Antes de que gobernaran junto al PSOE, este solía ser un partido respetado, aunque no todos los presidentes gozaran de la mejor reputación ni obtuvieran buenos resultados en sus legislaturas.

¿Creen que las mujeres que trabajan y que lo han hecho siempre, estarán contentas con la idea de llegar solas y borrachas a sus casas? Al parecer, ya no hace falta que salgan. Se emborrachan dentro y al parecer también, la culpa la tiene la desigualdad que sufren frente al hombre. Se ve que las nuevas generaciones le dan al jarrillo más que las anteriores.

Esperemos que al menos la casa sea comprada o alquilada, porque ya tenemos la tercera opción: okupada. ¿Le darán paguita a las okupas para que puedan emborracharse? Ya lo de solas o acompañadas, que lo decida cada cual, que no está bien que todo nos lo den pensado.

Tanto defender las borracheras de las mujeres y ni PSOE ni PODEMOS han sido capaces de defender a las menores de Baleares de los abusos sufridos. Recuerden que ambas formaciones políticas rechazaron de forma reiterada abrir una investigación para esclarecer los hechos.

Ahora, parece ser que el texto del Anteproyecto de Ley Orgánica de Protección Integral a la Infancia y la Adolescencia, ha olvidado los abusos sexuales que se producen contra la infancia y adolescencia en el seno familiar, o al menos es lo que han criticado algunas expertas. ¿Quiere esto decir que el nuevo feminismo se ocupa de los abusos de las mujeres y olvida el de las niñas? Y de ser así, ¿existe alguna causa que lo justifique?

Sin embargo, obligarán a los ciudadanos a denunciar al cónyuge y a la familia si ejercen violencia. Una medida acertada, pero ¿se aplicará también a las «cónyugas» si son ellas quienes la ejercen? Plantean retirar la patria potestad del padre asesino. ¡Correcto! Pero ¿harán lo mismo con la «matria» potestad si la asesina es la madre?

Lo que Iglesias calla, es que el 28 de diciembre de 2018, Pedro Sánchez publicó un tweet en el que informaba que el Gobierno ya había aprobado el Anteproyecto de Ley de protección integral a la infancia y a la adolescencia frente a la violencia. Iglesias lo llama «Ley Rhodes» y este 10 de junio, Irene Montero publicó en un tweet: «Muy pronto estará lista la nueva “ley Rhodes” de protección de la infancia y la adolescencia, impulsada por Pablo Iglesias, que situará a España a la vanguardia mundial de la protección de niñas y niños. Llegamos al Gobierno para ayudar a nuestro país a avanzar». No bonita, no. Aunque Podemos fichara a James Rhodes, como asesor de esta ley, ya fue el PP en 2016 el primero que trató de impulsarla y Sánchez recogió el guante más tarde. Ahora que quieran hacerlo pasar por una idea de Iglesias, parece que ha suscitado cierta crispación interna, de la que culpan por supuesto, a la derecha.

Pero esta semana parece que le ha cundido a la concubina de Galapagar al presentar junto al Ministerio de Trabajo una Ley de Tiempo Corresponsable para garantizar el derecho a la conciliación y al trabajo en condiciones de igualdad. El hombre siempre ha sido el que ha dedicado más horas al trabajo y la mujer la que ha elegido salir antes para recoger a los hijos del colegio y pasar tiempo juntos, además de educarles, aunque ahora que no van a ser nuestros, de la educación se ocuparán otros…

Si los hombres podrán salir antes de trabajar, recoger a sus hijos y pasar tiempo juntos, apuesten a que serán miles los que estarán encantados mientras ellas se quedan en la oficina asumiendo responsabilidades hasta las tantas. Algunos días llegarán a tiempo de verles despiertos, pero otros no. Será el precio que tendrán que pagar, tal y como han venido haciendo los hombres hasta ahora. ¿Cómo piensan resolver este asunto con las parejas homosexuales, y más si se trata de mujeres, es decir, lesbianas? ¿Dejarán que ellas decidan? ¿Acaso no es discriminatorio para las parejas heterosexuales?

También dice Montero, que el Ingreso Mínimo Vital «tiene rostro de mujer porque quienes han llevado el peso de esta crisis han sido las mujeres». Asegura que «hay que hacer lo contrario a lo que se hizo en 2008», olvidando que entonces gobernaba el PSOE, y asegura que «saldremos de esta crisis solo si entendemos que las reivindicaciones feministas son básicas para la reconstrucción de España».

Es decir, alguien con escasa experiencia laboral, dirá a los españoles cómo conciliar trabajo y vida familiar. Ella, que dispone de un sueldo lo bastante elevado como para poder pagar a quien limpie su casa o cuide de sus hijos cuando decida no llevarse a alguno al trabajo.

¿Irene Montero es lo mejor que ha encontrado el Gobierno para ocuparse de estos asuntos? ¿Y todo lo demás lo ha hecho con el mismo acierto?