El semanario esloveno Demokracija me ha preguntado por la campaña contra el gobierno de su país. Los otros entrevistados han sido Mariann Őry (Hungría), Peter Tase (EEUU) y Cvetin Chilimanov (Macedonia). Demokracija ha formulado dos preguntas.

¿Por qué Polonia, Hungría y Eslovenia han sido atacadas por los medios de comunicación de la izquierda europea?

¿Qué o quién cree que está detrás de estos ataques?

Álvaro Peñas, El Correo de España:

Como dice Viktor Orbán, la política europea ha colocado el centro en la izquierda, por lo que cuando un gobierno hace una política de derechas o conservadora se le tacha inmediatamente de extremista. Las políticas del grupo de Visegrado en materia de inmigración ilegal, apoyadas también por Eslovenia, ponen a todos estos países en el punto de mira de la izquierda y se cuestiona toda su política. Los medios de comunicación han presentado a Polonia como un régimen ultracatólico que persigue a los homosexuales y a Hungría como una dictadura. El primer ministro esloveno, Janez Jansa, está siendo atacado por defender los valores conservadores y por su amistad con Orbán, que los medios de comunicación ven como una prueba de radicalidad. Lo cierto es que estas campañas de fake news pretenden minar la credibilidad de estos gobiernos e influir negativamente en los votantes de sus países. 

Si se observan las distintas campañas realizadas contra estos países, siempre se encuentra el mismo patrón. Denuncias de ONG de izquierdas, apoyo de los medios de comunicación a estas denuncias y una resolución que condena la violación del Estado de Derecho en la UE. La cuestión es quién dirige a estas ONG, a estos grupos de la “sociedad civil” que a su vez influyen en los medios de comunicación y, en última instancia, provocan la reacción política en los despachos de Bruselas. Esta es la forma de actuar de George Soros. Su dinero financia cientos de ONG, compra medios de comunicación, pone candidatos en el Tribunal Europeo de Derechos Humanos y promueve a políticos en la Comisión Europea. Su enfrentamiento con Viktor Orbán, que echó a la Open Society de Hungría, y su agenda globalista totalitaria son el motor de todas las iniciativas contra los países que no están dispuestos a vender sus valores y su soberanía nacional.

Mariann Őry, redactor jefe y editora de política exterior en el diario Magyar Hirlap (Hungría):

Está claro que los países con gobiernos conservadores, que aplican políticas soberanistas y velan por sus intereses nacionales, suelen ser el blanco de las élites liberales de la UE y sus medios de comunicación. Sus verdaderos motivos se ocultan a menudo tras las explicaciones jurídicas, pero es evidente que tienen razones políticas, ideológicas o diversos intereses económicos. Cuando se trata del Estado de Derecho, muestran un doble rasero y, debido a la presión política sobre algunos países, se les acusa de los mismos problemas que, en el caso de los “viejos” Estados miembros, se ignoran por completo.

Hay una red de ONG, centros de investigación y lobbies que persiguen objetivos ideológicos. En muchos casos, presionan por los intereses de las grandes empresas.

Peter Tase, periodista independiente y especialista en relaciones internacionales (Estados Unidos):

La influencia de la contrainteligencia rusa y el creciente nacionalismo de la UE están provocando un cambio, separando artificialmente a tres países centroeuropeos (Eslovenia, Hungría y Polonia) del resto de Europa. La UE ha complicado aún más las cosas, puesto que las reglas del mercado único no se están cumpliendo y la atenuación de la pandemia del virus chino ha sido un fiasco en todo el continente. Por otro lado, Polonia, Hungría y Eslovenia han hecho un magnífico trabajo de vacunación de su población y han continuado con políticas de impulso al crecimiento económico.

Las corrientes nocivas, como las reuniones de Bilderberg y el multimillonario estadounidense George Soros, son fuentes negativas de influencia en los medios de comunicación europeos y ejercen una gran presión para promover una imagen negativa de Eslovenia, Polonia y Hungría en los medios internacionales y en los periódicos europeos.

