Artículo de opinión de Tamás Fricz, politólogo y asesor científico del Centro Húngaro de Derechos Fundamentales, publicada en el diario conservador húngaro Magyar Nemzet.

A la provocadora pregunta planteada en el título, yo añadiría otra: ¿Qué es lo que realmente mantiene unida una cultura? En mi opinión, es su espíritu, su forma de pensar y el lenguaje que utiliza. En la última década o dos, la mentalidad y el espíritu que una vez definieron a Europa y a Occidente en general están en crisis. Esto es más importante que cualquier otra amenaza material para el mundo occidental. Por esta razón, y esta es la razón crucial, podemos decir que Occidente está, si no ya muerto, al menos en peligro de muerte.

Por supuesto, no podemos descuidar las amenazas materiales y tangibles a la integridad europea que vivimos desde hace tiempo. En primer lugar, me gustaría mencionar la creciente migración desde 2015 y sus consecuencias: la islamización de Europa, la amenaza del terrorismo, el cambio en la composición nacional-étnica de Europa a favor de los fieles musulmanes y la aparición de una especie de Eurabia que ya no es una fantasía. Los investigadores calculan actualmente que en el continente el número de personas de origen islámico ronda el seis o siete por ciento, y los expertos afirman que una vez que la proporción de una minoría racial-cultural-religiosa en una población supera el 10 o 15 por ciento, los procesos son en gran medida irreversibles. Sobre todo si esa minoría tiene una tasa de fecundidad, es decir, nacen más niños, mucho más alta que la mayoría nativa. Ya hay muchas ciudades y barrios en Europa occidental (por ejemplo, Londres, Rotterdam, París, Hamburgo, Berlín, Viena, etc.) donde el porcentaje de musulmanes y personas de culturas extranjeras se acerca al cincuenta por ciento.

Es cierto que, por ahora, el cambio mencionado afecta principalmente a Europa occidental y los europeos centrales y orientales hemos quedado deliberadamente al margen. Pero no podemos esconder la cabeza en la arena y decir que lo que ocurre en Occidente delante de nosotros no nos incumbe, porque no debemos olvidar que una vez que los musulmanes hayan invadido las ciudades occidentales, tarde o temprano las saturarán, necesitarán nuevos lugares y empezarán a extenderse a la mitad oriental del continente. Sin olvidar que una de las principales visiones de la religión islámica es la conquista de las tierras de los kuffar (infieles), la transformación del mundo en un gran califato.

Por supuesto, sabemos que la migración masiva, en gran parte ilegal, hacia Europa no es un accidente, sino que hay claramente intenciones detrás de ella, a saber, las de la élite financiera y del mercado mundial que los ha representado durante décadas. Pero tanto la migración como las ambiciones antinacionales de la élite mundial pueden evitarse mientras se conserve el espíritu y la mentalidad de la cultura europea, enraizada en la filosofía griega, el pensamiento jurídico romano y las normas morales del cristianismo. Esta es la base cultural que se ha desarrollado a lo largo de los siglos en una civilización, en palabras de Oswald Spengler, que ha dado forma a Europa y al mundo occidental en general (americano, canadiense, australiano, etc.) hasta finales del siglo XX.

Estoy convencido de que Occidente es capaz de resistir las mayores amenazas materiales, tangibles y físicas mientras conserve una mentalidad y un espíritu desarrollados que le permitan ver y comprender la naturaleza y el significado del desafío y, por lo tanto, encontrar y crear respuestas adecuadas, formas de defensa, que tomen la forma de acciones sociales, políticas, económicas concretas. La recuperación de las dos guerras mundiales del siglo XX e incluso la recuperación de la segunda mitad del siglo son una prueba impresionante de ello.

Pero aquí y ahora, en el siglo XXI, Europa y Occidente están en verdadero peligro precisamente porque su espiritualidad y su carácter intelectual, que durante siglos les permitieron alcanzar los más altos niveles de logro científico, político, cultural, económico, artístico o literario en comparación con otras civilizaciones, se están desintegrando. Y cuando esta espiritualidad comienza a desintegrarse, y por desgracia lo estamos viendo, entonces Occidente pierde su poder civilizatorio. Y entonces comienza realmente el proceso que Spengler denominó “decadencia de Occidente”. Su escalofriante profecía de los años 20 pudo haber sido un tanto prematura; en el siglo pasado, la esfera cultural que él calificó de fáustica todavía era capaz de renovarse, pero lo que escribió como un visionario clarividente ahora puede hacerse realidad.

