La Mutante Calva rebuzna "nunca más". Se refiere al franquismo. Casi medio siglo después. Ley de "memoria democrática". Embestidas a libertad y verdad. Censora vuelta de tuerca al falseamiento revanchista, liberticida y totalitario de la realidad histórica. Honestamente, el franquismo me la trae floja. Hacia él, nula simpatía. No me cabe la menor duda de que hubiera acabado en Carretas. Fichado. Vigilado. Torturado. O en el talego de Carabanchel. O, si me apuran, agarrotado.

PSOE, muy cobardes y muy ladrones

El PSOE, en cambio, durante el franquismo, silentes como rameras. Acrisolada cobardía. La única oposición real a Franco siempre fue comunista y/o terrorista. El PSOE solo ha sido capaz de desplegar su repugnante demagogia delictuosa en sistemas liberales, eso sí siempre socavándolos. Devastándolos.

El PSOE, dilatadísima tradición de cobardes. Ilustrísimos cagaletas  que se largaron al perder una guerra que ellos mismos, estudiada y minuciosamente, habían provocado. Eso sí, astutos y hábiles, previa expoliación de suculentos bienes del Estado. Gallinas y muy ladrones. ADN intacto.

PSOE, terroristas

El PSOE, cobardes y oportunistas. Otros se quedaron en España por ellos. Algunos, auténticos psicópatas. Otros, no. Y padecieron las humillaciones del franquismo. Ellos, no. Siempre fueron elitista castuza de sinvergüenzas, me lo aclaraban familiares que acabaron picando piedra en Cuelgamuros. La chusma del PSOE, siempre de rositas.

Terrorismo (contra las "derechas") y preparación de la guerra civil (pensando que la iban a ganar) y, finalmente, espoleta de la guerra, octubre de 1934, propósito reconocido (y jamás disimulado) de instituir un atroz régimen de estilo bolchevique y  provocando, en el ínterin, memento Asturias, unos 1300 muertos en apenas quince días

Tras el fastuoso pucherazo de febrero del 36, más terrorismo sociata. Terrorismo, marca de la casa sociata. Hasta julio. Durante la guerra, el PSOE superior. Otorgó las reservas de oro de España a Moscú (lo concibió el PSOE, no los comunistas), transformando a Stalin cabecilla de facto del Frente Popular. Todo gracias a los sociatas.

PSOE, chekistas

Los sociatas, grandes promotores de las chekas en las que fueron torturadas, violadas, desvalijadas y asesinadas miles de personas. Y tantos crímenes durante la guerra, apenas sabidos. Y, otra vez marca de la casa, expolio organizado y sistemático de bienes nacionales y particulares, incluida voraz depredación del patrimonio histórico-artístico, de las cajas de seguridad de los bancos y hasta de los sencillos joyeles que la gente más modesta guardaba en los montes de piedad. Eso sin contar la meticulosa aniquilación de bastantes y obras de arte excelentísimas - no solo eclesiales- y de bibliotecas y archivos de todo tipo y condición y pelaje.

PSOE, lo peor de lo peor

El mutismo durante casi cuarenta años. Cuatro decenios de vacaciones. Y los últimos ocho lustros, lo de siempre. Desaforado robo. Crimen. Cobardía. Mentira. Paro masivo. Miseria. Partido anti obreros. Pésimo gobierno. Guerracivilismo. Rencor. Venganza. Degeneración de costumbres. Títeres de la escoria globalista. Pura mierda, el PSOE, grosso modo. Cuatro siglas, cuatro (colosales) ficciones.

Inagotables e ilimitados horrores y espantos y pavuras de este partido que debiera estar, hace mucho, ilegalizado. A cualquier otro partido (o régimen) los deja en pañales. Y otra curiosa particularidad. Ains. Creación de un grupo terrorista dentro de las entrañas del mismo gobierno. Gal. 27 asesinados, 10 de ellos nada que ver con la banda asesina Eta. Otro ADN sociata. Terroristas, siempre. Con la falsa pandemia, lo vuelven a demostrar. PSOE, asesinos (¿de ancianos?). En fin.