NOTA DE PRENSA DE LA PLATAFORMA MILLÁN ASTRAY

Desde la Plataforma Millán Astray deseamos manifestar nuestra más enérgica repulsa a la iniciativa torticera emprendida por el concejal socialista del Ayuntamiento de Madrid, Don Ramón Silva, que pretender someter a votación en el Pleno de este Martes el cumplimiento a lo ordenado por la Justicia en cuanto a la reposición de la Calle del Fundador de La Legión en la Capital de España, como se puede ver en el siguiente enlace:

https://www.europapress.es/madrid/noticia-psoe-lleva-pleno-proposicion-evitar-devolver-nombres-franquistas-calles-20210627103031.html

En concreto, llevará al Pleno la siguiente Proposición para su votación:

Dice dicho concejal que la Justicia ha rechazado dichos cambios por “motivos formales”, lo cual es absolutamente falso. Don Ramón Silva miente deliberadamente y por ello debería dimitir porque no es admisible que haya un mentiroso compulsivo como él que represente a los madrileños.

La sentencia nº 248 del 2021 del TSJ de Madrid, sección 2ª,  deja bien claro que la calle General Millán Astray tiene su origen en el Callejero de Madrid en el periodo 1923-1924, mucho antes de la Guerra Civil Española, en base a los méritos concurrentes a su persona por su intervención en la Guerra de Filipinas, por haber sido el Fundador de la Legión Española, así como por sus heridas en combate (todo ello reflejado en la Toponimia del cronista Oficial de Madrid Don Miguel Ángel Aparisi), reconocimientos que ninguna relación podían tener, obviamente, con la exaltación del levantamiento militar, la Guerra Civil y la Dictadura.

Por otro lado, el mencionado concejal socialista califica a Millán Astray como “militar falangista”, lo cual acredita de nuevo su ignorancia supina de la Historia y su espíritu odioso y revanchista.

Es evidente que el Grupo socialista en el Ayuntamiento de Madrid precisa de apoyo pedagógico en lo que es el conocimiento de la Historia, como acreditó recientemente la posición sectaria de su portavoz Don “Pepu” Hernández frente a Don Andrés Trapiello, por lo que esta Asociación de Veteranos Legionarios y Simpatizantes se ofrece a dar a los miembros de ese Grupo municipal un curso sobre la vida y obra del Héroe que fue, es y será siempre, el General Millán Astray, para que así dejen de hacer el ridículo más impropio.

En cuanto a la acusación de “represor” contra el General Millán Astray que realiza Don Ramón Silva, es una calumnia más de un ignorante concejal, que sería incapaz de citar un solo caso de represión del Fundador de La Legión, que se dedicó durante la posguerra a salvar la vida a decenas de condenados a muerte como por ejemplo los intelectuales Don Diego San José y Don Leopoldo Bejarano, por citar sólo dos ejemplos.

El uso de la palabra “represor” debería ir destinado a los socialistas que durante la Guerra Civil atentaron contra la vida de las Hermanas del General Millán Astray, Doña Pilar y Doña María, que sufrieron todo tipo de vejaciones durante su cautiverio en zona roja sólo por ser hermanas del Fundador de La Legión, como ha demostrado el secretario de esta Plataforma en un artículo publicado recientemente en prensa nacional.

https://www.abc.es/opinion/abci-guillermo-rocafort-hermanas-millan-astray-y-memoria-historica-bajo-perspectiva-genero-202006260949_noticia.html

A nuestro juicio, demasiada magnanimidad y benevolencia demostró el Fundador de La Legión tras la Guerra Civil porque él era un Alma insuflada de reconciliación, de paz y de perdón, ejemplo de caridad que nos ha permitido a los Veteranos Legionarios el sobrellevar el proceso de escarnio al que lleva siendo sometido durante larguísimos años. El General Millán Astray se dedicó sustancialmente durante la Guerra Civil a la Creación y Dirección del Cuerpo de Mutilados por la Patria, que fue una organización benéfica que sin coste para el Estado, pues todos sus activos y edificios fueron donados y los voluntarios que tenía eran altruistas, se dedicó a asistir con gran dedicación y esfuerzo a los miles de heridos que causó el enfrentamiento fratricida, y cuya labor social está todavía hoy aún pendiente de ser reconocida por la Sociedad española.

En cuanto a la “Maestra Justa Freire”, la sociedad madrileña debe saber que fue una de las responsables en la evacuación de niños del frente de Madrid a la zona de Levante, de los que un contingente formó parte de los miles de niños españoles (3.000) enviados a la Unión Soviética sin la autorización de sus padres, sólo por seguir así las consignas de una campaña propagandística de trasladar que la Unión Soviética era un paraíso de acogida para niños, cuando la realidad es que aquello era un verdadero infierno de hielo, en especial para los propios rusos que allí vivían sometidos a un régimen pavoroso.

Es obvio que dicha Maestra NO merece esa calle por formar parte del entramado de las desapariciones, deportaciones forzosas y el desamparo de miles de niños españoles arrancados de las manos de sus padres por una mera macabra campaña publicitaria.