Utilidad pública es aquello que beneficia al interés colectivo; o al Bien Común, si lo prefieren. El gobierno tramitará los indultos a los golpistas del 1 de octubre por "utilidad pública". Es decir, considera que ese 'gesto' beneficiará a la convivencia pacífica, a la reconciliación y -en definitiva- al interés general.

Se equivoca. Porque como remarca el Supremo, "no hay atisbo de arrepentimiento". Y como señalan las actas incautadas a ERC, su estrategia de la la 'mesa de negociación' no es más que un juego de trileros -que diría Casado- para terminar en la unilateralidad. Jugar con tramposos siempre es perder. Negociar con desleales equivale a puñalada por la espalda. El gobierno va por lana y saldrá esquilado. Como decía el sabio Julián Marías hace muchos años "no hay que intentar contentar a quien no se quiere contentar".

Si esto es tan evidente, ¿por que el gobierno se empeña en hacerse el hara-kiri? Muy fácil: como señala María San Gil, los indultos son una muestra de la debilidad del gobierno. Son un 'autoindulto', como dice el Supremo, porque supone indultar a quien garantiza tu gobernabilidad. 

Pero no sólo le garantiza la silla; le garantiza la tranquilidad de la silla. Porque ocurre que ERC ha frenado que el gobierno tenga que comparecer para dar cuenta de los últimos escándalos políticos: el manguerazo a los bolivarianos del Plus Ultra, el ataque a la independencia del poder judicial, la crisis de Ceuta o las extrañas maletas de Delcy.Nada de esto ha podido ser debatido en sede parlamentaria porque los de ERC lo han impedido.

Un escudo que el presidente agradece en forma de indultos. Sin exigir arrepentimiento. Sin que los mismos presos lo hayan pedido, sin que haya propósito de enmienda. Más bien lo que hay es una intención manifiesta de seguir tensando la cuerda. Y en pago de esa 'paz social' mínima, retorcemos el Derecho, violamos la Justicia y primamos a Cataluña en el reparto de fondos europeos. 

Es muy difícil hacerlo peor. Porque la supuesta paz comprada no es tal. Y porque el agravio sobre el resto de comunidades es evidente. Pero es que además, es probable que Sánchez esté pagando por adelantado la presunta gobernabilidad de mañana. Se equivoca. Porque los desleales no entienden de acuerdos. Ni firmados ante notario. ¿No es hora ya de que alguien les diga a estos adolescentes malcriados que 'hasta aquí hemos llegado'? La autoridad que no se ejerce, se desprestigia.

El anzuelo del pescador

Cumbre de la OTAN. España aspira a albergar la próxima cumbre de a OTAN, esa que Sánchez rechazó el año pasado por presidir Trump los EEUU. Veremos si en la administración Biden prima más el revanchismo político o la 'realpolitic'

Constitucional bien y tarde. El TC se inclina por declarar inconstitucional el estado de alarma por entender que debía de haber sido un estado de excepción. El millón de multas impuestas -¡un millón!- quedarían anuladas. Una evidencia que llega con más de un año de retraso. Una Justicia lenta es injusta.

El BCE sigue con manguera. A pesar de que la inflación en EEUU se dispara al 5%, el BCE mantiene sus planes de compra de deuda soberana y de inyección de liquidez. Pero la sombra de la 'estanflación' planea sobre el Viejo Continente. Tarjeta amarilla