Toda la semana hemos tenido noticias, multitud de noticias, pero siempre hay una que se lleva la palma y es unos hechos sucedidos en este mismo periodo, hechos que solo tienen una calificación, independientemente de quien los realice y ya la trajo a colación en época de la Roma Republicana un político y pensador muy claro con los problemas de entonces y, que no se diferencian de los de hoy en día, mejor dicho un problema sobre todos y se llama: "traición".

 

Dijo respecto de esa situación, similar a la actual, en el senado romano una célebre frase: Quousque tandem abutere, Catilina, patientia nostra? Que se traduce del Latin al Español como: "¿Hasta cuándo abusarás, Catilina, de nuestra paciencia?"y ahora Catilina tiene nombre, mejor dicho, nombres propios: el de dos individuos llegados al poder de la mano de oscuros intereses, que solo pretenden la destrucción de la Nación Española.

 

Y digo aquí y ahora: ¿como es posible que actúen tan impunemente los enemigos de España?, pues seguramente porque el populacho, cegado por la propaganda de los medios subvencionados por esos oscuros intereses, es incapaz de darse cuenta de la realidad y solo creen en lo que "la secta", "telecirco", telecuatreros, etc. les dicen. Veía y oía yo personalmente a esos medios de comunicación diciendo lo contrario de lo que veía, sin ningún tipo de pudor. A la habitual locutora, lo de locutora es un decir, de las noticias de la secta, arengando a través de su micrófono y diciendo exactamente lo contrario de lo que estaba viendo, siendo esto muy preocupante, pues ese retorcimiento de la verdad es aceptado sin rechistar por la misma masa aborregada que se deja manipular con la "plandemia" y con el "cachondeo" de las vacunas.

 

A tal punto esta gente llega para justificar sus torticeras manifestaciones que logra confundir al pueblo sobre quienes son las víctimas y quiénes los victimarios. Con lo que se logra tarde o temprano definir buenos y malos, no según la realidad, sino según los intereses del poder. ¿ A dónde nos lleva esto? Pues está claro a la destrucción de los más básicos conceptos de una sociedad, y finalmente a un Estado fallido, o de otra forma a la destrucción del propio Estado.

 

¿por que eso sucede? Básicamente porque los que quieren destruir la Nación son impunes, o mejor dicho, se sienten impunes, porque en condiciones normales actúan sin problema y como su objetivo básico es la propia destrucción del Estado, ¿quien les va a pedir cuentas? Un Estado destruido, un pueblo engañado que está abocado a la miseria, por su acción autodestructiva, ¿quien?, al fina nadie, por desgracia, y eso nos lleva a retomar a Cicerón el político y filósofo romano que sobre este capítulo, el de la traición, dijo hace más de dos mil años: "Una Nación puede sobrevivir a sus tontos y aun a sus ambiciosos, pero no puede sobrevivir a los traidores que se encuentran en ella misma. Un enemigo a las puertas es menos temible porque muestra sus banderas abiertamente en contra de la ciudad".

 

Tomen nota nuestros lectores. No vuelco yo mi interés,ni soy portador de ninguna bandera, simplemente soy augur de funestos presagios. Y esos presagios dicen que la mayor parte de nuestros conciudadanos, como nos lo demuestran a diario, son como una masa borreguil que se deja pastorear, aunque más peligrosos son los "tibios" que pudiendo enfrentarse a los traidores, compadrean con ellos, y ya sabéis a quien me refiero.

 

Dentro de unos días habrá elecciones y tenemos a dos versiones de salvadores. El del "yo o el caos" que pasa el tiempo vendiéndonos la burra ciega y por otro lado, quien se autoproclama la salvación de Madrid y por ende España, "libertad o comunismo". De esto último siempre digo lo mismo, te quiero perrito pero pan poquito, pues después de votarlos durante decenas de años, cuando se hacen con el poder, nunca deshacen lo que los enemigos de España y los españoles han hecho. En definitiva, votar, pero pensároslo mucho y acordaros de que unos pusieron la ley del aborto y los que la iban a quitar, pues va a ser que no, y eso representa 100.000 abortos quirúrgicos al año. Los que iban a revisar la Ley de Violencia de Género la dejaron tal cual y encima, promocionaron a los lobbys LGTB y para más INRI, acabo de oír al nuevo líder de la veleta naranja que no se vote a quien quiere poner el pin parental, entiendo que prefiere que gays y lesbianas instruyan a niños de menos de 10 años, en lo que ellos llaman educación sexual, conocer su cuerpo y decidir su género. Son tan analfabetos que no saben que las palabras tienen genero y las personas tienen sexo, pero les es igual, la cosa es vender la moto a las mayorías, para que ciertas minorías, a las que curiosamente pertenecen todos estos progres, tengan poder y cumplan el aserto de Cicerón.

 

Pensaros muy bien ese voto útil a quien cuando alguien intenta hacerlo bien, le quitan de en medio, y mucho más peligroso votar a los navajeros que han provocado estas elecciones.