El ejército del Rosario de hombres, éxito en Polonia e Irlanda, llega a Madrid el 23 de abril.

Nos llega una noticia muy positiva de la mano de Ricardo Martín de Almagro, que nos comunica en primicia una magnífica noticia. El Rosario de Hombres, una iniciativa providencial en países como Polonia e Irlanda, llega el próximo día 23 a la capital de España.

Invitamos a todos los varones, residentes en Madrid o alrededores (y tal vez en otro punto de España) que se unan a esta iniciativa que estoy convencido que va a ser un torrente de gracias para nuestra patria.

Les dejo con la nota de prensa que nos acaba de enviar Ricardo:

-----

El pasado 5 de marzo tuvo lugar el rezo público del rosario en las calles de Varsovia, registrando una afluencia cercana a las mil personas. Las redes sociales no tardaron mucho en hacerse eco de este hecho, el cual dejó una imagen tan inusual como impactante: cientos de hombres, de todas las edades, distribuidos en rigurosas filas cual escuadrón militar con las rodillas hincadas en el empedrado suelo de la capital polaca recitando avemarías.

Durante los últimos tres años, cada primer sábado de mes, las aceras de muchas ciudades polacas se han llenado de grupos de hombres arrodillados que rezan juntos el Rosario. Es una iniciativa llamada “Rosario de Hombres” (Męski Różaniec), con mítines que reúnen a varones de diferentes orígenes católicos que encuentran fuerza en esta celebérrima oración mariana para proteger y defender a sus familias de los ataques de las ideologías anticristianas. Los organizadores de las marchas de este Rosario masculino dicen que quieren atraer a hombres que compartan valores similares sin necesariamente ser parte de comunidades o movimientos católicos, hombres que a menudo están desanimados y que pueden pensar que hoy la fe solo se puede transmitir en el hogar y que es algo imposible de expresar y compartir en el espacio público. El Rosario de Hombres contradice por completo la tan asentada visión en el mundo moderno de que la religión debe ser un asunto estrictamente privado.

Un movimiento de índole similar se ha registrado en Irlanda e Irlanda del Norte. Ya son varios meses en los que un número considerable de hombres irlandeses han participado en el rezo público del rosario frente a una imagen de Nuestra Señora de Fátima. Los primeros sábados de mes, este rally de rosarios ha llegado hasta Derry, Limerick, Belfast, Omagh y otras tantas ciudades de la isla. Las razones son esencialmente las mismas que las de sus camaradas polacos: recuperar la fe católica en el ámbito público, hacer reparación por la apostasía de los gobernantes y devolver la masculinidad arrebatada a los hombres.

Finalmente, este movimiento ha llegado a España. El próximo sábado 23 de abril, aún sin ser primero de mes, Madrid será testigo de la primera versión española de este rosario masculino, que tendrá lugar en la Plaza de la Villa a las 19:00 horas.

Se espera que estos eventos se conviertan en algo regular y, a la vista de las extraordinarias imágenes protagonizadas por los devotos polacos e irlandeses, es difícil no ver el porqué. Con la fe católica ahora prácticamente relegada a la esfera privada y siendo los hombres constantemente criminalizados por las ideologías postmodernas, ver un evento como este es exactamente el tipo de ímpetu que la sociedad necesita para levantarse y demostrar, como se ha hecho con tanto éxito en Polonia, Irlanda y los otros tantos países que están por unirse, que otro futuro es posible.