El Correo de España inicia un cuestionario a diferentes personalidades de la vida política y social española con motivo de la concentración de protesta contra Ley de Memoria Democrática frente al Congreso de los Diputados hoy día 14 de julio

Entrevistamos al P. Custodio Ballester.

¿Cómo valora la concentración de protesta contra la Ley de Memoria Democrática frente al Congreso de los Diputados del 14 de julio?

Por supuesto que es ya imprescindible la democracia directa; porque la delegación de la representación en unos partidos que tienen dueño absoluto, es ya una sarcástica caricatura de democracia, puesto que está tan obscenamente adulterada, que en nada se parece a lo que desean los votantes (programas electorales que dolosamente se incumplen) y lo que votan nuestros representantes en las Cortes.

No obstante coincide con el Pleno Extraordinario en el que, inicuamente, se aprobará la ley, toda vez que socialistas y comunistas cuentan con el apoyo de Bildu y otras fuerzas secesionistas con representación parlamentaria.

Efectivamente, tras tantos meses de reposo de esta ley perdida en los cajones, no puede ser otro el motivo de su desencallamiento, que la voluntad de Bildu, es decir de la “ETA democrática”, con acceso a los presupuestos, a los secretos oficiales, al Boletín Oficial del Estado y a la imposición parlamentaria de cualquier ley mediante la utilización del presidente del gobierno como rehén.

Resulta muy significativo -concluyen los convocantes- que vaya a salir adelante dicha ley gracias al apoyo de la marca electoral de la banda terrorista ETA -en referencia a Bildu- y que vaya a ser ETA la que determine el relato histórico oficial”.

Pues así es, ésa es la victoria que dice el PSOE (“victoria” iniciada por Zapatero, seguida por Rajoy y ahora rematada por Pedro Sánchez) que consiste en poner el poder de la nación española en manos de la ETA con su camuflaje democrático. Toda la nación española sometida a burla y escarnio por gobernantes que lamentablemente responden a la voluntad de los peores enemigos de España, que también votan. Obviamente, cosas de este género no ocurren en Alemania o Francia.

WhatsApp_Image_2022-07-06_at_7.56.42_PM

Tanto es así que han dado en llamar a la nueva ley “Ley de Memoria Batasuna”.

Efectivamente, ahí estamos, en la cesión del relato “oficialísimo” e impuesto por ley, a los que se han abierto paso en el parlamento mediante las armas. Si no hubiesen usado la violencia, saben que no tendrían nada ni serían nadie. Con estas actuaciones, todos los políticos están admitiendo de facto que la violencia es el camino más seguro para el poder. Con cerca de 1.000 muertos sobre la mesa, las negociaciones fluyen muy bien. ETA y su ascenso al poder, es la primera piedra (¡tremendamente exitosa!) de la balcanización de España.

Los convocantes entienden que la Ley de Memoria Democrática viene a endurecer la vigente Ley de Memoria Histórica. ¿Qué consecuencias prácticas considera que va a tener?

La verdad es que esta ley no va a tener tiempo de tener consecuencias, porque lo más probable es que Núñez Feijóo cumpla la promesa de abolirla (con un VOX fuerte, no le va a quedar más remedio). De todos modos, la peor consecuencia práctica es que estamos consintiendo a los poderes políticos que legislen sobre absolutamente todo (la “legislación sexual” es sencillamente tragicómica); y ahora, sobre nuestros sentimientos: estará “prohibido el odio” por ejemplo a ETA, pero no el odio a la Iglesia Católica, el odio a las instituciones sagradas de la nación, el odio al himno nacional… En fin, una absoluta aberración totalitaria.

¿Por qué supone un gran atentado contra los derechos y las libertades fundamentales de los españoles como son el derecho de asociación, la libertad de cátedra, la libertad religiosa, la libertad de imprenta, la libertad de expresión y difusión de ideas, etc. ?

Es que no es sólo esta ley la que atenta contra todos esos derechos constitucionales. La maniobra de Sánchez es poner a todos los españoles bajo la bota de ETA. Eso sí, una bota perfumadísima de democracia. ¿Pero cómo va a ser democrática una ley que pisotea cada uno de los derechos fundamentales que nos otorga la Constitución?

15 páginas de exposición de motivos (“filosofía de la ley”), para casi rematar con la disposición final sexta, que crea una Comisión de trabajo sobre la Memoria y la Reconciliación con el Pueblo Gitano en España. Y se olvida de algunos otros colectivos perseguidos durante la guerra, como los católicos. Pero esa fue una persecución que no podía ser más democrática: como la emprendida por ETA para liberar al pueblo vasco de las garras de la dictadura y de la democracia. Ni las checas ni los asesinatos de ETA pueden estar en la memoria histórica: hay que olvidarlos, hay que desmemoriarse.

Y ya, lo más chusco, es la declaración en la ley, del DERECHO A LA VERDAD, que tienen las víctimas. Ha triunfado en toda regla ETA y su verdad.