Las elecciones del pasado domingo en Alemania han dado la mayoría a los socialdemócratas del SPD sobre una CDU sin Angela Merkel. Pero, independientemente de la pugna entre los dos grandes partidos, el otro foco de las elecciones ha sido el resultado de Alternativa para Alemania (AfD). La gran mayoría de los medios de comunicación daban por acabados a los patriotas alemanes e incluso algunos ponían en duda que fuesen capaces de superar el 5% y entrar en el Bundestag, el parlamento alemán. Sin embargo, a pesar de haber perdido un 2% de los votos con respecto a las elecciones de 2017, la AfD ha conseguido superar el 10% y ha logrado 83 diputados en el Bundestag, nueve menos que hace cuatro años.

Lo cierto es que la AfD ha sufrido fuertes tensiones internas que estuvieron a punto de dividir el partido. Las elecciones internas del pasado mes de junio dieron una abrumadora mayoría, más del 70%, al ala nacional conservadora del partido, representado por Alice Weidel y Tino Chrupalla, frente al ala más moderada y liberal de la organización representada por Jörg Meuthen. Además de las divisiones internas, el partido ha sufrido las continuas campañas de demonización de los medios de comunicación, el acoso de los servicios de inteligencia, que han llegado incluso a espiar las conversaciones telefónicas y los correos de sus militantes, y la violencia de la extrema izquierda, con agresiones físicas, incendios de vehículos e incluso ataques a las casas de los diputados.   

Las elecciones también han dejado clara una cosa, la división que aún existe entre el Este y el Oeste. La AfD ha sido el segundo partido más votado en el Este de Alemania, por detrás del SPD, y en los estados de Sajonia y Turingia se ha alzado como el primer partido de los electores. Sin embargo, ha sido en el Oeste en donde la AfD ha sufrido sus mayores retrocesos. Por ese motivo, el primer análisis de los resultados ha venido de Turingia, bastión de la AfD, y por parte de Björn Höcke, el líder de la facción más dura del partido. Esta es la carta que ha hecho publica el político alemán:     

Los tiempos en los que la AfD, como nuevo faro de esperanza en la política, era literalmente arrasada por los éxitos electorales han terminado. En la mayoría de los parlamentos estatales, revalidar el cargo fue la primera prueba real que demostró si los respectivos grupos parlamentarios eran capaces de traducir la confianza de los votantes en ellos en una confianza duradera. Al final, esto no ocurrió en todas partes. Todos sabemos que son muchos los factores que interactúan en unas elecciones -incluso la presión del establishment, que ha aumentado considerablemente desde hace dos años-, pero de los dirigentes de las asociaciones menos exitosas, en lugar de un análisis autocrítico y realista, sólo llegan excusas.

En nuestro partido es así: algunos tienen éxito, otros saben más, y no pocas veces hay que usar mi nombre como excusa cuando en algún lugar del Oeste la AfD casi no supera la barrera del 5% en las elecciones. Se supone que las encuestas y las teorías apoyan esta excusa, y hay un semanario afiliado a la AfD que apoya tales interpretaciones erróneas. Sin embargo, siempre habla de supuestos y en subjuntivo. Hasta ahora, ninguna asociación que se haya distanciado enfáticamente de nuestra Vía de Turingia ha aportado pruebas de que vaya a tener más éxito como consecuencia de ello. Ni siquiera la discusión sobre una división del partido, ayudó a los protagonistas a salir adelante. Y la organización de la campaña electoral para el Bundestag, más allá de la horquilla formada por el programa electoral aprobado por unanimidad, ¿no se dejó a la autonomía de las asociaciones estatales? ¿Hubo “escándalos” producidos por el Este, especialmente Turingia, que fueron descubiertos por los medios de comunicación y reproducidos en toda la República? ¿Dónde se detiene la pelota ahora? Yo no lo veo, pero parece que a algunos dirigentes de nuestro partido les gusta pasar el tiempo con este juego.

