La Alianza por el Bien Común (ACG), es un think tank europeo que se ha creado con la participación de centros de ciencia política cristiano-conservadores en cinco países por iniciativa del Centro de Derechos Fundamentales de Hungría. Además de los húngaros, la iniciativa cuenta con Ordo Iuris de Polonia, la Aliance pro rodinu  (Asociación para la Familia) de la República Checa, Nazione Futura (Nación Futura) de Italia y el Inštitút pre ľudské práva a rodinnú politiku (Instituto Eslovaco de Derechos Humanos y Política Familiar).

Mariann Öry entrevistó para el Magyar Hírlap a Miklós Szánthó, presidente  del Centro de Derechos Fundamentales de Hungría y vicepresidente la ACG, y a Karolina Pawlowska, directora de Ordo Iuris y presidente de la ACG, durante la presentación de la organización en Budapest.

¿Cuál es el objetivo principal de la organización?

Miklós Szánthó: Creamos la ACG con nuestros socios de Europa Central para luchar por la Europa que representa la grandeza de nuestra civilización. Creo que está claro que hoy, por desgracia, volvemos a vivir en la era de la Guerra Fría ideológica: la utopía de una sociedad mundial liberal y globalista se enfrenta al poder organizativo de las sociedades locales ssoberanistas-tradicionalistas. La primera es dominante, de modo que el modo de vida basado en la triple unidad de Dios, la patria y la familia, en el que creemos, está siendo atacado de forma integral. Uno de los principales objetivos de la Alianza es repeler estos ataques e incluso tomar la iniciativa. Esto incluye, por supuesto, actividades simbólicas e intelectuales, conferencias conjuntas, proyectos de investigación, pero también la defensa política e ideológica concreta.

Karolina Pawlowska: Nuestro principal objetivo es crear un espacio de cooperación entre organizaciones afines de Europa y de todo el mundo, que defiendan los valores reales, la soberanía, los derechos humanos, la libertad de expresión y la libertad académica. Estos valores están amenazados hoy en día, sobre todo por la actividad muy eficaz de la izquierda radical en las instituciones, que es particularmente evidente a nivel internacional. Por lo tanto, ya no basta con actuar a nivel nacional, es hora de unir fuerzas y cambiar la forma en que la izquierda domina el discurso público.

¿Qué tienen previsto de cara al futuro?

Miklós Szánthó: En un primer paso, nos gustaría reforzar la cooperación práctica y regular, y el flujo de información entre las organizaciones participantes. El segundo paso consiste en profundizar en la creación de redes electrónicas y de otro tipo para reprogramar mentalmente los procesos de toma de decisiones regionales y de la UE que afectan a Europa. Un buen ejemplo de ello es la campaña liderada por el socio polaco Ordo Iuris, que hasta ahora ha conseguido evitar que la UE ratifique el Convenio de Estambul sobre la Igualdad de Género.

Karolina Pawlowska: Queremos combinar nuestros esfuerzos de comunicación para compartir información fiable sobre nuestros países y las organizaciones que trabajan en nuestra red. También organizaremos actos, conferencias y seminarios y publicaremos informes conjuntos. Es muy importante que demos cabida a un debate académico abierto, basado en la verdad, y no unilateral a causa de la corrección política y la cultura de la cancelación. Queremos integrar lo académico y promover una formación que contribuya a nuestra causa. La red colabora estrechamente con la recientemente fundada Universidad Collegium Intermarium de Varsovia y otras instituciones académicas de Europa.

Karolina Pawlowska y Miklós Szánthó. Foto: MH/Purger Tamás

¿Es posible contrarrestar la red de Soros? ¿Cómo?

Miklós Szánthó: Por medios similares a los que empezaron a influir en la legislación y la aplicación de la ley hace décadas: creando redes, apoyando a las organizaciones de los demás, activando sistemas de alerta temprana. Está claro, por supuesto, que partimos de una desventaja competitiva, ya que las fuerzas de la sociedad abierta han conseguido negar a Occidente los valores y la historia de los que se derivan su prosperidad y riqueza actuales. Como dijo recientemente Maria Schmidt con gran acierto, mientras nosotros en el "Este" hemos derrotado al marxismo, una versión renovada del mismo ha triunfado en Occidente. Nuestra época se ha vuelto loca con esta política de identidades despiertas, y el nuevo sistema de tabúes y falsas verdades conduce a un callejón sin salida del progreso.