Cvetin Chilimanov, periodista macedonio:

Hungría, Polonia, Eslovenia y otros países de Europa del Este son ejemplos para los demás países europeos de que hay otro camino. Hay otras formas de hacer las cosas. Que el estado no tiene que dejar las regiones industriales al deterioro y al desempleo. Que los centros de las ciudades no tienen que estar restringidas por la policía o que no sea seguro caminar por la noche o durante la mayor parte del día. Que es posible reforzar las fronteras (Hungría, Eslovenia) o establecer un sólido programa de inmigración (para los ucranianos en Polonia y, hasta cierto punto, para los inmigrantes balcánicos en Eslovenia) que sigue beneficiando al país de destino porque los inmigrantes están bien integrados y tienen que encontrar sus empleos y mantenerse a sí mismos, no vivir de los programas de beneficencia. Básicamente, Budapest, Liubliana y Varsovia han avergonzado a Bruselas, Washington, Londres y Berlín porque son seguras, porque sus economías son dinámicas y porque el público sigue siendo patriótico.

Debido a su trágica experiencia con el comunismo, estos países están imbuidos de un fuerte escepticismo hacia las ideologías que se les imponen desde un centro de poder radical y lejano. Por eso se resisten a la introducción de políticas verdes o a los experimentos en el sistema educativo creados por burócratas que quieren nacionalizar la educación de los hijos o redefinir culturas enteras, socavar los valores familiares y la iglesia, y convertir a los agricultores, trabajadores y empresarios en habitantes de cubículos o surfistas de sofá. Aunque Occidente sigue siendo más rico que Oriente, es evidente que los países occidentales han perdido gran parte de su orgullo y sentido de pertenencia. Algunos políticos de los países occidentales señalan con orgullo los ejemplos de los países del Este para demostrar que las cosas pueden cambiar y que el declive puede invertirse. Esto hace que los poderes políticos de izquierda se sientan amenazados y reaccionen contra cualquier país que muestre que un camino diferente es posible.

Es un extraño giro en la historia que las políticas radicales y perjudiciales que antes venían de Moscú se expongan ahora en Bruselas y, bajo presidentes democráticos, en Washington. Estos mismos centros de poder están aparentemente en manos de círculos burocráticos no elegidos, aunque el responsable nominal provenga de un partido de derechas, que organizan campañas mediáticas contra países de derechas como Hungría, Polonia y Eslovenia.

El plan de estas críticas suele ser el mismo: se ataca a los líderes de estos países siguiendo las mismas líneas, las noticias son tan idénticas que, si se omiten los nombres del “líder autocrático de la derecha” y del “carismático y moderno activista de la oposición”, se tiene la sensación de estar leyendo el mismo artículo una y otra vez.

La historia ha enseñado a los pequeños países de Europa del Este los peligros de los centros de poder extranjeros, especialmente los que tienen agendas y designios antihumanistas, y les ha enseñado a valorar su soberanía y su capacidad para protegerse. Es obvio que la izquierda (o su encarnación actual en el color rojo-verde-arcoíris al que han llamado liberalismo) se toma en serio lo de agarrar, tomar y mantener el poder. Y creen que cualquier país que no les siga ciegamente es un objetivo justo para el cambio de régimen y una revolución de color alimentada por las noticias sesgadas de un pequeño círculo de “periodistas” activistas al servicio de un pequeño grupo de medios de comunicación. Después de la presión diplomática impulsada por la ideología vienen los empresarios que, aunque también están motivados por la ideología, ven fáciles beneficios futuros en aquellos países en donde controlan el gobierno y proporcionan parte de la financiación de las protestas, los artículos tendenciosos y las operaciones generales de cambio de régimen. A expensas de su considerable riqueza, algunos multimillonarios activistas deben haber desarrollado un complejo de Dios después de pasar décadas rodeados de nada más que compinches y diplomáticos dispuestos a destrozar países enteros para su propio beneficio y diversión. Pero al igual que cualquier otro gran plan similar para cambiar esta parte de Europa en el pasado, éste seguramente fracasará, y la pregunta sigue siendo cuánto daño sufrirán mientras tanto los países objetivo al tratar de mantener su independencia y evitar la agitación política, las crisis económicas y políticas, y la propagación de ideologías dañinas y radicales.