A menudo se habla de que una AfD “moderada” tiene un gran potencial. Pero esta variante ya existe, en forma de la escisión de Lucke “Reformistas Liberales-Conservadores”. Este partido llama la atención sobre todo porque no llama la atención y es irrelevante desde su fundación: en las elecciones al Bundestag, exactamente 11.184 ciudadanos votaron al LKR. Ese es un resultado que está en el rango de los milésimos. La escisión de Frauke Petry también desapareció en la insignificancia más rápido de lo que pudo salir tras las últimas elecciones federales. Por lo tanto, mi pregunta sigue sin respuesta: ¿Qué podría ser una alternativa “moderada” a Alternativa para Alemania? ¿Dónde se encontraría, quién la lideraría? Los “votantes libres” buscaban con ahínco el apoyo de nuestros votantes. Su argumento: nadie quiere formar una coalición con la AfD, con nosotros se obtendrían las mismas políticas, pero con la opción de una posible participación en el gobierno. Ya han decepcionado con esto en Múnich. Además, esta opción sólo existiría si el partido consigue superar la barrera del 5%. Son las segundas elecciones consecutivas al Bundestag en las que no alcanzan este objetivo, aunque pudieron mejorar su resultado hasta el 2,4%.

Algo que no me gusta es que se hable de un “techo de cristal” que impida a la AfD ganar más votos. Se puede ver el alivio en los rostros de los que hablan de ese techo: Mira, he hecho un esfuerzo, pero todo el esfuerzo se topa con este techo de cristal. Creo que es una disculpa.

Por supuesto, nuestras posibilidades llegarán a su límite en algún momento. Pero la AfD no se agota en el 12%, lo demostramos en el Este en cada elección. Los resultados por encima del 25% son posibles, ciertamente no en todas partes, pero Sajonia, por ejemplo, ya lo ha demostrado. Quiero hacer hincapié en este punto: Cuanto más profesionales seamos, mejores serán nuestros resultados.

La AfD no podrá avanzar sin medios de comunicación fuertes

Nadie duda que si hemos llegado a un estancamiento no es por nuestro contenido ni por nuestra apariencia, que, con excepciones cada vez más raras, ha mejorado mucho. Es porque estamos en desacuerdo entre nosotros, en desacuerdo sobre el camino que debe tomar nuestro partido; es porque no estamos decididos y unidos para enfrentarnos a nuestros adversarios; y es porque tenemos, entre otros, un dirigente que no sólo está en desacuerdo con su propio partido, sino que incluso está ansioso por no ser confundido con él.

Quiero mencionar una razón más que se encuentra fuera de nuestro partido: No hay emisoras de radio y televisión en Alemania que puedan actuar como una fuerza compensatoria, necesarias contra las emisoras estatales financiadas y para apoyar nuestro camino y hacer que se nos escuche. El presidente Trump no habría sido posible sin Fox News. Del mismo modo, la AfD no podrá abrirse paso sin unos medios de comunicación fuertes. No haber puesto el foco en el crecimiento de estos medios alternativos es parte de un fracaso de liderazgo que tendremos que discutir en diciembre. Llegados a este punto, me gustaría empezar dando las gracias a todos los creadores de medios alternativos. En los últimos años, algunos de ellos han intentado hasta el límite de sus fuerzas, también en nuestro interés, hacer frente a la corriente mediática. No siempre han recibido el reconocimiento y el apoyo necesarios por nuestra parte, incluso cuando la censura nos golpeaba.

Mesa de negociación sólo cuando la CDU necesita a la AfD para sobrevivir

En cualquier caso, la idea de que debemos alinearnos con partidos que llevan años perdiendo apoyo popular ha demostrado ser un callejón sin salida. Esta idea parte de la idea de que la CDU nos aceptaría gustosamente como socio de coalición si fuéramos lo suficientemente buenos. Pero esto es precisamente un error. La AfD es un factor perturbador para ellos, la CDU no quiere una AfD domesticada. Preferiría que no hubiera AfD y así lo ha expresado recientemente Hans-Georg Maaßen, a quien algunos en nuestras filas consideran un aliado. Maaßen no es un aliado, como tampoco lo es la WerteUnion. Es un miembro y es una organización de un partido rival que nos está combatiendo duramente. Sólo podremos sentarnos a la mesa de negociaciones si la CDU está tan maltrecha en su núcleo que nos necesita para sobrevivir. Esperamos iniciar este proceso en Turingia. Sólo los dolorosos fracasos de la CDU acelerarán el cambio. No somos nosotros los que debemos hacernos “compatibles con la coalición”, sino la CDU y los demás partidos antiguos.

