En total, se estima que Soros ha donado más de 11,000 millones de dólares para diversas causas como la reforma de las leyes de drogas, la eutanasia, la erradicación del racismo y cambios en el sistema de justicia criminal de los Estados Unidos.

John Dillinger y su banda de criminales aterrorizaron el Medio Oeste de los Estados Unidos durante la época de la Gran Depresión. Entre septiembre de 1933y julio de 1934 Dillinger y sus apandillados dieron muerte a 10 personas, hirieron a siete, robaron bancos y escaparon de cárceles en tres ocasiones. El FBI lo bautizó como Enemigo Público Número Uno y le dio muerte el 22 de julio de 1934 a la salida de un teatro en los suburbios de la ciudad de Chicago.


No caben dudas de que Dillinger merecía el calificativo de Enemigo Público pero en nuestros tiempos hay un personaje mucho más peligroso y dañino que  Dillinger. No mata a balazos ni roba bancos sino se propone nada menos que la transformación radical de la sociedad americana. Comparado con este personaje, Dillinger es un delincuente de menor cuantía que mató a siete personas. La legalización de las drogas que promueve activamente George Soros mató a 67000 americanos en 2018.


De hecho, el financista George Soros se ha convertido en uno de los mayores contribuyentes a la reforma de drogas desde la marihuana para usos médicos hasta la reducción de las sentencias por delitos de drogas. Nacido en Budapest hace 90 años, Soros sobrevivió la ocupación Nazi de Hungría, se trasladó a Inglaterra en 1947 y estableció residencia en los Estados Unidos en la década de 1950.


Con un capital estimado de 24,000 millones de dólares, Soros dio un golpe maestro en la búsqueda del poderío económico. El 16 de septiembre de 1992, Soros hizo una apuesta que aumentó su riqueza y catapultó su vida. Contra las opiniones de muchos expertos, Soros apostó 10,000 millones de dólares a que el Banco de Inglaterra devaluaría su moneda. Cuando el Banco de Inglaterra devaluó su moneda, Soros ganó 1,000 millones de dólares en un solo día. El billonario se convirtió de la noche a la mañana en un mega billonario.


Con ello, el mega billonario Soros donó alrededor de 200 millones de dólares en 1994 a través de su Fundación para una Sociedad Abierta. En total, se estima que Soros ha donado más de 11,000 millones de dólares para diversas causas como la reforma de las leyes de drogas, la eutanasia, la erradicación del racismo y cambios en el sistema de justicia criminal de los Estados Unidos. En el campo político, Soros ha hecho causa común con el Partido Demócrata al que ha donado más de 20 millones de dólares. En señal de agrade cimiento, la oficina de campaña de Joe Biden a la presidencia declaró en septiembre de 2019, en USA Today, que :"Como presidente, Biden legalizará el consumo de cannabis y anulará las condenas anteriores".


Irónicamente, el capitalista que hizo su fortuna jugando en los mercados se ha declarado enemigo del capitalismo. En un artículo titulado "La Amenaza Capitalista", publicado en la revista Atlantic, Soros escribió: "Las ideologías totalitarias como el comunismo y el Nazismo tienen como elemento en común su reclamo de estar en posesión de la verdad absoluta. El capitalismo hace la misma afirmación".
En un artículo publicado en el Wall Street Journal, en octubre de 2010, Soros escribió: "Nuestras leyes sobre marihuana están haciendo más daño que bien. La regulación y gravamen de la marihuana no sólo ahorraría billones de dólares en encarcelamiento y aplicación de la ley sino generaría billones de dólares en ingresos." Pero, su obsesión con la legalización de esta droga le impide ver los efectos nocivos de su consumo. El Dr. Carlton Turner, Zar de la Droga en el gobierno de Ronald Reagan, ha advertido sobre ese peligro afirmando: "La marihuana contiene entre el 50 y el 70 por ciento de ingredientes más carcinógenos que el tabaco."


Otro de los proyectos de Soros es la lucha contra lo que él califica como racismo sistemático. Junto a sus amigos billonarios Peter Lewis, de Progressive Insurance y John Sperling, fundador de la Universidad de Phoenix, Soros se han comprometido a donar 220 millones de dólares para erradicar de los Estados Unidos ese fantasma que es alimentado por los mercaderes del racismo.


Por otra parte, muchos americanos preocupados con la erosión moral y social de este país no van a ser convencidos por campañas a favor de la legalización del consumo de drogas y del uso medicinal de la marihuana. Muchos se preguntarán cómo un hombre tan exitoso como Soros está tan obsesionado con estos asuntos. Pero su preocupación será mucho mayor cuando descubran otra de las pasiones de Soros: la eutanasia.  En 1994, Soros presentó al público americano su proyecto de "Muerte en América", al que donó un capital inicial de 15 millones de dólares.


Frustrado por su incapacidad para cambiar las leyes, George Soros ha decidido obstaculizar su aplicación. Para ello, en más de una docena de ciudades americanas, Soros ha financiado campañas políticas para elegir Fiscales de Distrito que obedezcan sus caprichos. Tal fue el caso de Peter Weir, Fiscal de Distrito de los condados de Jefferson y Galpin en el estado de Colorado. Soros invirtió más de 1.3 millones de dólares en el financiamiento de su adversario. Weir ganó la contienda y en su discurso de celebración apuntó:"Ver a un billonario de la costa este, que no tiene la menor idea sobre los intereses locales, tratar de implementar una reforma radical en nuestro proceso democrático es verdaderamente peligroso."


Otra prueba concluyente de la obsesión de George Soros por transformar radicalmente la sociedad americana se produjo cinco días después de la elección de Donald Trump como Presidente de los Estados Unidos. En una reunión a puertas cerradas en el lujoso hotel Mandarín Oriental de  la ciudad de Washington un grupo de billonarios se reunieron para organizar la Resistencia contra Trump y mover hacia la izquierda al Partido Demócrata. El evento fue organizado y financiado en su totalidad por la Alianza Democrática de George Soros. Esta alianza es una coalición de 110 billonarios comprometidos a contribuir cada uno 200,000 dólares todos los años para promover causas de izquierda.


Al momento de escribir estas líneas diez estados de los Estados Unidos y la  capital del país han legalizado la marihuana recreacional. La marihuana medicinal ha sido legalizada en 33 estados, incluyendo estados conservadores como Utah y Oklahoma. George Soros ha incurrido en la herejía de decir que se contempla a sí mismo como una especie de deidad y ha demostrado estar determinado a sustituir nuestros principios judío-cristianos con las reglas de su Sociedad Abierta.
El erudito David Walsh, en un brillante ensayo titulado "El Ocaso de la Compasión" escribió: "Todos los holocaustos del siglo XX fueron cometidos por personas que se consideraban grandes humanitarios. La compasión ha sido el camino hacia crueldades ilimitadas". De ahí podemos concluir que si George Soros no es retado, tanto él como aquellos que apoyan sus posiciones extremas ganarán y el gran  perdedor será el pueblo americano.