Unas 4.500 personas quieren llevar al banquillo a Pedro Sánchez por permitir las manifestaciones del 8M a pesar de las alertas sanitarias que avisaban del riesgo de expansión del coronavirus. Estos ciudadanos a los que esperan sumarse muchos más respaldan así la denuncia interpuesta por el abogado Víctor Valladares por prevaricación,

Hasta por 3 ocasiones ignoró el Gobierno de España las dramáticas alertas que, ya desde enero, le hacían llegar sobre el drama sanitario que con el paso de los días, cada vez hay más evidencias que ponen de manifiesto que la tardanza del Gobierno a la hora de tomar decisiones para frenar el avance del coronavirus, ha tenido consecuencias devastadoras. Y lo que es aún peor, eran conscientes de que la gran amenaza biológica estaba ahí, a la vuelta de la esquina.

 

Además, la denuncia afecta también a los delegados del Gobierno en las diferentes regiones en las que se permitieron manifestaciones que congregaron a miles de personas a pesar de que España ya empezaba a sumar casos. De hecho, el documento del CSIC que ha publicado el diario, señala que "desde el primer momento nuestros investigadores han apuntado con argumentos científicos y basados en la experiencia la gravedad de la situación, y han apoyado la necesidad de tomar medidas, aunque éstas tengan que ser duras, como de hecho lo están siendo".