El gobierno Social-comunista con el apoyo de los golpistas y demás enemigos de España, viene realizando una serie de políticas que van en contra de la España vacía. Naturalmente cuando hay campaña electoral o un foco mediático, alardean de favorecer a la España vacía. Cuando es justo al contrario. Estas políticas son:

  1. El dejar de considerar al lobo como especie cinegética. Esto es un gasto extra y un perjuicio importante para la ganadería extensiva de Madrid hacia arriba. Puesto que tendrían que invertir en medidas preventivas ( mastines, cercados, pastor eléctrico..), a parte de estar pendientes del ganado y evitar que pase la noche en el monte. Indemnizaciones por daños a la ganadería insuficientes. Para decidir está medida “ideológica”, se tienen que reunir todas las comunidades, ya me dirán que tienen que decir autonomías como: Murcia o los archipiélagos, en esta medida. Una razón más para la inutilidad de nuestro nuestras taifas autonómicas.
  2. El ministro de consumo, Sr. Garzón, a la sazón comunista fetén; con lo cual con muy buen salario y una vida laboral raquítica, fuera de las nóminas de la política. Se le ocurre la genial idea de incitar el menor consumo de carne roja. Las ya de por sí, escasa rentabilidad de las explotaciones, se añade los comentarios perjudiciales del Ministro de Consumo. Esta medida también perjudica a la caza, al ser considerada carne roja. Ya que es una fuente extras de ingresos la venta de la carne y su posterior comercialización.
  3. Por motivos igualmente “ideológicos”, se perjudica la caza y al toro de lidia. Bien suprimiendo o, al menos minimizando los eventos taurinos y aflorando una prensa negativa tanto para la práctica cinegética como para los festejos taurinos. Causando notables perjuicios para la economía rural asociada a la caza y a la tauromaquia.
  4. La subida del salario mínimo. Esta medida es perjudicial para la economía en general. Así lo manifestó el Banco de España, al perderse 145.000 empleos en el 2019, cuando se produjo la subida del SMI del 22%. Que naturalmente no se le ocurrió subir los salarios bajando impuestos, puesto que cualquier empresario paga alrededor de un 32% más aparte del salario bruto. Y los impuestos del trabajador: IRPF, contingencias comunes y cotizaciones a desempleo y formación. Subidas lineales de salarios sin estar sujetas a productividad, produce que explotaciones pequeñas de árboles frutales se eliminen por otro tipo de plantación con menor mano de obra. Luego la medida es perjudicial, al haber menos trabajo, para las personas que en principio quería beneficias.
  5. La ministra de trabajo y economía social, Yolanda Díaz, quiere suprimir el contrato temporal de obra y servicio. Pues ya me dirá la señora ministra cómo va a recolectar una cosecha agrícola una empresa pequeña o unas casas rurales que tienen más clientes en verano.
  6. La subida de impuestos: cotizaciones sociales a empresas o autónomos. La subida de la luz, que en estos días está en precio récord kW. Subida de los impuestos al carburante, especialmente el diésel (principal combustible de la maquinaria agrícola). Aquí, hay que mencionar, que en Extremadura (donde no hay contaminación, ni nada parecido), la Junta subvenciona coches eléctricos y casualmente, el único coche eléctrico es el del ayuntamiento, sobre todo pequeños. Al que han tenido que hacer una toma especial para su recarga, ante la falta de electrolinera cercana y su escasa autonomía. Otro dispendio totalmente sin sentido para pueblos pequeños y sin contaminación. La futura tasa por circular por autovías. Que llevará aparejada perjuicio para los negocios rurales.
  7. Aumento de las inspecciones a los autónomos y pymes de la España vacía, para “rascar” más aún a la España productiva para mantener la cantidad ingente de succionadores de los escuálidos recursos públicos.
  8. Aumento de los “huertos solares”, en zonas productivas de regadío. Mientras los tejados de los edificios públicos siguen sin aprovecharse de las placas solares, que estarían en ciudades con gran demanda de energía eléctrica. Han ido poniendo por toda la península: placas solares y molinillos eólicos, degradando el paisaje, sin un abaratamiento de la electricidad; sino todo lo contrario. Siendo un claro perjuicio para las empresas de distribución de productos hortofrutícolas, por las cámaras frigoríficas y también, para el turismo rural.