El requisito previo para el proceso que acabamos de esbozar es nuestra propia fuerza. Estamos lejos de eso en algunos lugares. La caída de la AfD en Berlín es dolorosa para nuestro partido. La tan cacareada “vía de Berlín” ha fracasado, tenemos que aceptarlo. La “vía turingia”, en cambio, tiene éxito. En Turingia mostramos cómo conducir a los otros partidos antes que ellos a nosotros.

Se pierden votantes ante el SPD porque estos echan de menos el perfil social de la AfD

Aparte de esta cuestión estratégica, hay otras diferencias entre las distintas asociaciones de la AfD. Echemos un vistazo a las migraciones de votantes en las elecciones federales, aunque éstas representan una media nacional. En Turingia, hemos mejorado nuestros resultados, por lo que la migración de los votantes no es tan decisiva. Pero en el Oeste, donde la AfD suele tener un perfil político diferente a nivel estatal, destacan algunos detalles: La AfD perdió 60.000 votantes a favor de la CDU. Esto puede deberse al miedo a un canciller rojo y a su opción rojo-rojo-verde. Pero la AfD perdió bastante más frente al FDP (liberales): 150.000 votantes. Entre ellos puede haber, efectivamente, votantes que quedaron impresionados por la cobertura mediática y para los que la AfD parece demasiado “radical”.

Pero estos votantes no se han pasado a la versión austera del LKR, sino directamente al FDP, y con ello aceptan que se procuren una mayoría para una coalición con los Verdes. Aún más grande es la proporción de los que hemos perdido de nuevo a la abstención: Unos 170.000 ciudadanos. Son aquellos a los que realmente decepcionamos y que llegaron a esta -para nosotros vergonzosa- conclusión: “La AfD es igual que los otros partidos”. Y también perdimos 210.000 votantes a favor del SPD. Tal vez la cuestión del canciller también desempeñó un papel en este caso. Al parecer, Scholz era el tuerto entre los ciegos para muchos ciudadanos alemanes, a pesar de su implicación en escándalos financieros. Pero creo que hemos perdido votantes en el Oeste a favor del SPD porque echan de menos el perfil social de la AfD.

La AfD tiene éxito allí donde muestra su unidad

En Turingia hemos alcanzado un apoyo estable a un nivel alto, y en las elecciones federales hemos demostrado que incluso puede ampliarse. Las razones para ello se han mencionado muchas veces: el continuo y buen trabajo fáctico del grupo parlamentario, el uso profesional del margen táctico en el parlamento, el enfoque diferenciado de los grupos objetivo, la cultura de liderazgo participativo en el grupo parlamentario y la federación, el principio de rendimiento, la creación de redes en el ámbito previo a lo político y la gestión de conflictos internos en combinación con la mayor conciencia de los miembros de que la unidad hacia el exterior es la garantía más importante de éxito.

Conflicto y falta de unidad: De hecho, esta me parece la principal razón de nuestras pérdidas. Podemos observar que la AfD tiene éxito allí donde muestra unidad, y pierde donde sólo se hace notar a través de las disputas internas. Quizás nuestros votantes del Este y del Oeste no sean tan diferentes. Pero la unidad interna de nuestras asociaciones es muy diferente.

Me parece que estamos ante una reforma interna. Si es necesario, demostrará sobre todo dos cosas: En primer lugar, la AfD no es “radical”: estas son atribuciones de nuestros adversarios. “Alemania. Pero normal", ese es nuestro objetivo, y nuestros votantes lo saben desde hace tiempo. En segundo lugar, no hay una alternativa “moderada” a la alternativa. “Moderación” significaría que renunciamos a nuestra pretensión de hacer política para nuestro pueblo, nuestra patria y nuestros hijos. Y ese es precisamente el favor que no haremos a nuestros adversarios.