Olivier Bault realizó para Remix News una entrevista exclusiva con el eurodiputado conservador polaco Patryk Jaki. Patryk Jaki es miembro del partido Polonia Unida (Solidarna Polska) del ministro de Justicia Zbigniew Ziobro, y fue viceministro de Justicia de 2015 a 2019. En 2018, fue candidato a la alcaldía de Varsovia de la coalición Derecha Unida liderada por Ley y Justicia (PiS).

¿Podría comentar la decisión dictada por el Tribunal de Justicia de la UE el 27 de octubre? Me refiero a la multa diaria de 1 millón de euros impuesta a Polonia por no suspender por completo la Cámara Disciplinaria de su Tribunal Supremo. Esto se produce después de que el Tribunal Constitucional polaco dictaminara en julio que el TJUE estaba actuando fuera de la jurisdicción de la UE al emitir una orden provisional relativa a la Cámara Disciplinaria de Polonia y que la ejecución de dicha orden sería contraria a la constitución polaca. ¿El conflicto jurisdiccional entre la UE y Polonia se ha convertido en una guerra en toda regla?

Preferiría que el término “guerra” se reservara para cuestiones militares, aunque sé que en política se suele abusar de él. Sin embargo, es sin duda un intento de privar a Polonia de su soberanía. Polonia, por supuesto, ha aceptado formar parte de la Unión Europea, pero solo en términos definidos con mucha precisión y consagrados en los tratados. La parte más importante de lo que estamos hablando es el artículo 5 del Tratado y el llamado principio de atribución. En general, lo que nos dice es que la UE no es un estado. En consecuencia, sólo puede tener aquellos poderes que le sean conferidos voluntariamente por los Estados miembros. Da la casualidad de que Polonia nunca ha conferido poderes a la Unión Europea para ocuparse de la organización de su poder judicial. Este asunto es un asunto exclusivo de la legislación nacional y no de la legislación de la UE.

La sanción diaria de la que hablamos hoy se refiere precisamente al ámbito de la organización judicial. Se trata de una clara violación del Tratado y de las competencias que tiene la Unión. En pocas palabras, es anarquía y una violación del estado de derecho. Esta es la primera razón por la que Polonia no puede estar de acuerdo con esto, porque si está de acuerdo con la anarquía en este caso particular, dentro de poco TJUE se ocupará de otros asuntos para los que no tiene autoridad.

Es cierto, pero en agosto las autoridades polacas anunciaron que abolirían la Sala Disciplinaria. Sin embargo, la Comisión Europea y el TJUE, en sus recientes fallos contra Polonia, se han opuesto no solo a esta sala disciplinaria del Tribunal Supremo de Polonia, sino también al reformado Consejo Nacional del Poder Judicial (KRS). También cuestionan la legitimidad del Tribunal Constitucional polaco. ¿No le preocupa que dar marcha atrás en el tema de la Cámara Disciplinaria no resolverá el conflicto jurisdiccional?

Como he dicho, esta es una prueba de hasta dónde pueden llegar las instituciones de la UE. La primacía de la Constitución se deriva directamente de nuestra Ley Fundamental, que después de todo sigue en vigor. Aceptar el razonamiento impuesto por el TJUE significaría que la Constitución polaca ya no es vinculante. Polonia obviamente no puede estar de acuerdo con esto, porque significaría que Polonia de hecho ha dejado de funcionar, que es una tierra geográfica, pero que las decisiones sobre lo que sucede en Polonia ya se están tomando fuera de Polonia y que Polonia no es un estado soberano y que los polacos no pueden gobernarse a sí mismos en su propio país. Por esta razón, no podemos estar de acuerdo con estas decisiones del TJUE.

Hace unos días puso a disposición en su perfil de redes sociales una comparación realizada por el Ministerio de Justicia polaco, que muestra que el ejecutivo en Polonia tiene mucha menos influencia sobre los nombramientos judiciales que en Alemania. Anteriormente fue viceministro de Justicia, ¿puede describir en pocas frases las principales diferencias entre los dos países?

