Un espectáculo maravilloso, es para la ministra Reyes Maroto, el volcán de "la isla bonita", llamando a los turistas para que vayan a disfrutar, mientras otros se quedan con lo puesto en esta tragedia humana y ecológica. Las llamas y lava incandescente del volcán en erupción devoran con furor la isla de La Palma, llevándose a su paso, viviendas, fincas, ganados y haciendas. En un solo día causó un daño irreparable, por lo que nadie aventura cómo terminará esto, ni los días, o meses que pueda durar. La ministra de Industria, Comercio y Turismo de España, Reyes Maroto, insta a aprovechar el "espectáculo maravilloso" del volcán en La Palma como reclamo turístico. Eso es socialismo en estado puro. Como lo que están haciendo en Madrid, creándose la homofobia para escupírsela a los que no son como ellos. Siempre echando leña al fuego, y la culpa a los demás.

 

Desde Turespaña y desde las embajadas vamos a dar toda la información para que la isla (de La Palma) -dijo la ministra- se convierta en un reclamo para los turistas que quieran ver este espectáculo tan maravilloso de la naturaleza con prudencia, porque ahora mismo lo que nos preocupa es la seguridad de ciudadanos y turistas", ha señalado en esa línea la ministra en una entrevista en 'Canal Sur Radio'.

 

La socialista va a lo suyo, y los demás, le importan un carajo. El morbo les encanta a los socialistas como prolongación de su mente sucia. En sus manifestaciones va a ganarse puntos por incrementar el turismo en la isla, aprovechando las desgracias de los afectados, que no recordó para nada. Finalmente los turistas en los que justifica su decisión, también le importan un carajo.

Pocos después de la gracieta socialista, la oposición en tromba se lanzó a criticar sus declaraciones. En primer lugar, el portavoz de turismo del PP en el Congreso de los Diputados, Agustín Almodóbar, que dejó por escrito su denuncia en Twitter: "Ministra, qué inoportuna eres. Hay gente perdiendo sus casas", señaló en un tuit el parlamentario popular.

Por su parte, el portavoz adjunto de Ciudadanos en el Congreso de los Diputados, Edmundo Bal, criticó la "falta de sensibilidad" e "irresponsabilidad" en las declaraciones de la ministra de Industria, Comercio y Turismo. "Miles de familias han tenido que abandonar sus casas sin saber si cuando vuelvan seguirán existiendo", aseguró. El eurodiputado de Ciudadanos José Ramón Bauzá ironizó al decir que "seguro que las familias que están viendo su casa, sus ahorros y su vida arrasada por la lava opinan también que es un espectáculo maravilloso".

 

El jueves pasado en el Congreso la ministra se autoproclamó "líder mundial" y hoy, aboga porque "el espectáculo maravilloso" de La Palma sirva como "reclamo turístico". La gente pide a Sánchez que la cese, pero para bien de España deberían cesar los dos.

 

Desde Ciudadanos, el secretario de Comunicación, Daniel Pérez Calvo, ha mostrado su sorpresa con que la ministra pueda "frivolizar" con un asunto tan grave, como si fuera un "documental de La 2" y se ha preguntado si su próxima propuesta turística será "surfear sobre la lava".

Miles de familias han tenido que abandonar sus casas, sin saber si cuando vuelvan seguirán existiendo. Toda una isla viviendo con el corazón en un puño. ¿Y estas son las declaraciones de una ministra de España?

La oposición carga contra Maroto por presentar la erupción como "espectáculo maravilloso". Un espectáculo de fuegos artificiales en la fiesta del pueblo.

 

"¿Alguien me puede confirmar que la ministra ha dicho esto mientras cientos de personas pierden todo lo que tienen?", ha preguntado, en un mensaje publicado en su cuenta de Twitter, el secretario general del PP, Teodoro García Egea. Su portavoz económico en el Congreso, Mario Garcés, ha ido más allá reclamando directamente el cese de Maroto. Para Vox, las declaraciones de la ministra son "la nota graciosa del día" y un "homenaje a Groucho Marx", tal y como ha ironizado en rueda de prensa. O sea, que son, una gracieta más a las que nos tienen acostumbrados.

 

"LA SENSIBILIDAD DEL GOBIERNO ES VERGONZANTE", es el denominador común, de cuantos han sido sorprendidos por esta nueva salida de una ministra socialista, feminista y progresista.

Todo un despropósito habitual en estos "progresistas" cuyo progreso bien sabemos en qué consiste. Que van a ganar siempre, por las buenas o por las malas, por la mentira o la verdad que no les importa. Hay que reconocer que esta gente es la menos apropiada para estar en el poder, y que mal dice de un país con unos gobernantes así. Todas sus políticas no han hecho más que daño a la sociedad. Pero su espíritu de terquedad no tiene medida. Nunca van a saciarse de hacer el mal, porque esa es su naturaleza incorregible. Por eso debemos defender a ultranza la verdad frente a la mentira en la que bucean y de cuyo fango nunca podrán levantarse, y verse. Solo buscan su medro personal, económico, nunca moral, pues ya se cansaron de pregonar su "superioridad moral", porque ellos mismo no se la creen y por eso se les olvidó. Sólo están para crecer en picardías y maldades en lo que es la imperdonable "Casta Política, sin que nada les importe el pueblo al que engañan, el pueblo que hunden y han dividido sin escrúpulos, decencia, moral, principios o conciencia, porque de eso nada tienen.