El Instituto de Política Social (IPSE), ha impulsado la campaña “Mi cuerpo mi decisión”, una campaña en la que exigen que se respete la libertad de decisión de aquellas personas que no quieren vacunarse.

La campaña ha surgido ante lo que consideran una falta muy grave de información sobre lo que supone esta vacuna, ya que señalan que se está ocultando las cifras de aquellos que están siendo hospitalizados a causa de nuevos contagios, una vez se han vacunado, por lo tanto, han pedido que se respete la libertad de decisión de aquellas personas que no deseen someterse a lo que consideran una “vacuna experimental” ya que indican e inciden en que no han pasado mínimo 5 años para probar que la vacuna puede salir a las calles y distribuirse, es más señalan que ya de por sí no se puede confiar de una vacuna de la cuál no hay responsabilidades si ocurren efectos graves.

“Mi Cuerpo mi decisión, es una campaña que hemos impulsado desde el Instituto de Política Social (IPSE), para pedir que se respete la libertad de decisión de aquellas personas que no deseen vacunarse, que se les respete y que no se les “intimide” ni mucho menos “acose” por haber tomado una decisión que consideran libremente”, quien declara estas palabras, es el mismo presidente del Instituto de Política Social (IPSE), Pablo Hertfelder García-Conde, quién además ha señalado que duda de la efectividad de esta vacuna ya que se están dando casos de ingresos y contagios entre personas ya vacunadas de ambas dosis.

“Desde el IPSE, sabemos que se quiere obligar de una manera u otra a que la sociedad se vacune, si no lo haces se estigmatiza a las personas diciéndoles que no son solidarios y que no son responsables, cuando cada quién es libre de determinar que quieren hacer. Lo más preocupante es que sin duda alguna aquí no hay responsables si te produce un efecto secundario grave e irreparable, se lavan las manos y entonces no puede exigir nada, por lo tanto esta vacuna no es tan segura como dicen, sino aparecerían responsables que asumirían toda culpa si alguien tuviese un efecto secundario peligroso ” Señala el presidente del Instituto.

La entidad ha recordado que lo más chirriante de todo esto es que se quiere “restringir” los derechos y libertades de las personas que no se hayan vacunado, principalmente señalan que en muchos trabajos ya te preguntan si estás vacunado o no y te instan a que lo hagas, les preocupa que esto pueda ocasionar despidos, coartar libertades, no permitiendo a las personas no vacunadas acudir a centros de ocio, centros comerciales, restaurantes, locales....

“Hay muchas formas de obligar a alguien a que se vacune, no permitiendo su entrada en establecimientos, no permitiendo que se viaje, despidiendo del trabajo o no contratando gente no vacunada... Esto no se puede tolerar, exigimos de manera inmediata que se garantice esta libertad, de no hacerlo llevaremos a los tribunales cuantos casos sean necesarios.” Incide Hertfelder GarcíaConde, presidente del Instituto de Política Social.

La entidad, ha recordado que estarán dispuestos a llegar ante los tribunales si es necesario, señalan que no se puede consentir que se atente contra la libertad y mucho menos imponer el miedo sobre los ciudadanos que no se quieran vacunar.Exponen que cuentan con un equipo jurídico para hacer frente a todas las demandas que sean necesarias interponer contra la “obligatoriedad” si se impone de las vacunas y señalan que darán voz a todas aquellas personas que no deseen vacunarse.