En cuanto al sistema de designación de jueces, en resumen, se ve así: en Polonia, los jueces son nombrados por el Consejo Nacional de la Judicatura, el KRS, que está compuesto en su mayoría por jueces. Los jueces del KRS son designados por una mayoría de tres quintos en el Sejm (Parlamento), y les recuerdo que nuestro gobierno no tiene tal mayoría. Esto significa que, para designar a alguien para el KRS, siempre debe haber un acuerdo mucho más amplio y, en cualquier caso, los jueces son mayoría en este consejo.

En Alemania, por otro lado, los jueces de los tribunales federales son elegidos por una comisión que está formada por los ministros de justicia de los Lander, es decir, políticos por un lado, y por el otro son personas elegidas directamente por los políticos, es decir, por el Bundestag, y rara vez son jueces. En Polonia los jueces nombran a los jueces y en Bruselas se afirma que es un sistema politizado, mientras que en Alemania los políticos nombran a los jueces y se afirma que no es un sistema politizado. ¡Esto es absurdo!

Zbigniew Ziobro, ministro de Justicia, y Patryk Jaki

Este trato tan desigual experimentado a nivel de la UE por Polonia y Alemania, solo tomando a Alemania como ejemplo, ¿no es un resultado directo de la hiperactividad de la oposición polaca en Bruselas? Aparte de tal vez la oposición húngara, no puedo pensar en ninguna otra oposición nacional en la UE que se comporte así en Bruselas.

Es cierto que la oposición polaca tiene una influencia muy fuerte en lo que está sucediendo. ¿Por qué se comporta de esta manera? Ésta es la “buena” vieja tradición, por así decirlo, de la Confederación de Targowica que, al no poder obtener el poder de la manera normal prevista por la ley, recurre a fuerzas externas para ayudarla a obtener el poder. Estas son situaciones que la Primera República Polaca conocía muy bien y esto es lo que provocó la caída de Polonia a finales del siglo XVIII. La oposición polaca de hoy se está comportando en la misma línea. Al verse incapaz de convencer a la mayoría de los votantes en las elecciones democráticas, quiere ganar el poder con la ayuda del poder alemán.

La situación actual es que existe esta sanción diaria impuesta a Polonia por el TJUE, mientras la Cámara Disciplinaria polaca no se suspenda por completo, la Comisión Europea está bloqueando el dinero del fondo de recuperación de la UE para Polonia, y que pronto entrará en vigor el llamado mecanismo de condicionalidad del “estado de derecho”, ya que nadie espera seriamente que el TJUE rechace este mecanismo, incluso si es un claro intento de eludir el artículo 7 del Tratado de la Unión Europea. Entonces, ¿qué puede hacer Polonia incluso si es correcto desde el punto de vista legal y moral?

Polonia tiene muchas herramientas a su disposición. Desafortunadamente, hemos perdido algunas de estas herramientas al hacer concesiones innecesarias, pero no quiero volver a eso. Sin embargo, recordemos que Polonia pronto se convertirá en un contribuyente neto, lo que significa que Polonia pagará más al presupuesto de lo que recibirá en términos de fondos de la UE. Esto va a suceder con el próximo marco financiero plurianual, y Polonia podría deducir este dinero de su contribución al presupuesto. Por supuesto, si se tuvieran en cuenta todos los flujos financieros, la situación actual ya parece bastante diferente a la del presupuesto de la UE por sí solo.

Lo segundo que Polonia puede hacer ahora mismo es retirarse de la loca política energética de la UE y del sistema europeo de comercio de emisiones de carbono, el ETS. Debemos tener en cuenta que, según documentos gubernamentales, incluso antes de que el comisario europeo Frans Timmermans presentara el paquete Fit for 55, la transformación energética, sin el aumento de precios debido al ETS, le costaría a Polonia 1,5 billones de zlotys en los próximos años. Esto es mucho más de lo que Polonia recibe de todos los fondos de la UE, y dado que las ideas de Timmermans aún no se han implementado, esta cantidad en realidad será muchas veces mayor. Polonia no tiene que aplicar esto, y esto es lo segundo que puede hacer Polonia, además de deducir los importes retenidos por la Comisión de la contribución de Polonia al presupuesto.

