Otra vez…, de nuevo nos toman el pelo a los españoles. A los que nos gusta tanto la historia recordamos con cierta preocupación lo que el súper - tatarabuelo de Felipe VI hizo con los españoles en 1807; ese Enrique IV en Fontainebleau….

Pero ya no sólo a los españoles. ¿No es cierto que los periodistas honrados, policías, guardias civiles, sanitarios, también de alguna manera están siendo ridiculizados? No. No solo a los españoles de la calle…

 

Y pues bien, los indultos han sido firmados por el Rey. Así que… ¿Qué pensará ahora la izquierda antimonárquica? ¿Seguirá hablando mal del rey o por el contrario en este caso, se callará como cómplice de una alta traición al sentido común? ¿Y la imagen de la derecha? Pues vomitiva. No hay oposición. Aún recuerdo a vox en 2018 cuando comenzó hacerse famoso por sus querellas contra el gobierno de Artur Más por la posible secesión a España….y eso le impulsó a crecer. Hoy se limita a meter más y más querellas y poco más…

Así que esto es un circo señores, y no, no es un problema de las derechas inútiles o de las izquierdas traidoras; pues podríamos llamarlas a las dos lo mismo: inútiles y traidoras. Es un problema del régimen del 78 que contempla todo esto y permite la traición, la descomposición y el troceado caprichoso de España. Y todo ello, no lo olviden, para la mejora y el prestigio de unos pocos elitistas. Porque no lo olviden, como ya me he cansado de repetir, que esta situación no beneficia a la mayoría de los españoles. No se trata de indultar o no indultar; se trata de acabar de una vez con la descomposición de España que nos empobrece a la gran mayoría.

 

Tras los indultos comenzará la presión al mismo gobierno central que lo ha permitido, eso sí, mencionando a la nación española como algo intangible que tiene la culpa, y ya está. Todo se traducirá a pasta y pasta. Mas pasta para recomponer el mini estado que construyó el Sr Pujol mientras Aznar se lo financiaba en nombre de la patria española y que ahora está inoculado en la sociedad catalana a base , eso sí, de pasta gansa. Y más pasta gansa. 

La única solución a esto es la república soberanista española. Hoy más que nunca, queda en evidencia la menarquia parlamentaria inútil que lleva más de 40 años descomponiendo España. ¿O es que se creen que si ganan las derechas no va a ocurrir lo mismo? ¿O quizás hay que recordar los 15 indultos de Aznar a Terra Lliure?

Hay que movilizar a los españoles de una maldita vez! España necesita de una vez un nuevo modelo territorial diverso, regional pero español y soberano. España debe ser restaurada; diversa y una. Una y diversa.