Pero ¿cuál es el espíritu y la mentalidad que caracteriza a Europa y a Occidente en general? Quizá lo más importante sea el espíritu crítico que proviene de la filosofía griega, la capacidad de mirar, analizar y juzgar lo que ocurre en el mundo desde fuera. Creamos conceptos para nombrar las cosas, realizamos investigaciones científicas, no aceptamos explicaciones prefabricadas de improviso, las cuestionamos, buscamos conexiones lógicas y causales con los acontecimientos de nuestro entorno inmediato y más amplio. En consecuencia, el europeo no es un súbdito dependiente y obediente de alguna autoridad, no acepta explicaciones e interpretaciones ex cátedra, sigue haciendo preguntas y, si no encuentra las respuestas razonables, rompe con ellas y busca otras respuestas. Esto, a su vez, da lugar al espíritu de debate que también es una característica del hombre occidental; desde el ágora griega hasta los debates parlamentarios y el discurso científico, los argumentos se mantienen, se enfrentan y chocan, y el precepto de Montesquieu de la libertad de expresión se aplica a todas las opiniones y posiciones.

El espíritu crítico, el pensamiento lógico, la búsqueda de causas y efectos, la cultura del debate, todo ello protege a los occidentales de las creencias, las irracionalidades, las afirmaciones indemostrables y permite una especie de realismo, una forma objetiva de pensar sobre el mundo. Y estas mismas capacidades intelectuales que han permitido y apuntalado el asombroso desarrollo de Occidente están empezando a disolverse ante nuestros ojos. Pero tenemos que ver que esto no es un proceso natural de “envejecimiento”, no es la etapa final inevitable del proceso de nacimiento-floración-muerte. Está manipulada, reforzada y estimulada por grandes y extensas redes mundiales. La élite del mercado financiero global se ha aliado durante décadas con la red liberal internacional que propaga el discurso políticamente correcto en las esferas del ámbito social, cultural, científico, educativo, político o privado, allanando el camino para la compleja sociedad mundial prevista en el Gran Reseteo.

Este lenguaje políticamente correcto, o más bien neolengua, que está siendo introducido en la comunicación social por la red globalista con una agresividad asombrosa, pretende eliminar y erradicar la última y más fuerte base del europeísmo, Occidente, su espíritu y su forma de pensar. Los liberales que utilizan métodos comunistas eliminan el pensamiento crítico en las universidades, los talleres de investigación, las escuelas, la cultura, los lugares de trabajo, las plataformas sociales y, en cambio, crean espacios seguros donde no puede penetrar el espíritu crítico, el debate, el cuestionamiento. Crean grupos sociales protegidos de los que sólo se pueden decir cosas bonitas (véase los grupos LGBTQI), asumen que todas las personas son iguales, lo que excluye la posibilidad de evaluación y calificación. Sólo hay revelaciones y juicios, no hay argumentos ni pruebas. La historia está abolida porque pensar en la historia lleva a la lógica, a reconocer la causa y el efecto en relación con el presente, y en su lugar hay una cultura de la abrogación, la construcción de un presente sin pasado. Están construyendo un mundo nuevo e incuestionable en el que el lenguaje se reconfigura radicalmente, y cualquiera que no se ajuste al lenguaje de este valiente nuevo mundo es eliminado por los medios más brutales, borrado del complejo sistema del liberalismo comunista.  

También es obvio que el islam se caracteriza por lo mismo: la proclamación de revelaciones irrefutables, el enunciado de proposiciones definitivas e indiscutibles... y aquí se cierra el círculo. Los grandes saben muy bien que el objetivo final es la erradicación del espíritu crítico de Occidente, después de lo cual no hay quien lo pare. Y tienen razón. Lo único que puede salvar el espíritu europeo, como hemos visto hasta ahora, es una crítica dura, incluso despiadada, del nuevo régimen, el liberalismo comunista, que sobre todo puede venir de Europa Central.