La plataforma constitucional vasca Foruak Orain-Fueros Ahora ha apostado este sábado por convertirse en "un motor de ideas" que haga "despertar al constitucionalismo" y le permita confrontar "el discurso hegemónico del nacionalismo" en Euskadi.
 
   Creada el pasado 5 de marzo por intelectuales y expolíticos como el escritor Iñaki Ezkerra, el historiador Guillermo Cortázar o el ex diputado general de Álava Ramón Rabanera, entre otros, Foruak Orain-Fueros Ahora ha celebrado en Vitoria su segunda reunión ordinaria, un encuentro de carácter organizativo en el que sus integrantes han acordado constituirse finalmente como asociación.
 
   En declaraciones a Europa Press, Iñaki Ezkerra ha recordado que uno de los objetivos de la plataforma pasa por "combatir el centralismo nacionalista, que ha ninguneado a las tres provincias", y, por ello, en la junta directiva que se conforme próximamente los tres Territorios contarán con la misma representación.
 
   En este sentido, ha advertido de la necesidad de que "la provincia esté presente en el Congreso de los Diputados" y se deje así de hablar del "grupo vasco en referencia a los nacionalistas".
 
   Por otro lado, Ezkerra ha destacado la "buena acogida" que ha tenido el denominado Manifiesto Constitucional Vasco, al que más de un centenar de personalidades ya se han adherido. "Nuestro primer objetivo, más que movilizar a las masas, pasa por movilizar a la clase política y a los sectores constitucionalistas", ha subrayado.
 
   Otras de las cuestiones tratadas en el encuentro de este sábado ha sido la necesidad de corregir la identificación que se puede dar entre "foralismo y burocracia", de tal forma que los integrantes de Foruak Orain han abogado por contra por "adelgazar la administración en un momento de crisis" como el actual.
 
CONTACTOS CON ASOCIACIONES
 
   Asimismo, Foruak Orain ha ratificado el dar inicio a contactos con asociaciones de víctimas del terrorismo, plataformas constitucionalistas o entidades creadas en Cataluña como 'Cataluña Suma', entre otras.
 
   Respecto a los contactos con partidos constitucionalistas, Ezkerra ha reconocido que no se han planteado vetos y ha destacado la importancia de plantear una visión "moderna del foralismo" y leal al orden constitucional.
 
   "Un foralismo social y solidario, en el sentido de que las diputaciones han sido fuente e prestaciones sociales, frente a una visión nacionalista que representa el foralismo insolidario y mezquino. No un foralismo como el planteado por el PNV, como un paso a la independencia", ha descrito.
 
   En este sentido, y en relación al concepto "nación foral" planteado por el lehendakari, Ezkerra ha advertido que se trata de un "oxímoron". "Si el foralismo es por provincias, nación foral significa nación provincial", ha criticado, para añadir que lo que el nacionalismo ha hecho es "reinventar el foralismo vendiendo como legítima su versión".
 
   La plataforma ha analizado además qué sectores sociales pueden ser receptivos a sus propuesta y ha defendido en la misma caben votantes de izquierda, derecha y centro que se hallan "desmotivados por la deriva política, a la vez que son sensibles a la necesidad de un nuevo actor en el escenario político vasco".
 
   A juicio de Ezkerra, es necesario que el constitucionalismo en el País Vasco" "despierte de la pájara" en la que está sumido desde hace años. "El Partido Socialista es una causa perdida porque sabemos de su deriva en Madrid y en el País Vasco, donde gobierna con los nacionalistas. UPyD y Cs están extinguidos en la práctica y el PP parece estar dormido", ha lamentado.
 
   De este modo, ha defendido la utilidad de Foruak Orain para "estimular" y convertirse en "un motor de ideas y de discurso". "Tratar de llenar ese hueco y de despertar a lo que fue en su día el constitucionalismo", ha insistido.
 
   Por último, ha incidido en la "paradoja" que supone el hecho de que en un momento en que la sociedad vasca no tiene "la presión" a la que se veía sometida por el terrorismo de ETA, el constitucionalismo "se haya desinflado".
 
   "Esto tiene mucho que ver con la dejación, una conciencia extraña de derrota y la división del constitucionalismo y de la propia derecha en el País Vasco, que se ha resentido de ello. De lo que se trata es de hacer un discurso frente al discurso hegemónico del nacionalismo", ha zanjado.