Este irreverente escritor --y creo que muchos españoles más—nos enteramos diariamente de hechos como estos: la policía,  ha cumplido con su deber, detenido a criminales, terroristas, violadores, etc.,  aplaudimos  y se alegra el corazón  pero, os decimos: ¡Muy bien! …¿y qué?  

O de que los Jueces condenan a esos criminales, terroristas y violadores, etc.,  y seguimos  pensando: ¡Muy bien!... ¿y qué?

Igualmente, de que VOX presenta sus reclamaciones en  los juzgados contra los gobernantes  canallas y miserables que están destruyendo España a ciencia y conciencia y  los  Altos Tribunales les dan la razón… y seguimos diciéndonos: ¡Muy bien!… ¿y qué?

Lógicamente, siempre  nos viene la siguiente pregunta: ¿Por qué? – Sencillamente porque todos se queda en “títulos” de prensa en temas de tertulia, o en comentarios de bar sin la menor consecuencia…

Ni los asesinos pagan por sus crímenes,--en la Edad Media, cuando había gente inteligente gobernando aplicaban la ley eficaz al mil por mil de: “Muerto el perro se acabó la rabia”--,  ni los canallas separatistas acaban en la cárcel, ni los gobernantes son arrojados de la Moncloa a patadas --o a lo que haga falta--. Todo es un tinglado para burlarse del Pueblo Español.

Los últimos trescientos años, con la política, las instituciones, las riquezas, los gobiernos sometidos todos a las  pautas marcas por la Sinagoga de Satanás han  llevado a la Cristiandad y a las naciones todas a crear una legislación “democráticamente  aprobada” que han ido degenerando la capacidad de razonar de los humanos. El “amariconamiento” intelectual – también somático-- ha vencido a la Lógica y al sentido común.

Lo he ido constatando a lo largo de mis ya largos años de vida. En una sociedad de mente viril difícilmente habríamos llegado a la degeneración de que dan pruebas irrefutables los “legisladores” en todos los parlamentos mundiales y,  especialmente,  allí, donde la degradación  mental y moral brillan más que el sol. Leyes como las elaboradas para imponer eso que llaman LGTBI, o la “Memoria Histórica”,  o los abortos solo son posibles bajo la tutela de la Sinagoga de Satanás.

Me imagino que los lectores del CORREO DE ESPAÑA que,  por despiste, por curiosidad  --mejor si lo hacen porque comulgan con lo que digo--  acabarán bastante hartos de los temas,  incesantemente repetidos en distinta forma en mis escritos, pero no lo puedo evitar.

Me es imposible aguantar sin gritar: ¿Qué esperan los españoles para reaccionar y borrar esa imagen  humillante dada a los extranjeros: la de “un rebaño de borregos”, incapaz de rebelarse contra esa casta de cretinos, descerebrados, memos, zafios, ladrones, corruptos de toda podredumbre, nimios, etc., --podría añadir una retahíla de calificativos, pues en los próximos siglos no podrán repetirse generaciones de “hombres públicos” tan  degenerados,  como las de las últimas nacidas en España-?

¿Cómo puede el pueblo español presenciar esa “mesa de negociación” (el Gobierno la llama “mesa de diálogo” convencido de lo que es --a su criterio y con esa seguridad actúa-- un “pueblo estúpido) sin salir por millones a la calle y,  a patadas,  barrer tanto a los que nos gobiernan como a los chulos independentistas? ¡Si no tienen todos ellos, ni  para media torta!

Desde la antigüedad se sabe que “el chulo, lo es”  hasta que se encuentra frente a un hombre “entero”. El General Batet, conocía muy bien a su pueblo cuando se le encargó  resolver el problema de la recién proclamada “República Catalana” y le tranquilizó  al Jefe del Gobierno…, con algo así como: “No se preocupe esto lo resuelvo yo en diez minutos”, Y acertó…Resistieron el tiempo que tardo en poner a sus hombres frente a la Generalidad de Cataluña.

¡La “República Catalana” tuvo  DIEZ HORAS  de vida! ¡Los “mossos” se rindieron sin disparar un tiro!

Los verdaderos culpables de cuanto ocurre ahora en España, somos los españoles, por consentir la permanencia en el Gobierno  de ese embustero de raza, manipulador  y chulo y de esas féminas que han decidido “engendrar un mundo nuevo”. Se han creído diosas en una España eunucoide, que las ha tomado “en serio”… cuando no dan ni para “un mal chiste”.

Jamás se me hubiera pasado por la cabeza que el pueblo español  o, mejor dicho,  los “hombres”  nacidos en España (menos aun en Castilla)  se iban a “paralizar” si una fémina lo llamaba “machista”. Pues bien, es un hecho: nuestros “machos” le tienen terror a ese insulto y quedan “inmovilizados”, cuando la respuesta debiera ser: “¡Muy honrado y agradecido, señora!”

Estamos a doscientos años de la desmembración de nuestro IMPERIO  y  la Sinagoga de Satanás que gobierna España --al mismo tiempo que el resto del mundo--, ha dado órdenes de aprovechar la ocasión para DENIGRAR A ESPAÑA.

La ingratitud de una minoría de cabritos hispano-americanos, norteamericanos y españoles – al servicio de la bimilenaria asociación satánica—como hoy mismo lo demuestra el Presidente de Méjico nos pagan la  maravilla de la civilización del Continente,  obedeciendo a nuestros enemigos y poniéndose al servicio de la LEYENDA NEGRA  --“invento sajón neerlandés”(sionista)--.

Aunque no lo parezca,  los comentarios de este final del artículo tienen muchísimo que ver con el  tema tratado al principio.