Kiko Matamoros visitó este sábado el Deluxe para despedirse de los espectadores después de 8 años como colaborador de Sálvame. El hasta ahora tertuliano de Telecinco aseguró estar "agotado" de todo lo que suponía su trabajo televisivo y desveló los verdaderos motivos de su adiós, así como su nuevo rumbo laboral. 

"La gota que colmó el vaso fue el enfrentamiento que tuve con Mila Ximénez, pero evidentemente ha habido muchos más enfrentamientos de ese tenor y mucho más gordos antes y no me he ido. Me voy porque estoy agotado de esta historia, no tengo ilusión ni pasión por el trabajo que estoy haciendo y eso es una puerta abierta a la infelicidad", declaró Matamoros.

 

El televisivo confesó haber perdido la ilusión "por muchas circunstancias", pero especialmente por los enfrentamientos públicos con sus hijos y con su mujer: "Han sido cosas psicológicamente muy duras. Ha sido ahora al cabo de un año o año y pico cuando empiezo a notar la carga. Me ha marcado mucho y me ha producido cierto rechazo a la actividad que estaba desarrollando". 

 

Kiko Matamoros en su despedida
Kiko Matamoros en su despedida

 

Pese a que contó que "los enfrentamientos continuos con compañeros" también han contribuido a este rechazo de Matamoros a su trabajo en Sálvame, el televisivo quiso hacer especial hincapié en que "no culpo a nadie de la decisión que he tomado, la tomo yo porque me da la gana y nadie me ha presionado para que me vaya".

Matamoros aseguró que en otro momento aparcó la decisión de abandonar el programa "porque económicamente me puede resultar más confortable estar aquí", pero ahora piensa que no le compensa porque "llevo 4 años con el sueldo embargado ya que debo más de un millón de euros a Hacienda".

Los nuevos retos de Kiko Matamoros tras dejar Sálvame

Sobre su nuevo futuro laboral, Matamoros confesó tener "dos ofertas que no tienen nada que ver con la televisión, aunque sí con los medios de comunicación, y lo que estoy valorando es si eso me hace feliz o no".

Una de ellas está muy encaminada, ya que "me hace feliz. Es para hablar de fútbol y política, que es lo que me gusta". Sin embargo, lo que más ilusión le haría en la vida, confesó, sería "tener un club de jazz, me haría inmensamente feliz".