Agentes de la Policía Nacional han desarticulado en Alicante una organización criminal dedicada a crear empresas ficticias para vender contratos de trabajos falsos a personas que buscaban el cobro de prestaciones económicas o la residencia en España. Daban de alta a los falsos trabajadores en la Seguridad Social y después desatendían sus obligaciones económicas. El fraude a la Tesorería General de la Seguridad Social sobrepasa el medio millón de euros. La operación se saldó con 34 detenidos.

La investigación comenzó el pasado mes de octubre cuando los agentes tuvieron conocimiento de la existencia de un grupo organizado dedicado a crear empresas para realizar altas fraudulentas en la Seguridad Social de trabajadores que, eran dados de alta con el fin de lograr el acceso a prestaciones, permisos de residencia o ambas cosas.

 

Contratos laborales a 200 y 300 euros

 

Las pesquisas policiales llevaron a los agentes a comprobar que, el grupo delincuencial, afincado en la localidad de Orihuela, había creado una aparente estructura empresarial que daba cobertura legal a sus actividades punibles, operando ficticiamente en la prestación de servicios relacionados con la construcción. A través de un gestor implicado en los hechos, la red daba de alta a ciudadanos, a quienes ofrecían contratos laborales bajo precio que oscilaba entre 200 y 300 euros mensuales, sin que existiera una relación laboral efectiva; como parte de  su estrategia, desatendían las obligaciones con la Tesorería General de la Seguridad Social.

 

Igualmente comprobaron que los falsos empleados se habían beneficiado regularizando su situación en España por la circunstancia excepcional del arraigo social o con la renovación del permiso, aunque era frecuente que la finalidad de la contratación obedeciese a motivos estrictamente económicos, para ello cubrían periodos de carencia para generar el derecho a las prestaciones o subsidios por desempleo, maternidad o incapacidad, habiendo causado un fraude al erario de la Seguridad Social superior a los 500.000 euros.

 

Captados para la red directamente por los empresarios

En el transcurso de la investigación los agentes descubrieron que los trabajadores eran captados para la red directamente por los empresarios y en ocasiones recurriendo a la figura del mediador, llegando a dar de alta en la Seguridad Social a 42 trabajadores de forma fraudulenta.

 

La operación se saldó con 34 detenidos en la provincia de Alicante,  tratándose de 2 empresarios, 1  gestor y 31  supuestos trabajadores, a los que se les imputan los delitos de falsedad documental, estafa, pertenencia a grupo criminal y delito contra la seguridad social. El resto de falsos empleados están ilocalizables, algunos por haber regresado a sus países de origen.

 

La investigación ha sido desarrollada por agentes de la Brigada Provincial de Extranjería y Fronteras de la Comisaría de Alicante.