Menos mal que los hechos vienen a darme la razón. Porque cuando a raíz de su dimisión dije y escribí, contra todos, que la salida de Redondo del Gobierno y de la Moncloa no era un adiós y menos definitivo, sino una simple jugada, por inesperada, de un buen jugador de ajedrez, como lo es el sibilino don Iván Redondo: que se iba tras negociarlo con el Eteocles Sánchez y preparar mejor el “gran asalto” que le espera al “mentiroso mayor del Reino” don Pedro: el de las elecciones de 2024.

Y por lo que dije y escribí en este valiente “El Correo de España” el 9 de noviembre del 2021:

 

 

El "gap year" de Iván Redondo

Leo a todo un señor Director de un diario digital que "Iván Redondo no se esperaba la patada que le ha dado el Presidente" y me carcajeo. ¿Cómo es posible que todavía haya periodistas que no conozcan a Don Pedro y a Don Iván, los coautores de la fechoría?

Señor Director ¿habría usted escrito semejante tontería si hubiese asistido a la reunión que mantuvieron Don Pedro y Don Iván la tarde del 29 de junio, precisamente la festividad de San Pedro Apóstol?

Pues, para que no vuelva a meter la pata de esa manera tan burda  (bueno, usted y tantos "expertos mindundi" como están saliendo a la luz desde que el sábado se produjo el tsunami sanchista monclovita) les voy a reproducir el diálogo al que yo sí tuve acceso, gracias a mi amigo "El diablo Cojuelo".

 

            ---   Presidente, tenemos que hablar

            ---  ¡HOY?  Hombre, Iván, que es San Pedro.

           ---   Precisamente por eso. Te quiero hacer un regalo muy especial.

           ---   ¿Un regalo, tú?... Iván... que nos conocemos.

           ---   Pedro, me voy.

           ---   ¿Cómo que te vas? ¿Qué dices? ¿Dónde?.

           ---   Sí, Presidente, me voy, dimito... Un "Gap year"

            ---   ¡Iván!  ¿Qué dices? ¿Estás loco? ¿Has bebido?... ¿y qué es eso de un "Gap Year."?

           ---  No, Pedro, ni estoy loco, ni he bebido... simplemente he pensado.

           ---   Joder, Iván ¿y qué has pensado?... déjate de cachondeos.

           ---   No es ningún cachondeo. Necesito un año sabático, necesito recuperar ideas, necesito gasolina... Un gap year.

            ---  A ver, a ver, ¿un año sabático, tú, que no duermes y nos traes a todos en jaque?..

           --- Pues eso, precisamente, tanto ha ido el cántaro a la fuente que ha acabado rompiéndose... me he quemado.

          ---  ¡¡Joder, Iván, y yo!!!... ¿o es que yo no he ardido y estoy ardiendo también?... ¿Y por qué ahora, que vamos a respirar con los millones de Europa?.

         ---   Pedro, pues sí, ahora es el momento. Pero, déjame que te explique lo que he pensado. Una cosa tenemos que reconocer, o mejor dicho, dos, porque van unidas. Lo de Madrid fue un fracaso total...

          ---  Sí, la niña nos salió rana.

         ---   Sí, pero detrás de la niña está el MAR y ese tiene los colmillos retorcidos. Supo, supieron, jugar muy bien la partida de ajedrez que nosotros mismos les planteamos en Murcia. Libertad o Comunismo...España o Independencia, y supieron ganarse a los taberneros, con las pelas (y por las pelas, ya sabes, un español, mata)...

             ---  Pero, si están todos subvencionados.

             ---  Pues, por lo que se vio, no. Todavía, no. Además no valoramos suficientemente  lo que hay detrás de VOX...y por lo que estamos viendo todavía hay mucha gente que les emociona eso de España, Una, Grande y Libre.

             --- Iván, no me jodas...esa gente lo único que quiere es vivir bien. Una bandera, un cara al sol y un viva franco y te siguen como corderitos...

             ---   Já, já, já... eso es verdad ¿sabes lo que ya tengo pensado para las generales? Una diablura nacional. En plena campaña electoral movemos los hilos en el Supremo con lo del Valle de los Caídos y volvemos a llevar los restos de Franco, en un acto solemne, que presidiríais el Rey y tu, a su tumba original...y ya tienes los 10 millones de votos asegurados.

         --- ¡¡ Jó, macho !!, como diría Juan Carlos, eres la repera.

