La Ignorancia es un fantasma invisible, que impide la evolución del ser humano.

Un ser ignorante no puede ser libre. La primera muralla que rodea nuestra prisión psicológica impidiéndonos salir al mundo de la Consciencia es la Ignorancia.

Así nos encontramos con circunstancias diversas en las que la perversión de la ideología de género hace mella en la sociedad.

Sirva como ejemplo una noticia que salió en algún medio de comunicación que indicaba que el 39% de las mujeres jóvenes entre 21 y 29 años olvida tomar la píldora anticonceptiva por el estrés que les provoca su estilo de vida con enormes cambios de horarios y rutinas o cuando se encuentran preocupadas por algún tema personal o profesional.

Esto en sí mismo es un atentado contra la inteligencia de cualquier persona, puesto que en primer lugar, las edades comprendidas son indicativas de que se trata de personas adultas, con la capacidad y la responsabilidad suficiente como para evitar un embarazo no deseado. Pero claro, la ideología de género que mantiene a la población en un estado totalmente letárgico, es partidaria de practicar abortos independientemente de la irresponsabilidad de la mujer. La ignorancia en este caso nos impide ver que el mercado vende diferentes métodos anticonceptivos como para que no tenga que existir ninguna mujer que se vea obligada a practicarse un aborto innecesario que a la larga, puede perjudicar su salud.

El derecho a ser madres viene de la diferencia que existe entre el hombre y la mujer. No somos iguales, por tanto, tenemos que mantenernos en la igualdad de oportunidades laborales.

Las mujeres modernas precisan organizarse emocionalmente. No dejan el victimismo porque da dinero, trabajo, prestigio que las hace volverse narcisistas y, además tienen leyes a su favor. Esto las vuelve poderosas y son conscientes de ello. Si a esto añadimos que muchas mujeres andan sedientas de venganza y se sabe que la venganza es un elemento patológico perturbador y contaminante que utilizan entre otras, las maltratadoras hacia los hombres por un resentimiento anterior a los motivos por ejemplo, de una separación o divorcio con hijos de por medio, o en el cuidado de padres ancianos, tendremos que llegar a comprender que se antepone en ellas el deseo del mal hacia el hombre por encima del bien a los hijos o a los padres.

Si objetivamos el fracaso legislando en su favor frente al triunfo que es su opuesto, estaríamos retrocediendo, no progresando. Todos sabemos que crecemos en base a los deseos y que los miedos nos hacen retroceder. La frustración va íntimamente relacionada con la ira, que es la que lleva al camino de la venganza.

No hay que dejar de tener en cuenta que la Ideología de Género destruye la parte nuclear de la persona, es decir, su antropología sexual. Aunque el verdadero objetivo de esta ideología es eliminar la capacidad de conocimiento personal sobre lo que cada persona es en sí misma de forma cierta y no supuesta.

Por este motivo utilizan la educación, la difusión a través de los medios de comunicación social (prensa, radio, televisión, cine, teatro,…) y las leyes.

Con estos tres ingredientes adoctrinan la mentalidad social de los niños, influyen en la sociedad para normalizar los objetivos de la ideología de género e implantan las normas de comportamiento a través de las leyes desde el castigo.