Los tontos viven al margen de la realidad convencidos de que todos los demás están equivocados y son malos. Los tontos sólo están listos para hacer daño y destruir; jamás construyeron nada y su incapacidad para ello es total. Su único desarrollo está en la maldad destructora. Un tonto nunca será capaz de sacar a otro del charco en el que él retoza cual porcino agradecido. Lo hundirá más. Al ser incapaz de ver la luz del bien, la verdad le queda inaccesible. Vive en la mentira con la cual nunca podrá romper; vive creyendo lo que le dijeron los malos profetas, es su única verdad; vegeta preso por sus propias cadenas en la cárcel que por falta de voluntad y entendimiento se ha metido. Adopta la ceguera voluntaria por su falta de espíritu y determinación. Así lo más cómodo es quedarse al borde del camino tirando piedras a todo el que pase a enfrentarse con la gran aventura de buscarse la vida. Un emprendedor nunca será pasivo esperando a que el estado se lo dé. Nunca será un vago, un comunista, convencido de que alguien le debe de dar todo por el hecho de nacer. En su realismo sabe que nadie tiene por qué darle nada, porque si se lo da, se lo está robando a otro. Una persona cabal no se deja engañar ni comprar por nadie.

La sociedad española ha llegado a un límite de corrupción y descomposición, que da un mal olor nauseabundo irresistible. La realidad se le vuelve en contra para aplastarla. No termina de despertar y provocar un estallido social capaz de derribar este gobierno que acaba con España, y que tan mal la ha administrado. Sigue anestesiada mirando para otro lado y creyendo que lo anormal es lo normal, incapaz de ver que ella es la autora de todos los males creados. De la izquierda jamás ha salido nada bueno. Si el gobierno es malo, es la prolongación de la sociedad que lo ha votado que no es mejor. El gobierno que dirige a la sociedad desde la educación, no quiere saber nada de todas las que lleva hechas desde que provocó el gran atentado 11-M que cambió la historia de España. Lleva muchos golpes de estado pero de todos escapa de rositas. El gobierno quiere el poder eternamente y no la democracia,  que conlleva aceptar la derrota. "La democracia es la necesidad  de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás" (Churchill) La izquierda está convencida que cuando toma el poder es para toda la vida. Como carece de escrúpulos igual que para tomarlo, es muy difícil echarla del poder. Estamos bajo la peor sociedad que ha existido, generadora del peor gobierno que ha gobernado, si se le puede llamar a eso gobernar. Su meta es el comunismo de la tercera república. Las atrocidades que comete parece que pasan desapercibidas y a nadie preocupan, especialmente a la media España que le vota que está encantada de que haga daño a los que no son como ellos y en ello encuentra un desahogo, como cuando violaron la tumba de Franco. Que se haya perdido el derecho de la propiedad privada que conlleva el principio de libertad, parece que no preocupa mucho. Que al llegar a casa no pueda entrar porque la ocuparon y destrozaron unos delincuentes a los que la ley protege más... Hay que preguntárselo a los que lo sufren o podemos sufrir cualquier día. Oleadas de inmigrantes ilegales que luego empadronan en la casa ocupada, se dedican a la droga  y ya pueden votar a Sánchez, con todo tipo de ayudas. Las fórmulas para acabar con España, están a la orden del día. Que los niños no puedan ser escolarizados en la lengua materna, el español, en muchos lugares, pasa como algo normal sin serlo y crea el cáncer de España con el adoctrinamiento. Que tantos partidos que debían de estar prohibidos como enemigos de España, estén en el poder... empezando por la ETA, que hasta la meten al grupo de secretos oficiales del CNI, ya lo viene a decir todo. Que el presidente del gobierno sea el primero en no respetar la ley, y en pisotearla, tratando de tomar él todos los poderes, tampoco parece que preocupa mucho. El gobierno y la mayor parte de los medios de comunicación por él comprados, dicen que hay que echar a Vox, borrarlo del mapa, y no se cansan de calificarlo de extrema derecha y otras estupideces. Vox es de extrema necesidad, el único partido que defiende la Constitución y el cumplimiento de la Ley, y quiere acabar con todos los disparates, como el robo, que parten de un gobierno traidor en manos del felón.

Veamos las propuestas de un hecho concreto: ¿En qué consiste la propuesta de Vox para terminar con los "okupas"?

Exigen la reforma del Código Penal para endurecer las penas y que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado puedan desalojar a los "okupas" sin necesidad de una orden judicial.

Claro está que para empezar por los delincuentes que andan por la calle y te atracan o te ocupan la casa, había que empezar por los delincuentes que están en el gobierno. Esos te ocupan la moral y la cartera bajo la protección policial, y te roban, engañan y humillan. Son unos individuos sin honor, sin credibilidad y sin vergüenza. Delincuentes de cuello duro. Llevaron el país a este estado lamentable con todas sus políticas, y muchos tontos creen que lo arreglarán, consiguiendo con su arreglo llevarlo a peor. Frágiles, mezquinos, malvados y tontos, se encubren en la maldad de su estupidez, porque no hay mayor ciego que el que no quiere ver. ¿Alguien se ha imaginado dónde están los límites de Pedro Sánchez?

Esto es la política que el diabólico ZetaP se apresuraba en imponer embarrando el río y politizándolo todo. Bien sabe el demonio adonde lleva a los demás. Pero el poder siempre está en manos de la izquierda, sin que falle ese maquiavélico principio. ZetaP cuando ganó, y de qué manera, brindó puño en alto por la Tercera República. Ahora está de gangster de Pedro Sánchez para lograr el propósito. Con tanto tonto y borrego, que atroparon y que presumen ser de izquierdas sin saber lo que dicen, y les votan, lo conseguirá fácilmente. La ceguera voluntaria consiste en votar a la izquierda para que la derecha no gobierne, aunque el sujeto se muera de hambre. El socialismo es tras las maniobras de sus mentiras, miseria, la nevera vacía y el plato sin nada. Que cenen socialismo.