Los de Zidane, que se adelantaron por dos veces en el marcador, primero por medio de Sergio Ramos y después, tras el empate de Boateng, gracias a un tanto de Isco, acabaron perdiendo dos puntos tras el tanto definitivo de Pazzini. El conjunto granota, que realizó un despliegue físico notable, no perdió la cara al partido en ningún momento y logró embotellar al Madrid en los últimos minutos. Con este empate, el sexto en lo que va de temporada, los blancos se mantienen en la cuarta plaza de la clasificación, a 18 puntos del Barcelona