Y esto no sólo es cierto para la izquierda, desgraciadamente, las fuerzas de Europa Occidental que se llaman a sí mismas demócrata-cristianos primero lo dejaron todo por el poder, pero luego perdieron ese poder. Al oeste de Viena, el Partido Popular Europeo no te dará un jefe de gobierno. Pero todo esto lleva también a la conclusión de que lo que queda de la verdadera Europa está hoy aquí, en Europa Central: la ACG trabajará para preservarla, y para ello esperamos, naturalmente, el apoyo de nuestros amigos de Europa Occidental que son lo suficientemente valientes como para desafiar la corrección política y la cultura de la sensibilidad.

Karolina Pawlowska: La alianza podría verse como una alternativa a la red de Soros, pero hay diferencias significativas entre ambas iniciativas. En primer lugar, no imponemos ninguna ideología a nuestros miembros, sino que respetamos su diversidad, su compromiso local y su entorno. No creemos en una sociedad multicultural, defendemos la soberanía, vemos la sociedad como un organismo, no como un mecanismo a controlar. Por último, nos oponemos a la tendencia a la relativización, especialmente en el contexto de los derechos humanos, y recordamos firmemente que los derechos humanos se basan en valores universales. Pero lo que tenemos en común es que queremos reunir a organizaciones afines de distintos países.

Patrik Daniska, presidente del Instituto Eslovaco de Derechos Humanos y Política Familiar: “En lo que respecta a Eslovaquia, no tenemos grandes grupos de reflexión políticos conservadores ni ONG como en Polonia y Hungría. En parte, porque Eslovaquia es un país bastante pequeño y el sector conservador no cuenta con una financiación significativa. Sin embargo, hay organizaciones que se dedican a preservar el patrimonio cristiano. De hecho, la Marcha Nacional por la Vida fue uno de los mayores actos cívicos de Eslovaquia, e incluso de Europa Central, y contó con el apoyo de la Iglesia. En todo el país se celebraron oraciones contra la ratificación del Convenio de Estambul. Aunque podemos ver tendencias negativas entre las generaciones más jóvenes, está claro que los valores conservadores son importantes para muchos ciudadanos eslovacos”.

De izquierda a derecha: Francesco Giubilei, Karolina Pawlowska, Patrik Daniska, Miklós Szánthó y Jan Gregor.

Francesco Giubilei, Presidente de Nazione Futura: “En Italia, en los últimos años, la actividad en el ámbito conservador se ha desarrollado no sólo política sino también culturalmente. La actividad de los think tanks, las fundaciones, las revistas, las editoriales y las asociaciones han determinado el crecimiento de una red que ha ofrecido propuestas a la esfera política. En mi opinión, el conservadurismo está a medio camino entre el soberanismo y el liberalismo clásico, teniendo en cuenta los mejores aspectos de estas corrientes de pensamiento. El derecho conservador se basa en una auténtica propuesta política enraizada en siglos de tradición cultural. Se construye a través del trabajo de grupos de investigación y fundaciones cuya contribución es esencial no sólo a nivel nacional, sino también a nivel europeo e internacional”.

Jan Gregor, vicepresidente de la Alianza Checa para la Familia: “La República Checa es el país más liberal de la V4, no tenemos muchas ONG conservadoras. Nuestra ONG, Alianza por la Familia, defiende los derechos de las familias y los niños, y aquí estamos afirmando la simple verdad de que una familia se basa en el matrimonio de un hombre y una mujer, y que los niños tienen derecho a un padre y una madre. Para los progresistas somos extremos, pero para la mayoría de nuestra sociedad es normal. Nuestra ONG hace campaña a favor de una definición constitucional del matrimonio, en contra de la propuesta de matrimonio entre personas del mismo sexo. Nuestra lucha es como la batalla de David y Goliat. Los ciudadanos enviaron un mensaje claro en las últimas elecciones: tenemos que abordar los problemas reales, como la crisis demográfica, no los derechos LGBTIQ+ en la Unión Europea”.