Sobre todo no te engañes, no digas que fue un sueño (El dios que abandona a Antonio, Constantin Kavafis)

Gregory H. Stanton fundó en 1999 el Genocide Watch, un proyecto que versaba acerca del genocidio camboyano. Además es el presidente de la Campaña Internacional para Terminar con los Genocidios. Fue, además, vicepresidente de la Asociación Internacional de Estudios de Los Genocidios.

Genocidio en diez fases

Su magnífico libro, The eight stages of genocide. Ocho etapas del genocidio: clasificación, simbolización, deshumanización, organización, polarización, preparación, exterminio y negación. Posteriormente, añadió, matizando, otras dos. Interpolándolas: tercera fase, discriminación (entre simbolización y deshumanización) y octava, persecución (entre preparación y exterminio).

Reiteremos con Stanton que el genocidio es un proceso que se desarrolla en diez etapas que son previsibles pero nunca inexorables. El proceso jamás es rectilíneo. Las etapas pueden ocurrir simultáneamente. Lógicamente, las fases posteriores deben estar precedidas por lapsos preliminares. Pero todas las fases continúan estando operativas durante todo el proceso.

Ellos y nosotros

Ellos y nosotros. Etiquetamos. Marcamos. Rotulamos. Deshumanizamos. "Estamos mejor sin ellos". Animalizamos al enemigo. Ya sea hutu o tutsi. Judío o cristiano. Armenio o gitano o rohingya. Alguien, sin saber muy bien por qué, parece sobrar.  A menudo se utilizan eufemismos para esconder intenciones: referirse a sus “objetivos” como "limpieza étnica", "purificación", o "contraterrorismo". 

Adoctrinan falaz y machaconamente a la población con irracionales miedos, desplegándolos astuta y hábilmente contra el “elegido” grupo de víctimas.  Y se enhebran en el ínterin procederes de matanzas diversas: organizado, burocrático e industrial cómo el de los nazis en el Tercer Reich, una excepción. La organización de grupos, de todas formas, suele ser informe o descentralizada (bandas terroristas, por ejemplo). Y, por supuesto, los llamados escuadrones de la muerte del Gran Leviatán especializados en el asesinato masivo. De población campesina, por ejemplo.

"Si no los matamos, nos matarán"

El chivo expiatorio, hallado. "Si no los matamos, nos matarán", toda la cruel tramoya se disfraza como falsaria y victimista defensa propia. En tantas ocasiones, los actos de genocidio se disimulan bajo el maquillaje de la contrainsurgencia cuando existe un conflicto armado o una guerra civil en curso. Y dilatando inflamable combustible, insidiosa verborragia del Poder. Propaganda de absurdo e injustificado odio contra una parte de la población que convive contigo. Y hasta hacía no mucho, razonablemente bien.

Derechos humanos básicos del grupo de víctimas, paulatina y sistemáticamente abusados ​​a través de ejecuciones extrajudiciales, tortura y desplazamiento forzoso. Las masacres no tardarán en llegar. Se van aguzando los cachicuernos alfanjes y desmembrado los cadáveres. Y preparando la “joya” de la corona: la violación como feroz arma de guerra para alterar genéticamente y erradicar al otro grupo “enemigo”. Además de insuperable humillación, las violaciones masivas de mujeres y niñas se han convertido en una de las más desalmadas características de todos los genocidios modernos.

El malvado siempre intentará ocultar el mal hecho

Y por supuesto, la negación. Algo te dice, o al menos te susurra, hijo de la grandísima puta que perpetraste semejantes horrores, que no actuaste bien. Se llama Bien y Mal, tan sencillo y tan complejo como eso. Deviene postrera etapa, perdurando durante todo el tiempo, siempre tras el perpetrado genocidio. Es uno de los indicadores más seguros de próximas y avecindadas masacres genocidas.

Los autores del genocidio dragan las fosas comunes, carbonizan los cuerpos, intentan encubrir la evidencia e intimidan a los testigos. Niegan haber cometido delito alguno y, muy a menudo, culpan de lo sucedido a las víctimas. Bloquean las investigaciones de los innúmeros crímenes y continúan gobernando hasta que son expulsados ​​del poder por la fuerza, cuando consiguen, como las ratas que son, huir al exilio. Cuando esto, milagrosamente, llega a suceder.

Excelente paráfrasis de Alba Lobera

Utilizando estos diez pasos, la excepcional Alba Lobera (colaboradora de ECDE), en su canal de YouTube, Mundo Viperino, lo borda. El nuevo chivo expiatorio, la futura víctima propiciatoria: el no "vacunado". Glosando certeramente la antedicha decena de ciclos del espanto. Estamos a tiempo, todavía, de evitarlo. Luego, cuando el tiempo transcurra y ciegue y alucine, al menos no digas que todo aquello fue un sueño. Memento Kavafis. En fin.

Alba Lobera: el genocidio en la ingeniería social