Son, en total, unos 2.000 abonados, algunos de ellos con hasta 50 años de carnet de socio. Y al ver que el club no les ha buscado una solución a este problema, ahora han decidido llevar el caso tanto al Defensor del Pueblo como a la Comunidad de Madrid.

El Defensor del Pueblo les ha respondido que ha registrado su escrito y les informa que el caso está en fase de estudio para determinar si su queja es admitida a trámite o no.

Además, les advierten que la presentación de un escrito en el Defensor del Pueblo “no suspende la ejecución de las resoluciones administrativas o judiciales, ni tampoco interrumpe los plazos legales para recurrir contra ellas, si fuera procedente”.

Por su parte, la Comunidad de Madrid les comunica en su respuesta que trasladan el caso al Ayuntamiento “por ser el órgano competente para su conocimiento, tramitación y resolución, y al cual deberán dirigirse para cualquier información sobre el trámite de su reclamación”.