Dos años aproximadamente se acaban de cumplir ahora mismo del inicio de las medidas liberticidas e ilegales (dos Sentencias del TC lo avalan) establecidas por el Gobierno de Pedro Sánchez con el apoyo del Parlamento en pleno.
Al confinamiento inicial (a modo de Rito de Paso, con golpe de cazuelas y silbatos, para entrar en la Nueva Normalidad) se sumaron la imposición de las máscaras, la separación de 1.5m, la imposibilidad de juntarse más de 3 ó 6 y los toques de queda.
Para imponer todas estas medidas sin el respaldo técnico y sanitario, y con la prevaricación de algunos TSJ (de nuevo nos remitimos al TC) hicieron uso de los Cuerpos Policiales, CNP y GC.
Bajo la premisa falsa e ilegal de ''la obediencia debida'' (no sabemos si desde los partidos políticos y jueces hacían referencia a una Obediencia Masónica) los mandos dieron órdenes y los agentes obedecieron. Todos ellos, como funcionarios públicos, cometieron ilegalidades reiteradas y constantes, y en algunos casos obscenas y vergonzosas, como el uso de helicópteros o embarcaciones para hacer llamados a la población ''a la responsabilidad'' o dedicarse a multar a personas sentadas en los jardines o playas por estar incumpliendo la ley ( ¿dónde quedó la jerarquía normativa? )
En todo este repugnante contexto socio-politico los ciudadanos se unieron en diversos colectivos: 
- Unión Activa Activa.
- Médicos y Biólogos por la verdad.
- Policías por la libertad y de forma más discreta y anónima Periodistas por la verdad o movimientos más recientes como Oficio Hispánico para la recuperación de la Soberanía Nacional y la regeneración política y social hispánicas.
Respecto a la acción benéfica (honorable y de servicio a los ciudadanos y a sus compañeros) más reciente de Policías por la libertad encontramos:
- La petición al Ministro del Interior de que clarifique legalmente el uso interno de las mascarillas para los agentes, ambiguo y sujeto a la arbitrariedad, tras la eliminación de la obligatoriedad de su uso en interiores.
- Exigir a la Rectora de la Universidad de Valencia que cumpla la ley y que no mantenga la obligación en interiores del uso de las mascarillas hasta final de curso; la misma Rectora que cerró el Centro Ruso de la Universidad (único junto con el de la Universidad de Granada) para que ''Putin entienda lo que no se puede hacer y los rusos se avergüencen exijan su cese''.
Como conclusión, sólo decir que Policías por la libertad, con esta línea de actuación, sentido de la ley y el orden, del honor y de servicio ha consolidado su actuar, justificado su existencia y misión, y puesto en evidencia a muchos políticos y sindicalistas como lo que son.
Muchas gracias a todos los agentes de Policías por la libertad por su servicio a la Patria, cumplimiento de su Juramento a la CE y al Estado, no al Gobierno de turno y menos aún a unas corporaciones farmacéuticas y bancarias globalistas. Dios Nos Asista a todos.