             --- En resumen, Pedro, que tienes que empezar por quitarnos de en medio a los más quemados, y ya sabes quiénes son, acercarte más a Ferraz, meter gente gris en el Gobierno, driblar a los mohicanos de Pablo y darle largas a los catalanes con promesas...ya sabes, dentro de la ley todo, fuera Marchena (que la cárcel es muy jodida y se aprende mucho)... y a los vascos, presos y millones.

              ---  Iván, todo eso está muy bien, pero yo estaría más seguro si te veo en  la Moncloa.

             ---   No, Pedro, yo ahora mismo tengo más enemigos y más envidias que tú... por eso, incluso mi salida tiene que ser agria, como haciéndome culpable de todo lo malo de estos años... QUE HAYA HASTA APLAUSOS POR MI SALIDA.

              --- ¿Y luego' ¡ Y en las elecciones del 23?.

             ---   Vamos a ver, Pedro. Yo me voy un año a Estados Unidos (además ya tengo una interesante oferta de Harvard), aireo que estoy escribiendo mis Memorias, para que algunos se muerdan la lengua, y regreso para celebrar contigo otros cuatro años.

              ---  Hombre, Iván... sí, tal vez tengas razón. Hay que cambiar para no cambiar.

               --- Además, si nombras a Oscar, que es un pata negra, y aúpas a Bolaños ya no estarás solo.

              ---  Está bien, Iván, te concedo tu "Gap year", o como se diga, eso del año sabático, pero con una condición.

              ---  Tú dirás, mi Presidente.

              ---  ¡Tienes que conseguirme un almuerzo con el cabrón ese del Biiden en la Casa Blanca.!!!!.

               ---  ESO ESTÁ HECHO.

           Y así se escribe la Historia. Tenéis Pedro Sánchez, al menos, hasta que cumpla los 65 y se jubile. Sanchismo en toda España menos en Madrid, que será lo que quede de España.

 

O sea, que ya podemos deducir que es el padre de la nueva estrategia y el Director en la sombra de las tres Operaciones que ya están fijadas para neutralizar el “efecto Feijóo”: la “Operación OSO” (que comenzó ayer mismo), la “Operación ANGULA” y la “Operación ETEOCLES”…. aunque en este caso ha ideado otra “pillería” más. En lugar de volver a la Moncloa directamente lo hace con una empresa propia que ofrece sus ideas y que ha fundado con su propia mujer.

“Según los datos consultados por Confidencial Digital, Iván Redondo recibió el pasado 7 de febrero autorización para trabajar en Redondo y Asociados Consultores Políticos y de Estrategia SL.

Se trata de la empresa que el propio Redondo, junto a su mujer, Sandra Rudy, constituyó hacia finales de 2021. En los primeros días de enero de 2022, el Boletín Oficial del Registro Mercantil (BORME) publicó la constitución de la sociedad Redondo y Asociados Consultores Políticos y de Estrategia SL, una sociedad limitada con Redondo y su esposa como administradores solidarios y un capital de 3.000 euros.” (El Confidencial Digital) 

De las cuales hice un avance en cuanto me lo insinuó mi “garganta profunda” de la Moncloa

Y esto fue lo que comenzó ayer en la Moncloa, en la primera entrevista del señor Feijóo con el listo Sánchez. Me dicen que don Pedro despidió a don Alberto con mucho cariño y con algo de retintín comentó a los suyos que esperaban fuera: “Pan comido… me durará hasta octubre”.

Me dicen, y repito, que en la hoja de ruta que el sibilino Redondo le ha marcado al Eteocles Sánchez durante esta primera etapa, “Operación OSO”, todo deben ser promesas y a veces incluso casi hasta llegar a los hechos, para no romper la cuerda con sus otros socios… y don Alberto estará más de una vez dispuesto a romper con el mentiroso, pero siempre considerando que “todavía, no”.

Así que será el propio don Pedro cuando decida romper decididamente con el PP, ya que a esas alturas la VOX de Abascal le habrá dado el sorpasso al PP de Feijóo. Y ese será el momento de iniciar la “Operación ANGULA” para darle un vuelco a la clasificación y conseguir que don Alberto suba y don Santiago baje.

Y luego ya en campaña electoral, el gran bombazo, la bomba sorpresa que don Iván se ha traído de Nueva York y harán estallar, como aquel 11-M (Atocha, 11 de marzo) el 5 de abril de 2025, “Operación ETEOCLES”.

Señores, Redondo ha vuelto.

No digo más.