Francisco Serrano, quien fuera candidato a la Junta por Vox en Andalucía en las últimas elecciones autonómicas del 2018 concurriendo por la provincia de Sevilla y hasta ahora presidente del Grupo Vox en el Parlamento andaluz, ha anunciado este miércoles que abandona el grupo parlamentario, aunque mantendrá el acta como diputado no adscrito, así como que se ha dado de baja del partido de Santiago Abascal, todo después de que la Fiscalía Superior de Andalucía haya formulado una querella contra él por presunto fraude de subvenciones.

Serrano, en un escrito remitido a Europa Press, ha dicho:

"Ante la denuncia a la que tengo que hacer frente, y con el convencimiento de mi inocencia, he tomado varias decisiones que a continuación voy a comunicar. Antes quiero aclarar que en ningún momento me he apropiado personalmente de un solo céntimo de dinero público y que, como no puede ser de otra forma, a lo largo del proceso de investigación que se inicia, resultará acreditada, sin lugar a dudas, mi inocencia.
Como firme defensor del Estado de Derecho considero que debemos facilitar el trabajo de la justicia libre de contaminaciones y soy consciente de que mi pertenencia a VOX, daría lugar a la politización del proceso dañando tanto al partido al que he dedicado tantos esfuerzos como al mismo curso del proceso, generando, de forma interesada un proceso mediático contra mí para debilitar al partido político al que hasta ahora pertenezco.
Por ello, para evitar dañar a VOX y para centrarme en mi defensa jurídica de unas acusaciones que considero falsas, he tomado dos decisiones:
La primera es que he decidido solicitar mi salida del Grupo VOX en el Parlamento de Andalucía y mi inclusión en el Grupo de Parlamentarios No Adscritos, para evitar que la necesaria labor de regeneración que necesita Andalucía y que abandera VOX se vea manchada por las acusaciones de las que estoy siendo víctima.
La segunda, y fundamentada en las mismas causas, es que he solicitado a VOX mi baja como afiliado para que no pueda ser usada mi pertenencia política a esta formación como arma contra el partido.
A partir de este momento, desvinculado de VOX política y orgánicamente, seguiré defendiendo desde el Parlamento de Andalucía los principios que me llevaron a la política y de los que no voy a renunciar en ningún momento, por muchas acusaciones que pretenda promover determinados sectores de la izquierda. Del mismo modo, ejerceré cuantas acciones legales sean necesarias para demostrar mi inocencia"

VOX no ha tardado en negar a Serrano y hace un rato en el mismo Parlamento andaluz, Alejandro Hernández, del grupo parlamentario ha dicho en el parlamento hace un rato que "ese señor no tiene nada que ver con VOX ya". 

Solo le deben el renacer de VOX en la vida pública española y 12 Diputados en el Parlamento andaluz. En fin, los agradecimientos políticos suelen ser así.