Estuve antes de ayer hablando por WhatsApp con un amigo hasta las dos de la madrugada sobre el tema de que si al comunismo le siguen siempre e inevitablemente las hambrunas. Hablando no, discutiendo más bien, pues mi amigo, que es una buena persona, ha seguido un extraño recorrido ideológico desde el falangismo al comunismo podemita y se enrocó en una postura cerril negándose a reconocer el atraso y las hambrunas que siguen invariablemente al establecimiento de estos regímenes comunistas.
 
Y así, discutiendo y discutiendo, me dió hecho el artículo de hoy. Así que voy a trasladarle a ustedes como se desarrolló esa discusión y los argumentos aportados por cada parte.
 
Mi amigo se negaba a admitir que en Cuba y Venezuela se pase hambre en base a unos oscuros documentos de la FAO, aprobados por vaya a saber usted quien jerifalte comunista, y yo le contesté que por qué entonces estos países sobreviven a base de jineteras y de turismo sexual. A ello me contestó que bueno, pero que no hay hambre.
 
Mi amigo se negó a reconocer el atraso de la URSS y las hambrunas sufridas por los ucranianos. Yo le argumenté el porqué de la necesidad de un muro o telón de acero para que la gente no huyera de los países comunistas hacia Occidente. Y también el estrepitoso derrumbamiento del comunismo y de la URRS en un suspiro.
 
Pero el colmo de los colmos fue el negar que en la China de Mao no hubiese habido hambrunas con millones de muertes. Yo le argumenté diciéndole que Mao, para desviar la atención de este problema, estuvo a punto de entrar en guerra con la URSS con la excusa de unos territorios fronterizos.  Guerra que fue evitada por una mediación del Papa como vemos en la película Las sandalias del pescador. Mi amigo me contestó que yo me había inventado todo esto. Que en que clase de libros me había informado. Yo le contesté que en la historia universal de Plaza y Janés.
 
Me siguió diciendo que China había solucionado el problema del hambre satisfactoriamente y yo le contesté que con una política de hijo único que ha producido un desfase entre el número de varones y hembras con el resultado de que hay 400 millones de Chinos que son pajilleros u onanistas.
 
En cuanto al tema de los jemeres rojos de Camboya le dije irónicamente que los jemeres habían solucionado el problema del hambre asesinando a la mitad de la población y que estos nunca iban a pasar más hambre.
 
En fin, y ya nos venció el sueño y acabó la discusión. Pero esta acabó advirtiéndole yo de que con la deriva decadente en que hemos entrado en este país, la próxima hambruna podría producirse en España, a lo que me respondió que yo estaba como un cencerro, que como iba a haber una hambruna en un país democrático. Ya ven, el colmo del buenismo y de la ingenuidad.
 
No se que clase de lavado de cerebro le han hecho a mi amigo para pasar del falangismo al podemismo, pero ya lo dice el dicho popular, Tiempo de rojos, hambre y piojos.
 
Porque el igualitarismo destruye la motivación de los mejores y el sentido de la competencia. El querer ser lo mejor posible en la vida. El hombre se ve reducido a ser un esclavo del estado y las motivaciones de mejorar desaparecen.
 
Ese es el meollo del asunto, el por qué de que el comunismo nunca va a funcionar y por qué hay hambrunas en el cuando dicen que es el problema que tienen que solucionar y que para eso ha nacido el igualitarismo. 
 
Y no se dejen deslumbrar por el aparente éxito Chino. Aparte de los 400 millones de onanistas que tienen que auto satisfacerse sexualmente, tenemos el caso de la URRS que en los años 60 parecía (por sus éxitos espaciales especialmente) que iba a desbancar a los USA y se desmoronó todo el tinglado de la noche a la mañana. Estoy seguro de que con China pasará lo mismo, que se desmoronará un buen día de estos, de la noche a la mañana. El ser humano no da lo mejor de sí mismo en condiciones de esclavitud, aunque sea el amo el estado.
 
El problema ahora lo tenemos en una España en la que el gobierno social- comunista aliado con las oligarquías del dinero nos están expoliando y llevando el país a la inanición.  
 
Y la hambruna está ya asomando sus garras con enormes colas del hambre ante los servicios de caridad. Creo que en 5 o 6 meses, a pesar de las ayudas europeas, la situación puede volverse insostenible.
 
Pues como expliqué en el artículo de ayer la sangría a la que nos vemos sometidos nos está extenuando hasta el punto de la pérdida de señales vitales.
 
Por ello hay que derribar el gobierno social- comunista. Y la noticia de los 11 escaños de VOX en Cataluña no es tan buena noticia como puede parecer en un principio. Porque el PP resistirá en Madrid, Galicia y otros sitios y se producirá la división de la derecha con la consiguiente perpetuación de Pedro Sánchez en el poder.
 
Y tendremos que seguir asistiendo a la decadencia de España hasta que la hambruna haga explotar la situación. Ojalá la cosa se arregle de una manera incruenta.
 
Este es el panorama que tenemos a pesar del lavado de cerebro a que estamos sometidos por los medios de comunicación "progresistas".
 
Y me voy a trabajar que hoy es Lunes. Tengo mucho que hacer, entre otras cosas enviarle el manuscrito de mi libro escrito hace 20 años Traiciones sunitas, enredos cortesanos y amoríos desdichados, a Álvaro, para que lo lea y a ver si le gusta y me lo publica en su editorial SDN. También tengo que arar y abonar el huerto. 
 
Así que les dejo. Ojalá mi artículo de hoy hiciera ver a los cerriles y recalcitrantes igualitaristas el por qué las cosas no son tan simples como ellos creen, y el porqué un sistema que abole la propiedad privada y la iniciativa individual está condenado de antemano al fracaso y a la hambruna.