Se trata de una parodia de Pablo Iglesias, Irene Montero y sus dos hijos protagonizada por dos niños que difícilmente sobrepasan los cuatro años de edad.

Casi de forma instantánea, ha arrancado el aplauso de la mayoría de los tuiteros, donde aseguran que la reproducción de su mudanza (en el carrito que lleva la pequeña se puede leer la frase «Llevamos Vallecas en el corazón, pero nos vamos al chalet») a la polémica casa de Galapagar «es genial», a falta de «los escoltas y el casoplón», al tiempo que añaden aquella popular frase que reza que «los niños siempre dicen la verdad». A los trajes no les falta el mínimo detalle, como el fajo de billetes que sobresale del bolso de la ministra de Igualdad.

pagloirenedisfraz

FUENTE: PERIODISTA DIGITAL