El 24 del mes pasado se inició la ofensiva Rusa sobre territorio de Ucrania, venía precedida esta invasión por una actitud de amenaza disuasoria, con despliegue de tropas,  sobre el Gobierno de Ucrania.

En aquel momento se nos dibujaban tres escenarios posibles, el primero invasión parcial de Ucrania, con apoyo total de la OTAN al Gobierno Ucraniano, un segundo escenario, con  apoyo limitado de EEUU, OTAN y UE, a  Ucrania  y el tercero  que  con los primeros compases de la invasión, el Presidente Zelenski, rindiese sus armas y se aviniese a una negociación para evitar una masacre entre sus ciudadanos.

Tristemente para el pueblo Ucraniano se ha dado el peor escenario que ha sido una combinación de estos y resultando tremendamente costoso  en vidas fundamentalmente y secundariamente en el aspecto económico.

El escenario resultante, no ha detenido la invasión de Ucrania, las regiones del Dombass están ampliadas en territorios controlados por Rusia, Los territorios de Doneskt y Lugansk han sido reconocidos por  Rusia como Repúblicas independientes,

 Los daños en vidas humanas son incalculables, los daños económicos  sumergirán a Ucrania en una caída del PIB y  a sus habitantes sometidos a todo tipo de privaciones.

 Cabe preguntarse como se ha llegado a este escenario indeseado. El Presidente Putin advirtió de  que se le debían dar garantías de que Ucrania no entraría en la OTAN. Esto fue menospreciado por EEUU y los dos corifeos de turno, los cuales no supieron medir la capacidad de defender el planteamiento geopolítico de Putin. Por otro lado Zelenski inocentemente pensó que  EEUU le iba apoyar con todo su arsenal, pero no ha sido así. Los Gobernantes de Estados Unidos Y Rusia tienen por costumbre organizar guerras en los territorios de otros, donde ellos no emplean sus soldados pero si venden su armamento, su petróleo y demás recursos energéticos.

El Gobierno de la UE con la Señora Von der leyen a la cabeza con su pareja de baile, el Señor Borrell  teniendo que desdecirse de cada cosa que ha dicho. Todos ellos han dado muestras de una ineptitud total como gobernantes y deberían presentar su dimisión.

 No han conseguido detener la invasión de Ucrania, han impuesto a Rusia unas sanciones que ya están siendo más gravosas para los europeos, han conseguido que el gas, el petróleo y sus derivados estén en precios desmesurados y además y fundamentalmente han hecho el ridículo ante el mundo entero, prometiendo apoyo y defensa a Ucrania,  dejando a al pueblo Ucraniano a los pies de los caballos

El presidente Zelenski ya ha reconocido públicamente ante la OTAN y ante sus ciudadanos que Ucrania nunca podrá pertenecer a la OTAN.

Hay que reconocer que si en la UE ha habido alguien haciendo esfuerzos para parar esta guerra, ha sido el Presidente  Francés  Macron. Ha hecho de intermediario reuniéndose y conferenciando con Putin, promoviendo reuniones en el formato de Normandía.

 Mientras tanto otros presidentes, como Sánchez, cambiaban de opinión de un día para otro en función de como sonaba la música, un día tocaba no entregar armamento pero al siguiente si se prometía, para a continuación decir que solamente  lo sería  bajo el paraguas de los fondos de la UE.

 Rusia ha conseguido sus objetivo político, el primero Ucrania no entrará en la OTAN, el segundo Crimea no será devuelta a Ucrania, y tercero las repúblicas de Donetsk y Lugansk son independientes y suponen una pérdida territorial para Ucrania. A Putin no le importa que los objetivos tácticos no se hayan conseguido en su totalidad, la maniobra estratégica si ha servido para disuadir a los ucranianos y a sus mal llamados aliados de que no podían ganar el envite Ruso.

Ahora solamente nos queda por saber cuánto va a durar la agonía del pueblo ucraniano .El empecinamiento de su presidente en reconocer su incapacidad para resolver el problema , mientras los EEUU y la UE le sigan animando a combatir, solo sirve para  que mueran más Ucranianos, la solución no está cerca.

El Presidente Biden ha demostrado su incapacidad para ser el líder que se esperaba, ha animado al pueblo Ucraniano a enfrentarse a Rusia con una promesa que sabía que no podía cumplir, Ucrania en la OTAN. Su juego geopolítico de debilitar a Rusia ha resultado muy peligroso, EEUU si ha hecho el negocio vendiendo armas, gas natural y petróleo de fracking.

Rusia no sale debilitada, recordemos que ha contado en todo momento con el apoyo de China. Después de esta guerra de Ucrania, asistimos a una pérdida de prestigio de los EEUU y la UE, ya que han conseguido con su nefasta gestión que China y Rusia sellen una alianza de intereses que hasta ahora no tenían.

Parece que volvemos, geopolíticamente hablando, a un mundo bipolar pero en este caso con una supremacía comercial y de recursos naturales en el Bloque Rusia –China.

 Lo mejor que podrían hacer Los Gobiernos de EEUU, la UE y la Alianza Atlántica es mantenerse al margen, no echar más leña al fuego, dejar que Zelenski se reúna con Putin, y entonar el ¨mea culpa¨. Con esto se conseguiría detener las muertes de ucranianos y que Zelenski vea que su obsesión por unirse a la OTAN, ha llevado a su país a una Guerra imposible de ganar.

La principal virtud de un gobernante, ya lo dijeron Sunt Zu y Maquiavelo, cada uno en su época. ¨ La mejor guerra es la que se gana sin enfrentamientos .En este Caso los políticos no han estado a la altura de las circunstancias.

Otros políticos como Gorbachov, Yeltsin, Reagan, Clinton  y Trump actuaron como lideres para sus naciones buscando lo mejor o lo menos malo para sus países.