Hacer un cambio de decoración en casa no quiere decir tener que gastarse mucho dinero. Con solo cambiar el color de las paredes tendrás una decoración diferente y se sanearán las paredes.

 

En ocasiones se quiere dar un cambio de aires a la casa pero puede que las opciones que haya para hacerlo no gusten tanto. Cambiar los muebles puede resultar algo caro y cambiarlos de sitio a lo mejor no es una opción porque colocados de otra manera no gusten o porque estén hechos a la medida del espacio donde están colocados y porque al cambiar no resultan tan cómodos cuando se usan.

 

Hay muchas razones por las que querer cambiar la decoración de casa. Quizá uno está cansado de ver las habitaciones todos los días igual o por tener un proyecto nuevo que ayude a olvidarse de la tensión y el estrés. Puede que seas una persona imaginativa y creativa y que le guste el cambio para tener inspiración. Sea la razón que sea por lo que se quiera cambiar la decoración de casa, una de las mejores maneras de darle un lavado de cara, y que no resulta muy caro, es pintar.

Consejos para escoger los nuevos colores de las paredes

A la hora de pintar se puede escoger entre hacerlo uno mismo o dejar el trabajo en manos de pintores profesionales. Hay empresas de pinturas con trabajadores jóvenes pero experimentados que ayudan a que, pintar las paredes de casa, no sea un trabajo demasiado duro. Además, al terminar, se disfrutará de un trabajo de gran calidad y, lo más importante, no hay que preocuparse por nada ya que la empresa de pinturas se encarga de todo. Como opción se pueden visitar diferentes empresas que den presupuestos o pedirlos a través de Internet, más fácil y cómodo. Y si algún presupuesto convence, los hay bastante económicos, es hora de dejar que los profesionales hagan su trabajo.

Elegir el color siempre es cosa personal, aunque se escoja una empresa de pinturas para realizar el trabajo, es uno mismo el que decidirá qué colores quiere, al fin y al cabo será quien viva en la casa y debe sentirse a gusto. Es verdad que puedes pedir consejo a los profesionales, siempre darán buenas ideas, pero uno mismo puede escoger los colores que mejor vayan con su personalidad. A pesar de esto, hay que tener en cuenta algunas cosas para acertar con los colores.

Una de las cosas a valorar será el espacio existente. No es lo mismo pintar una habitación pequeña que una grande. A una habitación con pocos metros los colores demasiado apagados no le harán ningún favor. Es mejor tonos más neutros y alegres para que la estancia parezca más grande.

En los dormitorios, siempre es mejor usar colores que ayuden a tener un buen descanso. El color azul es el ideal para estas estancias donde. El amarillo en su tono más suave y el verde, son otros colores muy aptos. Para estancias, como el despacho, donde se necesita tener energía para rendir el color rojo es una opción válida, en especial, si se necesita memorizar cosas.

Los colores de moda

Cuando llega el invierno hay quien busca poder darle un toque más cálido a la casa a través de colores como el naranja. El color marrón también está de moda cuando llega el otoño ya que se asocia con los árboles y colores de las hojas que caen. Para los que el frío no es un problema, los colores de moda son el morado, el turquesa, el azul y no puede faltar el color blanco. Estos tonos dan sensación de amplitud, son ideales para espacio con pocos metros. Provocan sensación de tranquilidad y calma.