**Sobre el franquismo hay en la sociedad diversas versiones, todas ellas legítimas democráticamente. Pero que sean legítimas no significa que tengan igual valor. La versión que necesita ampararse en una ley de “memoria” que ataca las libertades, no puede tener veracidad ni valor histórico alguno.
**La ley de memoria histórica o “democrática”, como quieren bautizar un engendro totalitario, es una ley contra la libertad, contra la historia y contra el concepto de España. Por ello tiene importancia determinante para juzgar el carácter del actual régimen, que deriva rápidamente hacia una tiranía liberticida.
**Los partidos que apoyan o que se hacen los desentendidos de la ley de memoria histórica, o que fingen no entender la amenaza que representa para la libertad de todos, demuestran por eso mismo su carácter antidemocrático. Y una ley tiránica debe ser desobedecida.
**Llevo diciendo mucho tiempo que o los maleantes del gobierno terminan en la cárcel o convertirán a España en una cárcel.