Lo dijeron (al menos que yo sepa) don Joaquín Costa, don Ángel Ganivet, don Juan Valera, don Miguel de Unamuno, Azorín, don Claudio Sánchez Albornoz... y hasta  "el filòsofo" o sea, nuestro Ortega y Gasset) que:
"El español es un bicho raro, cuando tiene Dictadura quiere y lucha por la libertad y la Democracia... y cuando tiene libertad y Democracia no sabe qué  hacer con ellas  y desea la Dictadura".
 
Y en esas estamos, otra vez. El año 75 murió el Dictador que tanto deseaban, al parecer, y ahora ya no saben qué hacer con la libertad y la Democracia.
Tal vez por lo que Luis del Pino describe a la perfección en su último libro: " La dictadura infinita". Es decir, la dictadura siempre acaba  llegando otra vez, aunque pasen años entre una y otra. Esa es la verdadera Historia de España. Por eso- dice del Pino--  la  Dictadura de España es una Dictadura infinita y por lo que se ve, por el desastre que está siendo el Gobierno del loco señor Sánchez y los mariachis independentistas y terroristas que le acompañan en Moncloa (eso sí  inspeccionando qué ministros tienen el periodo o cuales no) estamos abocados a que cualquier día aquí se levante alguien,  sea un catedrático con dos huevos, sea un Guardia Civil con tricornio, un General con sable o un Cardenal con tiara, y grite :"¡se acabó el cachondeo!" , "¡se acabaron lo chiringuitos!" "¡se acabaron los magos y maleantes!" ... y a partir de mañana "mili obligatoria" y campamento con fusil al hombro.
¡Les aseguro queridos amigos míos que quien se atreva a hacer eso se atreverá con un aplauso general y vítores de alegría... los mismos que vieron aparecer en las calles de España  las tropas de Franco cuando entraban en 1939!
 "Así somos los españoles, señora. A un tiempo dictadores y demócratas... ¡y Reyes si me apurais!"