En enero de 2020, es decir, a escasas semanas de conocerse la existencia del fatídico virus que azota al mundo y que ya Bill Gates se encargó de «pronosticar» en 2015, para asociarse después con la empresa que fabrica la vacuna… ―sin comentarios―, otra de las fundaciones de Soros, la Open Democracy, financiada tanto por él como por la familia Rockefeller, publicó un artículo, obra de la feminista Sophie Lewis con el título de «La crisis del coronavirus nos muestra que ahora es el momento de abolir la familia»; de hecho, existe un artículo en el que la misma «pensadora», advierte de que «No podemos tener un futuro feminista sin abolir la familia». ¿Espeluznante, verdad? Pues echen un vistazo a los enlaces: https://www.vice.com/en/article/qjdzwb/sophie-lewis-feminist-abolishing-the-family-full-surrogacy-now.

https://www.hispanidad.com/confidencial/george-soros-pretende-abolir-familia-aprovechando-crisis-coronavirus_12018577_102.html

A gente de esta naturaleza es a la que publica las fundaciones de Soros y la familia Rockefeller, los llamados «amos del mundo» según la investigadora y experta Cristina Martín Jiménez, de quien recomiendo la lectura de sus libros, o al menos, escuchar sus entrevistas.

Según puede leerse en algunas publicaciones, en agosto de 2017, el portal DCLeaks filtró 2.576 documentos internos de las organizaciones de Soros, en especial de la Open Society Fundations (OSF): https://www.lavanguardia.com/natural/actualidad/20160828/404211397660/dinero-politicas-cambio-climatico.html

https://www.elmundo.es/blogs/elmundo/billonarios/2016/10/05/todo-el-mundo-odia-a-george-soros.html

Los más escépticos, deberían saber que el Primer Ministro húngaro Viktor Orban, advierte de que «la estrategia de Soros se basa en restringir y debilitar los estados políticos legítimos movilizando a diferentes grupos elitistas de presión, adhiriendo líderes de opinión y manipulando la opinión pública a través de los medios de comunicación».

Según el exministro italiano Matteo Salvini, las plataformas que ha creado George Soros para perpetrar sus «filantrópicos planes», defienden la inmigración ilegal. Pues bien, al parecer y según Salvini, el multimillonario pretende «convertir Europa en un enorme campo de refugiados». Y lo está consiguiendo. El propio Soros, el 20 de septiembre de 2016, escribió un artículo titulado: «¿Por qué estoy invirtiendo $ 500 millones en migrantes?», y dijo: «invertiré en startups, empresas establecidas, iniciativas de impacto social y negocios fundados por migrantes refugiados». La pregunta es: ¿Por mero altruismo? https://www.wsj.com/articles/why-im-investing-500-million-in-migrants-1474344001

¿Y qué hay del tema religioso? España expandió el Cristianismo por gran parte del mundo; y no solo eso, sino que goza de la mayor riqueza cultural del planeta.

Ya en 2012, Soros se erigió como el principal financiador de las campañas contra los cristianos en EEUU: https://www.hispanidad.com/sin-categoria/george-soros-principal-financiador-de-las-campanas-contra-los-cristianos-en-estados-unidos_9047384_102.html.

En 2017, Polonia y Hungría batallaron contra Soros, quien pretendía «descristianizar Europa». https://www.elpandelospobres.com/noticias/dos-naciones-cristianas-batallan-contra-el-plan-soros-para-descristianizar-europa.

¿A qué se debe el odio o el miedo a la familia y el Cristianismo unidos? La clave podría estar en la última palabra: «unidos».

Jesús Ángel Rojo, Director de «El Mundo al rojo», sostiene que se ataca a Cristóbal Colón (1451) porque llevó el Cristianismo a América, y a Fray Junípero Serra (1713) por haber llevado la civilización y el Cristianismo a millones de indígenas.

Derribar estatuas de Colón, Fray Junípero Serra o Isabel la Católica, hoy en día es la mayor «catetada» de los ignorantes más incultos que ni siquiera se han molestado en echarle un vistazo a la Historia, y como licenciada en Historia, resulta inadmisible.

Sin embargo, para que las macabras estrategias planificadas prosperen, es necesario que alguien las ejecute. ¿Quiénes serán los ejecutores? Investiguen un poco y dejen de conformarse con lo que oyen por ahí.

Foto_4_art._54