  9. La derogación del plan Hidrológico Nacional de Aznar y que el actual gobierno ni se plantea, y por supuesto los golpistas catalanes detectan al apropiarse del Ebro. Con lo que esté defenestrado plan, mitigaría las sequías cíclicas del Sur de España y aprovecharía mejor los recursos hídricos.
  10. Acuerdo Euromediterraneo por el que se crea una asociación de libre comercio entre Marruecos y la UE. Estos acuerdos no los veo ventajosos para los intereses agrícolas españoles. Por ejemplo, en Marruecos están autorizados unos productos fitosanitarios que en España no, con lo que consiguen abaratar los costes de producción. Pero a la hora de llegar el producto al consumidor final no se exige la misma sanidad alimentaria. Con lo que se produce un perjuicio para los agricultores españoles. Este acuerdo está pendiente de un recurso del frente Polisario, por los derechos humanos y el aprovechamiento de estos productos que se producen en suelo saharaui y que se transporta a inmensos frigoríficos hasta la frontera marroquí, para su clasificación y distribución por la UE.
  11. La gota que colmara el vaso, es el propósito de Marruecos de poner 5.000 ha de regadío. Aprovechando los acuíferos de la zona. Marruecos ha saco a licitación tierras agrícolas para alquilarlas a largo plazo, de entre 7 y 40 años, a bajo precio. En años anteriores y no parece que vaya a cambiar con estas 5.000 nuevas ha. Primando el atraer agricultores españoles, más que el dinero del alquiler, conocedores de todos los secretos del cultivo del tomate principalmente, pero también de la fresa, sandía, melón, pepinos, naranjos, olivares en intensivo y superintensivo, alfalfa, etc. Que encima podrán exportar sin complicación a la UE y con aranceles cero la los Estados Unidos, gracias a ser un aliado preferente americano en detrimento de España. O sea, que a base buenas perspectivas económicas ha importado y seguirá importando cientos, quizá más, expertos agricultores con experiencia en sacar rentabilidad a cada centímetro cuadrado de tierra y cada valiosa gota de agua. Además de especialistas en clasificación, almacenaje y logística de productos agrícolas. Aquí en España a base de impuestos, cortapisas y falta de rentabilidad impulsa a españoles cualificados en la materia, creadores de riqueza y trabajo a emigrar a nuestro enemigo del Sur. (También un poco de patriotismo, ya sabemos que el dinero prima, pero hasta el punto de irte a crear negocios que arruinaron más aún al campo español y enriquecerás al enemigo natural de España) Mientras nosotros nos llegan miles de inmigrantes niños, braceros, delincuentes Indultados de las cárceles, etc…el negocio es tremendo. Por estas razones la España vacía, aumentará y cada vez más empobrecida por toda y cada                                una de las razones expuestas. Por todo ello, yo mandaba a la Ministra de Trabajo y economía social, Yolanda Díaz, y a la Ministra para transición ecológica y el reto demográfico, Teresa Rivero, a sendos “master” de verdadera lecciones de la España Rural. Para que aprendiera lo que es una nómina, fuera de los generosos sueldos públicos que ostentan, aparte del enorme piso de Yolanda Díaz (pagado por todos, como fiel representante de la izquierda caviar)  y las dificultades para sacar adelante una pyme o una cooperativa en la España vacía. Para ello, podrían ir aprendiendo trabajando, aunque solo fuera unos días, en la recolección y/o el cultivo, empezando por la fresa Huelva, continua por los invernaderos de Almería y Murcia, espárrago y fruta en las Vegas del Guadiana, el melonar y la vendimia manchega, los campos de naranja en Valencia, ganadería extensiva en diferentes regiones incluido pastos de alta montaña, olivares del Sur, hasta arándanos en el Norte, etc….En cada lugar que estuviese trabajando se le sellaría una cartilla del Máster real de la Economía de la España Rural, a modo del camino de Santiago. Así la ministra de Trabajo, tendría un máster real y no los “fake” que ostenta.