Queridos lectores del Correo de España:

 

La humanidad como tal, está en franco peligro, en el más primordial de todos: el espiritual

La Iglesia Católica está tocada, infiltrada, como dice Santa Catalina de Emmerik, “donde se han arrancado piedras de los cimientos de la misma y se han cambiado por otras, donde esa Iglesia diferente, parece hasta grotesca,” distante a la que Nuestro Señor quiso crear para todos los hombres.

Pude comprobar en alguna publicación católica como se la desvirtuaba a “simple visionaria”, evidentemente no “trataba de profecías”, si no de “visiones”

Creo firmemente en las profecías “que no visiones”, de Santa Catalina de Emmerik, y sin duda estaba tocada por Dios, y El, hablaba a través de su boca.

Dios, la Santísima Virgen María, los Angeles, los Santos, se han manifestado de muy diferentes formas, para avisarnos sobre los caminos que tendríamos que tomar para no estar abocados al desastre, el peor de todos, el de la pérdida de nuestras almas inmortales.

El relativismo, ese enemigo de la cultura, de la vida, de la Fe, del amor verdadero, de la honestidad, de la verdad, del honor, y de la virtud, invade la mente de las nuevas generaciones bombardeadas por el sistema, donde no hay una verdad absoluta, no existe lo bueno y lo malo, no existe lo honorable y lo deshonesto, es igual la virtud, que el vicio, la confusión inunda las mentes de aquellos que no han buscado en su interior, en sus almas, por que entre otras cosas, o bien desconocen que la tienen, o niegan tenerla, y por lo tanto no deben obediencia ninguna a la Ley de Dios, porque ¿Quién es ese para ponerme a mi reglas?.

Y claro, evidentemente, muchos niegan a Dios, lo ignoran, y por supuesto, al “Adversario”, lo niegan también, tachándolo de simple mito, leyenda, fábula, una mentira creada por la Iglesia, y por las religiones, para acobardar a aquellos que se separan del Dogma religioso.

La primera mentira de Satanás es hacer que no creas en su existencia, es por eso, que a Santos como San Pío de Pietrelcina, sufrió múltiples agresiones del Diablo durante su vida, muy serias, con episodios de lesiones por golpes, al levitar y ser lanzado contra las paredes, por que la Fe del Padre Pio era total, y al príncipe de la mentira ya le daba igual manifestar su presencia, por que, evidentemente, si un ateo, viera y sintiera el poder de un demonio, se arrodillaría para rezar lo poco o mucho que supiera y pedir ayuda a Dios y sería desde ese preciso instante creyente, por que si existe la oscuridad en el lado opuesto está la Luz.

El mal, tiene muchas herramientas para actuar contra nosotros, para arrebatarnos nuestra alma, el mas precioso regalo de Dios, la inmortalidad, el supremo conocimiento de las cosas de la mano de nuestro creador.

Lucifer, sabe, porque está escrito por los apóstoles, que, tocados igualmente por la mano de Dios, pusieron nombre al futuro que tenemos próximo, “El Apocalipsis”, (La revelación de lo que está oculto).

Pero la batalla entre el bien y el mal, es la ofensa constante contra la Santísima Trinidad, robando cada segundo cientos de almas, que se pierden, por que rechazan a Dios, y son ellos los que se lanzan con los brazos abiertos al infierno, y cada una que roba a Dios, se burla de El y de la humanidad, por que Lucifer nos odia, precisamente por el amor infinito que Dios nos brinda, y su capacidad de perdonarnos una y otra vez de nuestros errores, Para Satanás somos “monos”, comparados con el tremendo poder que tiene un Ángel, incluidos los caídos. El mal nunca aceptará servirnos por orden de Dios a los “humanos”, seres con fecha de caducidad, débiles, limitados, enfermamos, y morimos.

Ese libre albedrío que nos da Dios, para elegir, es muy poderoso, por que podemos engrandecer nuestra vida y la de los demás, haciendo cosas maravillosas, generosidad, honestidad, lealtad, espíritu cristiano, socorrer a quien esté en apuros, sin temer la muerte…

Y podemos seguir el camino que nos susurra el Maligno, ofrece el camino fácil, la mentira, el placer sexual infinito, dinero, poder, salud, a cambio de que a sabiendas te consagres a Él, como por ejemplo se realiza en las Logias Masónicas de todo el Mundo, cada día, al pisar la Cruz de Nuestro Señor Jesucristo

Según narra Don Alberto Bárcena en su libro Iglesia y Masonería, al que quiero agradecer desde aquí el inmenso honor que me supuso tomar un café con el:

“Grado 29 según el Rito Antiguo y Aceptado, uno de los más mayoritarios dentro de las logias masónicas, en el que se rechaza expresamente a Cristo, pisoteando con los dos pies un crucifijo y, además, se invoca a modo de consagración la protección de Bahomet, dios de la Luz, que es una representación del demonio.”

El Bahomet, dios andrógino, Es paseando en forma circular por la logia siguiendo las agujas del reloj. A su paso se rinde veneración (genuflexión de la pierna izquierda)".

"Bahomet queda situado en el centro de la logia mirando hacia Oriente y hasta allí es conducido el candidato con los ojos vendados. Cuando está frente a él, se le quita la venda. De modo que en este momento de su recorrido iniciático el masón se encuentra cara a cara con esta representación del `Portador de la Luz´".

El masón iniciado en el rito 29 debe "ahora escoger entre la cruz cristiana, `símbolo de muerte y destrucción´ y la de ´la Luz y la Vida´, en forma de X, asociada a Bahomet, dios de la Luz".

"La elección se manifiesta `pisando la cruz (cristiana) con el pie izquierdo y con el derecho en este orden´. (...) A continuación, el candidato recita la fórmula del juramento ´con los brazos en forma de X sobre el pecho, el derecho sobre el izquierdo´".

Baje las manos... Coja la cruz, tírela al suelo delante del altar, cruce los brazos (el derecho sobre el izquierdo) en el pecho en forma de X con el mallete (un martillo en forma de T) en la mano derecha y exclame: `¡Que esta cruz, como símbolo de la muerte y de la destrucción, desaparezca del mundo! ¡Que la luz de Bahomet la suplante! ¡Gloria a ti, Dios verdadero, Bahomet, ¡el dios de la luz y de la iniciación...! ´".

El número de Logias masónicas y sus filiales en todo el mundo, indica que existen al menos de seis a diez millones de masones activos, que directamente adoran, se arrodillan y se consagran a Lucifer, y su número aumenta cada día, mientras el número de cristianos comprometidos con la defensa de la palabra cada vez somos menos, o tengo esa triste percepción.

Los hijos de la Viuda trabajan activamente a favor del aborto, de las leyes LTGBI, de la eutanasia, de la mentira, la corrupción, la pedofilia, los crímenes, las guerras, y todo lo que lleve al hombre a la pérdida de su alma.

Es hora de alzar nuestras manos, rezar a Dios y pedirle que vuelva pronto, para derrotar a la Trinidad del Mal Satanás, el Anticristo y el Falso Profeta y de luchar con las armas que tenemos a mano, la Fe, la Oración y la Palabra de Dios

Quien tenga oídos que oiga, y quien tenga ojos que vea.