No pudo ser. El Real Madrid de Zidane esperaba conseguir en el Bernabéu y ante el Villarreal su 17º victoria consecutiva para superar el récord que ahora comparte con el Barça de Guardiola. Pero el empate ante el submarino amarillo le ha imposibilitado alcanzar tal gesta, que por ahora tendrá que esperar. Y es que el equipo valenciano resistió el aluvión de ocasiones de los de Zidane gracias a Asenjo, que se lució en la portería y consiguió casi él solito un punto de oro para los suyos.

 

Bruno en el 45’ de penalti a lo ‘Panenka’ y Sergio Ramos tras el descanso (en el 47’) fueron los goleadores de un encuentro que el Real Madrid dominó en la segunda mitad, después de una primera parte en la que salió a relucir de nuevo el juego falto de fluidez de los blancos. Pero en el segundo tiempo la cosa cambió, aunque los jugadores merengues no tuvieron esta vez el minuto 93’ para ponerse por delante en el marcador.  

 

La nota negativa para los blancos fue la lesión muscular de Marcelo, que será baja en el equipo durante las próximas jornadas. Este empate es un tropiezo para el Real Madrid, que tuvo fortuna no obstante y sigue líder en solitario de la tabla, tras el empate entre el FC Barcelona y el Atlético de Madrid en el Camp Nou.