En la historia hay curiosidades que nos pueden llegar a sorprender. Así, podemos encontrar coincidencias entre personajes históricos y políticos que son impresionantes.

Abraham Lincoln y John Kennedy  fueron designados congresistas con 100 años de diferencia. Lincoln fue elegido presidente en el año 1860 y, cien años después, en 1960 se nombró presidente a Kennedy. El secretario de Lincoln se apellidaba Kennedy, y el de Kennedy, tenía como apellido Lincoln.

Los dos fueron asesinados de un disparo delante de sus mujeres, y en ambos casos, los hechos sucedieron en viernes.

Por desgracia, hay  coincidencias entre personajes que ejercen la política actual en nuestro país que deberían de hacernos reflexionar.

Ada Colau, alcaldesa de Barcelona, fue una de las fundadoras de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca(PAH) en Barcelona en 2009, y fue su portavoz hasta mayo de 2014.

Irene Montero, Ministra de Igualdad, fue una de las promotoras de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca en Madrid en el año 2011.

Para ambas, esta plataforma fue su palanca para entrar en política.

Las dos coinciden en tener un “amplisímo” curriculum laboral.

Colau ( que a fecha de hoy sigue siendo alcaldesa porque se niega a dimitir aún habiendo sido imputada por varios delitos entre los que está la prevaricación, fraude y el tráfico de influencias ) fue responsable  de vivienda en el Observatori DESC, un “chiringuito” que todavía hoy sigue funcionando gracias a las subvenciones que de manera sistemática se le otorgan desde el Ayuntamiento de Barcelona.

La Ministra  de Igualdad trabajó como empleada en una tienda de informática desde 2010 a 2011.

Pero todavía podemos encontrar más coincidencias.

Irene Montero y Alberto Garzón comparten  su poco afán por trabajar. El Ministerio de Igualdad  no ha presentado ninguna propuesta al Consejo de Ministros en los últimos 6 meses. Por su parte, el Ministerio de Consumo lleva 5 meses de brazos cruzados.

La Ministra de Igualdad considera que “la riqueza está en manos de blancos heterosexuales”  y que “hay que acabar con la justicia patriarcal”.

Por su parte, el Ministro de Consumo dice que el turismo español es “precario, estacional y con bajo valor añadido”, así como que en  “España se exporta carne de mala calidad”. “Bocachanclas”, adjetivo masculino y femenino que, por desgracia, todavía no recoge el diccionario de la RAE pero que comparten los dos personajes aludidos.

Decepciona ver el nivel político de aquellos que deberían de sacar adelante a nuestro país. Decepciona su preparación para el cargo que ostentan, decepciona su trabajo y la escasez del mismo. Decepciona que desconozcan la palabra “dimisión”.