Ingredientes para elaborar mantequilla en casa

  • 500 ml de nata líquida grasa, 1/2 cucharada sopera de sal, agua

Cómo hacer mantequilla en casa

Tal y como nos explicaron, lo más importante para hacer mantequilla en casa es la calidad de la nata por lo que debéis elegir la mejor que podáis, porque el resultado se nota y mucho. Con la nata puesta en el vaso de la batidora, -mejor si usáis una Kitchen Aid o un robot de cocina con varillas amasadoras-, la tendréis lista en un momento. Os recomiendo nata extra grasa o al menos de 35% MG.

El primer paso es poner la nata en el vaso y comenzar a batir, primero despacio y progresivamente aumentando la velocidad. En pocos minutos, lo primero que ocurrirá será que la nata se montará, pero si seguimos batiendo, -unos diez minutos serán necesarios- pronto se separarán el suero de la leche y la mantequilla, quedando claramente diferenciados.

Una vez tenemos la mantequilla separada, comenzamos a trabajar con ella para refinarla. Para ello lo mejor es utilizar un par de paletas de madera con las que aplastamos, doblamos y removemos la mantequilla, de forma que va escapando de su interior el suero que pueda tener atrapado. Es el momento ideal para probar y rectificar de sal, aprovechando que la mantequilla está muy blanda y manejable. Fijaos en la imagen cómo al mover y aplastar la mantequilla, primero se hace una pasta y después empieza a salir el suero.

Después, eliminaremos ese suero, (o lo guardaremos para preparaciones de repostería) y añadiremos agua fría para lavar la mantequilla. Una vez lavada la mantequilla casera con el agua, volvemos a trabajar presionando con las maderas para volver a eliminar el agua o algo más de suero, repitiendo dos o tres veces el proceso para quedarnos con la mejor mantequilla casera que hayamos probado jamás.

De los 500 ml de nata líquida, obtendréis aproximadamente 170 g de mantequilla casera. El proceso con las paletas de madera se puede hacer también poniendo la mantequilla sobre un colador y presionando con el dorso de una cuchara para que salga el líquido, ya sea el suero al principio, o el agua de lavar la mantequilla al final del proceso.

 

Degustación

La mantequilla es uno de los ingredientes más utilizados en todas las cocinas, tanto para tostadas en desayunos como para ser utilizada en frituras y elaboraciones de salsas. Ahora que sabéis cómo hacer mantequilla en casa con esta receta irlandesa, no dejéis de probarlo para descubrir el sabor de los productos caseros.