¿De qué trata esto que llamamos ampollas?

De unas diminutas bolsas de líquido que se producen en la parte superior de la piel, la mayoría de las veces en los talones, pero esta también puede hacerse notar en la planta de los pies y los dedos.

Normalmente naturalidad es transparente, como el agua, sin embargo en algunas ocasiones la podemos encontrar de color rojizo si contiene sangre. También verdad si está infectada o llena de pus.

Esto que llamamos ampollas no está reflejada en la actualidad como un problema de salud grave, pero si se caracterizan por ser muy incomodas y causar comezón y dolor.

Por fortuna se han encontrado diferentes métodos que provienen de origen natural para atacarlas, que con práctica ayudara a acelerar la recuperación evadiendo las infecciones que puedan ocasionar y cuidando la piel.

La manzanilla

La ingesta  de manzanilla es uno de los métodos más certeros para ayudar a calmar y disminuir el dolor y el ardor, esto procede de manera interna o externa

Si toma opaca los síntomas físicos de las ampollas y colocado de manera externa aumente el proceso de recuperación de la piel.

¿Cómo utilizarlo?

En el agua hirviendo añade 1 cucharada de manzanilla y deberá dejarla reposar por 15 0 20 min

En el momento que esta ya este fría, hunde  una gasa en la mezcla realizada y colócala  sobre las ampollas durante 30 minutos.

Esto deberá realizarlo las veces que sean necesarias

Aceite de caléndula

Este es un producto muy fructífero  para la piel, ya que ayuda a calmar y  aliviar sus alteraciones haciendo así que las marcas o cicatrices visibles sean evitadas

Esta contiene elementos analgésicos, antiinflamatorios y antibacteriano que son muy útiles en el tratamiento recomendado para las ampollas.

¿Cómo utilizarlo?

Medio moja un trozo de algodón con aceite de caléndula y deberá fijar  sobre las ampollas, unas dos o tres veces al día