacerse sentir en los despliegues de las guarniciones españolas como ocurre con las fuerzas marroquíes en sus inmediaciones.

 

En la actualidad Rusia recupera protagonismo en el Mediterráneo y Africa con sus bases naval y aérea en Siria, el estrechamiento de relaciones políticas, económicas, con gran refuerzo armamentista de Argelia y el despliegue de Wagner. Sin duda el Sahara y una salida al Atlántico, como en 1975, serían sus aspiraciones de Argelia y Rusia.

 

Ante la actual situación, incluida la exterior e interior de España, Estados Unidos refuerza de nuevo a Marruecos en armamento y política exterior, y eso para Marruecos no solo es Argelia sino que incluye Ceuta, Melilla y las Canarias y sus aguas.

 

Marruecos ha demostrado una habilidad y continuidad en su Política, a largo plazo, frente a una política giratoria, cortoplacista, electoralista y secesionista en España.

España siempre había dispuesto de una capacidad militar general superior a Marruecos y aun entonces las guarniciones eran muy superiores a las actuales. Hoy y desde hace años ya no es así.

Son visibles, conocidas y sin lógica, las diferentes dotaciones en vehículos protegidos de combate entre las unidades de Infantería de cada plaza, también la reducción de la Caballería y así podríamos seguir con las otras Armas y los materiales y sus características…

 

La Disuasión  implica voluntad de vencer en los medios y en la voluntad de empleo, ser y durar, algo de lo que se ha carecido en Afganistan. La negligencia implica debilidad que atrae como el vacío “ besa la mano que no puedas cortar”. Obviamente nadie quiere la guerra, y menos los militares porque conocen los efectos de destrucción, pero “ si vis  pacen para bellum”. Lo otro, desarmarse, es llevar al desastre o a una rendición deshonrosa.

Si bien es cierto que en caso de guerra todos los recursos  de la nación  se dirigen a la defensa, los militares, medicos de la enfermedad social, están obligados a informar de la realidad técnica de sus posibilidades frente a las del adversario, solicitando remedio. Lo que sigue es la disuasión templada y firme, sis alarmismos.

Llegado el caso la Responsabilidad hay que buscarla y atribuirla a la Autoridad de cada estamento de la decisión.

 

La Política marroquí, con el régimen actual, maneja los tempos y acciones llevando la iniciativa según su conveniencia, en política interior y económica y no le interesa un enfrentamiento armado con España, pero su discurso va calando internacionalmente, mientras obtiene réditos económicos.

 

Sin duda los Gobiernos de España tienen un asesoramiento por parte de nuestros servicios de Inteligencia y Diplomático. Pero hay que preguntarse si ¿fueron sorprendidos por la acción de Perejil, la mas reciente invasión de Ceuta y la declaración sobre las aguas territoriales y zona económica exclusiva canaria?

Mientras, los ejercicios combinados entre España y Marruecos ayudan a la distensión.

¿Hay voluntad del gobierno de turno, en España, concretada en capacidades militares, reservas de guerra, planes de operaciones y objetivos estratégicos, tiempo de  alerta, de respuesta y de segunda respuesta?

¿Cómo actúa en nuestras aguas territoriales de Algeciras nuestro “aliado” el Reino Unido en Gibraltar?

 

Es bueno seguir siendo aliados pero con un ojo abierto y sin esperar que de Europa o la OTAN vengan a hacer nuestro trabajo. Si Melilla y Ceuta no están el la alianza de los mosqueteros, como si están los países Bálticos, España habrá de dotarlas con una cobertura completa y los mejores materiales para la misión y la supervivencia de las guarniciones y con ellas de las poblaciones.

 

Ciertamente la hipótesis mas probable es que el mayor enemigo de la soberanía nacional de España no está en Marruecos sino dentro de España. Pero militarmente en función de la hipótesis mas probable se monta la maniobra y en función de la mas peligrosa se monta la seguridad y para eso están las guarniciones.

La seguridad no puede basarse en pagar al adversario el dinero no es leal.