El miércoles y el jueves de esta semana, finalmente vamos a tener la “prueba del algodón”, esa que, según los expertos,  elimina definitivamente todas las  dudas. Y así podremos comprobar la “utilidad y la bondad” de la Democracia liberal partitocrática.

Llevo tres cuartos de siglo, --desde que tuve “completo uso de razón” de hombre hecho... proclamando lo que he dejado plasmado en mi charla en Gerona,  que titulé: 

LA DEMOCRACIA LIBERAL PARTITOCRÁTICA, la más genial y letal creación de la Sinagoga de Satanás”.

Y es que si en mi vida vi algo clarísimo muy pronto fue la gran visión de Lucifer en sus métodos de guerra contra el Hombre. Satanás --según los teólogos la inteligencia más poderosa creada por Dios,  salvo la excepción de su divina Madre— puso toda ella en  la invención de la “Democracia liberal partitocrática” para crear el más letal y eficaz de los instrumentos contra, la criatura preferida del Creador.

Halló el sistema perfecto para anular todas las facultades humanas: la inteligencia, la voluntad y hasta la memoria, facilitando la destrucción de la Sociedad Cristiana.

Belcebú sabía lo que hacía cuando hizo de las “urnas”, él no va más  de lo  “mitos sagrados”, la  fuente de todos los bienes para el hombre,  al facilitarle “la elección de sus gobernantes y  garantizar su Libertad” (¡Qué risa!)

Y, como todo lo “genial” lo apoyó en leyes y reglas muy simples. Satanás se dijo a sí mismo: Como el número de los tontos es infinito y los inteligentes y capaces de pensar, informarse y analizar una minoría escasa, hagamos una norma que diga: “un hombre, un voto” y el resultado  no fallará, Sobre todo si, antes conseguimos  controlar todos los medios de “información” y así creamos, manipulamos y dirigimos ese otro mito  conocido como “opinión pública”.

“Si dudarlo  un  instante, comprobaremos como la inmensa mayoría de tontos, harán cuanto les insinuemos a pie juntillas y seguirán como borregos la senda que les marquemos. De este modo los hombres estará estarán gobernados  siempre por  sinvergüenzas, embusteros, caraduras, ladrones, gente “sin conciencia ni sentido del honor, ni amor a la verdad, ni respeto por la libertad de los demás”. Demostrado siempre.

La fórmula no podía fallar y no ha fallado.  Todo lo que la Humanidad hizo de positivo y construyó en miles de años, hasta el milagroso advenimiento de la Democracia Liberal partitocrática en el siglo XVIII, se lo ha cargo ésta, en apenas dos siglos… lo explico al extensamente en mi libro LA PIEDRA ROSETA DE LA CIENCIA POLÍTICA. Para ello les ha bastado dos Guerras Mundiales,  precedidas de un siglo revoluciones menores, y la liquidación  previa del Imperio Español. Con la Tercera --que ya está en marcha-- esclavizará a la Humanidad y la someterá por  hambre, como lo ha hecho en Cuba, Venezuela y  pronto en España  (en no muchos meses), si el Rey  y las Fuerzas Armadas no cumplen los mandatos de su condición de tales ni las previsiones de la Constitución (que yo no voté).

La Democracia ha convertido a Europa y en especial a España en la gran pocilga cuando fue la civilizadora  del mundo (y en especial España), Es un gran chiquero donde las mujeres de modo alarmante, muchas, sobre todo las generaciones últimas han perdido el pudor, y los hombres la virilidad. La juventud ignoran para que les otorgó Dios esos años maravillosos, que algunos hemos sabido disfrutar por gracia del Altísimo…. Claro que a tuvimos maestros que nos decía: “La juventud nos ha sido dada,  no para el placer sino para el heroísmo”… tan distinto de lo que se les enseña hoy en los colegios y universidades, a ellos y a ellas… Dicho a lo bestia (hoy está permitido todo) se diría que la obsesión de los Gobiernos e incluso “otras antaño respetables instituciones” es preparar a las hembras para ser rameras y los machos en invertidos o sementales. Todo fruto de la maravillosa Democracia imperante.

Pues bien, vamos a tener dos días de “prueba del algodón” para la democracia. Prometo solemne y públicamente, que si nuestros diputados, votan en un setenta por ciento, con un “Sí” de apoyo a Santiago Abascal y nos libran de ese binomio de miserables que nos gobiernan, reniego de mis setenta y cinco años de ataques a la Democracia y de menosprecio a cuantos creen en ella y me convertiré en un Saulo, apóstol de la misma. Mi camino de Damasco, será ver a los diputados en Cortes, votando la salvación de España --socialistas, peperos, ciudadanos junto a Vox -- y olvidándose de los intereses de sus partidos.

Pero, a juzgar por las estúpidas declaraciones de los “genios” que dirigen el “PP”, en los días trascurridos desde el anuncio de la Censura y la nula personalidad de sus representantes en las Cortes, me temo que saldré  más convencido aun de mi tesis.  Hay que se zoquetes insuperables para afirmar -- como un solo hombre--  que votar con Abascal es  fortalecer al binomio de  embusteros que nos gobiernan.