Es lastimoso escuchar a profesionales del periodismo insultos, para cimentar la opinión que a continuación se dispone a desarrollar, como miserable, repugnante, y nacionalista despreciable; apoyos que no siendo cierto, le retrata con toda nitidez.

Me ha dolido esta mañana escuchar en la emisora Onda Cero, en espacio "Más de Uno", al tertuliano -el único tertuliano- que desde hace varios años había ganado mi respeto y mi admiración.

Me ha defraudado usted, don Arcadi Espada -me figuro que no tiene ni idea de mi existencia y, aunque la tuviera, lo que yo diga, seguro que le tendría al fresco.

Sus descalificaciones a VOX, suponiéndole un partido xenófobo y por ello miserable, repugnante, nacionalista despreciable, al que dadivosamente le otorga el papel; el  único papel al que pude aspirar en esta película nacional, es el de rémora, sin aclarar ¿qué les parece? si a VOX lo considera un pez, un obstáculo, un estorbo, o quizás, pongámonos en lo menos malo, un apéndice positivo para la "derechita triste y cobardica" -esto último es fruta de mi árbol- que le ayude a prosperar al PP en las próximas Elecciones Generales, me lleva a suponer que, como la inmensa mayoría de los tertupolitólogos de este país, lejos de el análisis objetivo, ¡qué lastima! usted también se mueve, además de por "la pasta" que le pagan, por filias y fobias. 

Su actitud de esta mañana, señor Espada, me sirve para recordar el viejo consejo popular que, muy sabio, nos previene que al elegir ídolo a quien adorar, debemos estar seguros de que no tenga los pies de barro.

Los aficionadillos a escribir, como yo, escribimos con el corazón y es por eso que en algunas ocasiones, por desconocimiento gramatical o por confusión de lo que significa una palabra, metemos el remo clamorosamente hasta el fondo, o dejamos nuestras ideas absolutamente ininteligibles.

Ese no es el caso que nos ocupa; el señor Arcadi Espada, sin necesidad de que él, a viva voz detrás de megáfono, enronquezca a grito pelado: ¡soy culto que te cagas! al menos en toda España se sabe que lo es. Entonces, ¿a que vienen esos insultos? Solo encuentro dos motivos: por maldad intrínseca, o porque VOX se le esta comiendo el "relleno de jamón" del bocadillo de Pablo Casado.

Ninguna de las dos posibilidades expuesta aquí por mí, le conceden ni licencia ni derecho a manchar con toda esa mierda salida desde sus entrañas a Vox, intachable formación política; a su honorables dirigentes;  a sus no menos honorables afiliados, votantes y, de manera general, a todos sus simpatizantes.

Desde hoy mismo dejare de leer y de escuchar, nombrando persona Non Grata en esta sección, a don Arcadio Espada.