Hemos visto en el artículo anterior al verdadero Fidel, despojandonos a los cubanos de todos los bienes y destruyendo los negocios. Esa imagen ilustra mejor que ninguna otra la esencia embustera de los “motores”  del marxismo: se presentan como los “salvadores de la libertad y promotores del bien del Pueblo” y pronto, éste, comprueba que  son tiranos, ladrones y esclavistas y, además especialistas en reducirle a la miseria absoluta,  hasta imposibilitar comer una vez al día… Con la peor desgracia: haberles facilitado el dejarle inerme y sin posibilidad de redención. Cuando se adueñan del poder se cumple el “lasciate ogni speranza voi ch'entrate” puesto por Dante a la puerta del infierno. 

Con este artículo doy por concluida la serie “CUBITA LA BELLA”. Ya no podría hablar en primera persona de lo vivido en el gulag castrista después de abandonar a tiempo la Isla. Mi mejor amigo, no me hizo caso, prefiriendo esperar un poco más y salvó la vida por un milagro: Cuando la policía le estaba metiendo en la comisaría pasaba por allí  el sustituto del Embajador de España, (el Marqués de Vellisca, fue expulsado  por haber ido a CMQ Televisión a enfrenarse en el plató con el “Comandante”  cuando atacaba a España y acusaba a la Embajada de apoyar a los contra-revolucionarios) que era muy amigo y lo conocía porque o se lo había presentado… A darse cuenta de lo que pasaban, entró directamente en la Comisaría y reclamó al “español que habían detenido”… La policía negó que allí tuvieran a ningún español retenido pero Jaime Caldevila les respondió: No me lo pueden negar, porque lo “he visto yo”

Sabiendo que eso podía complicar más las cosas con España,--probablemente después de haber consultado a sus Jefes--  acabaron por entregárselo. Eso le salvó la vida, porque mi amigo Marcos, cuando el desembarco en la Bahía de Cochinos, ya se lo llevaron al Teatro Blanquita de donde salían, “paseos al amanecer”, como comprobó él, que estaba allí temiendo por su vida… Lo tenía pues bien “fichado”…

Cuando Caldevila dejó Cuba en manos del nuevo Encargado de Negocios --Franco toreó las consecuencias del “incidente Fidel-Lojendio y no rompió nunca las relaciones con el Gobierno Revolucionario--, fue a despedirse del “Comandante” (me lo contó él en Madrid, donde volvimos a reanudar nuestra amistad in iniciada cuando llegó de Secretario a la Embajada), aquí, lanzo una revista católica y nos veíamos frecuentemente en Fuerza Nueva,  le dijo literalmente:

“No te creas que dejaré de ‘cobrar lo que me debes’ y en España te haré la vida imposible…”

Me decía: Fidel tiene sus buenos agentes aquí y ya me ha hecho alguna.

* * * * * *

Terminaré  refiriendo lo prometido en un artículo anterior y que me contó el P Amando Llorente la última vez que lo vi en su pueblo natal,  Mansilla de las Mulas (León)  Me pidió secreto absoluto mientras el viviera. “Únicamente, --me dijo--lo conocemos dos personas: mi superior y yo;  y, ahora, tú”. Cumplí mi promesa.

Recordarán la visita del  papa Juan Pablo II a Cuba en enero de 1998. Pues bien,  unos meses antes,  al P. Llorente,  en Miami, le anuncian la visita de un cubano interesado en verle urgentemente.

 – “Padre –le dice el visitante—vengo de la Habana y tengo el avión esperándole para llevarle conmigo, pues Fidel Castro quiere hablar con usted…

Sorprendido le responde:

--Me pides algo que debo consultar con mi superior para que me autorice…

--Haga usted lo que sea necesario, pero yo no puedo volver  a la Habana sin usted, Usted conoce bien a Fidel.

Conseguido el permiso se va con  el piloto a la Habana y se presenta al Comandante.

--Padre,  le he llamado porque tengo unos ministros que son unos asnos y no conocen la importancia de la Iglesia Católica y del Papa en el mundo. Los obispos me han informado que Juan Pablo II quiere venir a Cuba, mi Gobierno se niega y no hay forma  de convencer a estos burros…No nos podemos negar y, además, nos conviene su visita. Le he llamado para que les explique usted y los convenza de lo que yo no puedo hacerles entender.

El resultado ya lo conocemos,  el Papa fue muy bien recibido por Fidel y su Gobierno…

Se ve que un periodista había visto al P. Llorente salir de esa visita y no dijo nada hasta toparse un día con Castro y le pregunto por el motivo de la visita… Fidel saltó como un resorte: ¡Ni se te ocurra comentar el tema, es “secreto de Estado”!

Al fallecer el P. Llorente el periodista habló y lo  vi publicado en una revista de los cubanos de Miami. De lo que creo no habló fue del motivo de la visita, pues probablemente, tampoco lo conocía.

 Acabada la serie espero haya llenado el objetivo que me propuse: simplemente ayudar a los españoles a borrar de su mente los mitos inventados por la Sinagoga de Satanás para intentar hacer digerible la revolución castrista, principalmente dos: que Cuba era “un país del tercer mundo· propicio a ese tipo de revoluciones y que la revolución fue consecuencia de que “un criminal nato” había dado un golpe de estado

Los que se lo creen están  en el polo opuesto a la realidad: Cuba fue simplemente la ocasión ideal  que buscaba la Sinagoga de Satanás desde que es dueña absoluta del Orbe -- tras la derrota de Europa en 1945—es decir: liquidar a España (Una Grande y Libre)  y arruinar y esclavizar todo Hispanoamérica.

Me imagino que nadie me hará caso, pero yo he cumplido mi obligación: España terminará arruinada por Soros y Cía., e Hispanoamérica ya tiene “dos Cubas” y otras dos a punto de caer…Quizás Ecuador, protegido por el mártir García Moreno –--cuyo BICENTENARIO de su nacimiento, deberíamos estar celebrando—tiene ahora un gobierno capaz de hacer algo por las naciones hermanas.

Desgraciadamente como  la Jerarquía católica de hoy, tiene orden de “enterrar definitivamente” a los  mártires de la Sinagoga de Satanás, y los pueblos son borreguiles, por esencia, nadie en Ecuador se acuerda del hombre que cimentó su prosperidad en aquella República del Sagrado Corazón.