Ya se uno, debe uno ponerse de protagonista en sus propios escritos, pero... en este caso es imprescindible. Como recordarán los televidentes del "Quilombo" y de "Periodistadigital", el pasado martes hice de locutor-reportero dicharachero, "recordaran a la rana Gustavo de Barrio Sesamo", desde la sede de VOX en la calle Bambú; Lo que me permitió vivir al día, en vivo y en directo, muchas cosas que me han ayudado a recomponer la realidad, valga la redundancia, real, y no la que habitualmente algunos medios nos venden.

Lo primero que se observa en uno de estos "saraos" es la juventud de los reporteros, que no de los técnicos, cámaras, etc; que refleja perfectamente sus crónicas. La bisoñez ,se ve de lejos, y aunque algún talludito se ve por allí, florecen las becarias con másteres y demás laureles. Me llamó la atención sobre todas la que llevaba una casaca verde y que con la alcachofa de "la secta" en la mano, flotaba por la sala. Confirmándose lo que había tras la primera comparecencia: Juan Pflüger, jefe de prensa de VOX, advierte a los presentes que a las 20.30 comparecerá el portavoz de VOX, pero sin preguntas, solamente leerá y comentará durante cinco minutos la actualidad de ese momento. Tras lo cual, el murmullo crece y la vieja del visillo y el tío de la vara pastorean a los jilgueros que inmediatamente lo comunican vía rápida conexión informativa a sus emisoras.

Y llega la hora, demasiado temprana para que las noticias sean buenas, y Jorge Buxade sube al púlpito a avanzar algo, que todos los viejos ya sabíamos antes de que él lo dijera, mejor dicho a decir algo que no coincide con lo que refleja su rostro. Lógicamente, la preocupación nos ronda, pues se masca la tragedia, es decir, los resultados que se avecinan van a ser como máximo de 12 diputados, en lugar de los 20 que alguien había vaticinado, pero perfectamente plausible para quien ha seguido las entretelas de la "campaña" y las cortinas de humo de Iván Redondo.

Y bueno, una vez hablado de la parafernalia y las jovencitas, jovencitos y jovencites, que también los había, y que como he podido comprobar al revisar las crónicas televisivas, obviamente decían lo mismo que había dicho el portavoz, sin un ápice de haberse dado cuenta de que estaba pasando en realidad, mientras vertían, cada uno de ellos, los mantras típicos de tele espantosa, telecirco, telecuatreros o telesecta. Por lo nos obliga a hablar de la re realidad y dejarnos de tonterías.

Desde un primer momento aquello cuadraba poco y mal, la forzada sonrisa Iván Espinosa y Rocío Monasterio a la llegada a la sede, de prisa y corriendo a la planta noble, la rápida presentación del portavoz y lo reflejado en su rostro y el ambientillo de alejamiento de los cargos del partido, que reunidos en una carpa instalada en el patio de la sede. De todo ello llegamos a varias conclusiones.

Aunque los optimistas esperaban mucho, los analistas sabíamos que las previsiones de muchos asientos en la Asamblea son inviables por varios motivos:

- Era previsible que Ayuso arrasara, he dicho Ayuso, no el partido Popular.

- Ese arrase se llevaría por delante mucho voto, que originariamente era del PP y que había emigrado a VOX ante las políticas centristas, en realidad entreguistas, de Casado y el lobby LGTB.

- VOX tiene una excelente calificación de los electores de derechas, liberales o simplemente españoles, que creen en el Partido a Nivel Nacional, pero que han visto día a día la debacle municipal e incluso autonómica, que ese mismo partido tiene. Plagado de malos resultados, de personas inadecuadas, de "paracaidistas" que van desde la Central a ocupar puestos, echando a militantes de primera hora, etc. Porque ese es el talón de Aquiles de ese partido, la base de la pirámide.

Les puede ser interesante ver estos dos videos que les hablan del PP y de VOX, vistos por Román Cendoya y un servidor,

 

Y podríamos seguir con la retahíla, pero se lo resumo y voy al grano.

Cuando aparece Santiago Abascal y Rocío Monasterio en el púlpito, se comprometen a votar la investidura de Ayuso, sin pedir nada a cambio, y queda claro que aceptan los trece asientos, pero yo creo que se equivocan y posiblemente veamos porque se equivocan, pues este fin de semana Pilar Baselga y sus Elecciones Transparente van a tratar de tirar de la manta, pues pueden probar que algo huele a podrido, porque está podrido. Concretamente, la jugada ha sido Correos y ha sido potenciar el voto de "Más Madrid", pues Podemos no es fiable, el haber echado a patadas de Moncloa a Pablo Iglesias, significa una posible guerra contra PSOE, pero a Iván Redondo le ha fallado todo: los votantes socialistas se han ido a la abstención o al PP, desastre socialista como nunca; algunos de VOX, también al PP, con lo que Ayuso ha crecido; los manejos de Redondo han levantado demasiado a "Más Madrid" y Podemos ha sacado menos de lo que debía. Total, un desastre. Han provocado un total desbarajuste, que ha rebotado en otros lados.

 

Ayuso ha ganado de calle y casi, casi, no necesita a VOX, de hecho la oferta de VOX de apoyo es un brindis al sol, aunque debo decir, y ese es el fondo de este articulo, que: "Santiago Abascal es un hombre de Honor y su palabra va a misa". Y lo digo porque cuando pronunció esas palabras de apoyo a Ayuso sin condiciones, yo estaba a dos metros de él y su cara decía verdad. También, decía que estaba cabreado y cansado, pero no solo cansado del ajetreo de las elecciones, sino del motivo de que solo tuviese 13 asientos en la Asamblea, que es el mismo motivo de porque en los Ayuntamientos tengan tan exiguo número de concejales. Y esa misma cara tenía en "la salida al balcón" a saludar al respetable.

Al día siguiente tuve la oportunidad de con solo un testigo charlar con él muy poco, pero lo suficiente para reafirmarme en lo de que es un hombre de palabra y de que ha tomado una decisión, su cara irradiaba decisión, decisión tomada y se verá a no tardar mucho. Huele a cambios en la calle Bambú y hasta a mi me van a sorprender.

Me pregunta alguien por Ciudadanos, ¿a que ciudadanos se refiere? No me suena ningún partido con ese nombre. Y ahí lo dejo...