No quieren la monarquía, pero tampoco la república que destruyen como cuando la hubo en España. Sólo quieren la revolución marxista que ya sabemos cómo termina. Consiguieron hacer un referéndum semejante al último de los catalanes para separarse y romper la nación. Una charlotada con la que amenazan que para la próxima vez, va en serio. En algunas localidades ya no les dejaron hacerlo; en otras, fue un fracaso. Así ocurrió en la ciudad valenciana de Burjassot con este cacareado referéndum ilegal. Sólo el 0,007% de la población de la localidad vota en el referéndum por la república promovido por Podemos, Izquierda Unida y el Partido Comunista.

Los burjassotenses dieron la espalda a ese referéndum a la bolivariana yendo a votar menos del 1% del censo municipal con posibilidades de ejercer el derecho a sufragio. En concreto, han participado el 0,007% de la población, es decir, 288 de 38.712 habitantes. La debacle es todavía mayor si contamos con que municipios colindantes como Godella se desplazaron a Burjassot a votar porque carecían de urnas en su término. Un acto que busca dividir y confrontar a la sociedad en un momento delicado alentado por la extrema izquierda y los movimientos independentistas. Ese es su único objetivo. A estos individuos les da igual la forma de Estado que haya, y si hay una, pues pedirán la contraria. Porque eso de llevar la contraria es de lo único que entienden.

La izquierda siempre está dando la nota, sino, no es izquierda. Sale un vídeo en el que se ve a Enrique Santiago, secretario general del Partido Comunista. Con esto ya queda dicho todo. Con su carita de no romper un plato y más falso que la burra de Judas es peor que un cólico miserere del que moría la gente sin saber de qué, en aquellos años. A ver si podemos mandarlo pronto para Cuba o mejor, Corea del Norte. Que se harte del comunismo. (Miserere mei, Domine)

La República o la monarquía que pueden ser en sí mismas tanto buenas como malas, no escapan nunca de las sucias manos de esta infernal gente que las hace ser como son ellos, malas. Ellos son el problema y no la república o monarquía. Y lo mismo que destruyeron la Segunda República que acabó en guerra civil, eliminan la monarquía si ésta se está dando en situaciones normales, porque es la normalidad y la paz lo que ellos son incapaces de soportar. Aman la destrucción y detestan la construcción.

Un total de 81.617 personas han participado en la consulta popular estatal sobre monarquía o república que se ha celebrado este sábado 14 de mayo. En España, en total hay 37 millones de electores, según el censo electoral. La Plataforma Consulta Popular Monarquía o República ha desplegado 724 puntos de votación por distintos puntos de España y 15 ciudades extranjeras para llevar a cabo la consulta, según han informado en un comunicado. En total, de las 81.617 personas, 76.106 votos fueron a favor de la república (93,25%), 4.731 a favor de la monarquía (5,81%) y 780 votos nulos o en blanco (0,94%).

La gente normal, consciente y sensata, no quiere meterse en más problemas porque ya le sobran con los que tiene. En tiempos de desolación, nunca hacer mudanza. (San Ignacio de Loyola) De la crisis sólo viven estas aves depredadoras comunistas, y carroñeras, para hacer de las suyas.

El Emir de Qatar llegó hoy a España, entre toda suerte de elogios. Un pedazo de tío de más de dos metros que, al lado del Alcalde Almeida que le entregó la llave de oro de la ciudad, parecían la una y media. Por otra parte el Rey emérito Juan Carlos I, al que dispensa la izquierda el mismo cariño, anuncia hoy que llegará pronto a España. A la extrema izquierda -que no les gusta la monarquía y lo contrario, tampoco-, se le acumula el trabajo por tanto suscitarlo. Aunque a los comunistas no les hables de trabajar, porque son más vagos que la chaqueta de un caminero. Y los que no -comunistas atípicos-, son multimillonarios y los más ricos que podemos encontrar. A los comunistas háblales de conseguir lo que otros trabajaron, eso sí, pero sin dar un palo al agua. Los comunistas huyen del trabajo como el diablo de la cruz.

La última vez que España votó entre Monarquía o República, fue el 4 de julio de 1978. El Congreso se preguntó cuál tenía que ser la forma de Estado recogida en la Constitución. Juan Carlos I sancionó la Constitución en el Congreso de Diputados, el 27 de diciembre de ese mismo año. La forma política del Estado español, es la monarquía parlamentaria. Art. 1.3 de la Constitución Española.

Mañana día 18, el Emir de Qatar se reúne con Pedro Sánchez y su dividido gobierno de coalición, con la ministra de igual da que anda rabiada con una menstruación dolorosa. Tiene que ser un cuadro digno de ver. Será todo un cuadro, para romper encima de la cabeza de alguien. O de todos.