Polonia tiene muchas posibilidades de defenderse, pero tenemos que empezar a realizar una política internacional asertiva.

¿Deberíamos esperar frecuentes vetos de Polonia a partir de ahora en el Consejo Europeo, donde por regla general se requiere la unanimidad?

El problema es que las decisiones del Consejo Europeo no son fuente de derecho. En lo que respecta al paquete climático, ya se ha decidido mucho y, lamentablemente, Polonia no hizo uso de su derecho de veto, y Fit for 55 será adoptado en el Consejo por mayoría cualificada. Polonia, por otro lado, debe retirarse del ETS.

¿No debería Polonia ir aún más lejos y dar a conocer en Berlín y París que sin el dinero del fondo de recuperación “Next Generation” de la UE y frente a las crecientes multas diarias impuestas por el TJUE, Polonia no podrá financiar la barrera anunciada en la frontera con Bielorrusia y la protección de su parte de la frontera exterior de la UE contra la actual ola de inmigración orquestada por Bielorrusia? Después de todo, estos inmigrantes ilegales de Oriente Medio y África no quieren quedarse en Polonia sino que quieren ir más al oeste...

En términos generales, debería haber conversaciones sólidas con la Unión Europea sobre cuestiones de inmigración. Yo lo diría de esa manera.

¿Qué opina de la idea de poner fin a las garantías polacas en virtud de la deuda común de la UE para financiar el fondo de recuperación “Next Generation” de la UE y prescindir de él? Dado que la UE ya ha incumplido los acuerdos que regulan la creación de este fondo, ya que la Comisión Europea ha superado con creces el plazo para aprobar el plan polaco, está incumpliendo el contrato y, en teoría, Polonia podría rescindir su participación, ¿no es así?

Yo, por mi parte, he sido escéptico sobre todo este paquete desde el principio y creo de hecho que ya deberíamos estar estudiando la posibilidad de ponerle fin. Hay que recordar que este dinero es dinero de crédito, que también tomamos mientras actuamos como garante para otros países, por lo que nadie nos hace ningún favor.

¿No cree que las elecciones francesas del próximo abril dan esperanzas de un cambio en el equilibrio de poder en la UE?

Por supuesto, existe esa esperanza. Un cambio de poder en Francia, ya sea con Marine Le Pen, Éric Zemmour o cualquier otro candidato, sin duda presagiaría un cambio en el equilibrio de poder en la UE. Todos los principales candidatos de la oposición francesa han apoyado la posiciones de Polonia respecto a la primacía de las constituciones nacionales sobre la legislación de la UE. Eso significa que deben tener encuestas que muestran que la mayoría de los ciudadanos franceses también lo apoyan. Esta es una buena señal, y de hecho podría marcar una gran diferencia si hubiera un cambio de poder en Francia, y esto en el contexto de un debilitamiento del gobierno alemán tras la salida de Angela Merkel.

¿Cómo valora la reunión entre el primer ministro Morawiecki y Marine Le Pen el pasado 22 de octubre? Hasta hace poco, esa reunión parecía imposible, y Donald Tusk dijo que tener una reunión de este tipo el día de la reunión del Consejo Europeo era un error diplomático.

Creo que Polonia debería mantener tantos contactos diferentes como sea posible. No es inusual reunirse también con líderes de la oposición cuando se reúne con el jefe de gobierno de un país importante. Esto es absolutamente normal en política.

Mateusz Moraviecki y Marine Le Pen

¿Cree que saldrá algo positivo de la reciente reunión en París entre el presidente Duda y el presidente Macron?

Esperemos que salga algo bueno. Ciertamente tenemos muchos intereses comunes, pero debe haber voluntad francesa. Los franceses también tienen muchos problemas propios: con la seguridad, con la inmigración, con su poder en declive drástico frente a Alemania, y deberían buscar aliados, pero esas son sus decisiones.

¿Y tiene esperanzas vinculadas al cambio de gobierno en Berlín, con el SPD asumiendo probablemente el liderazgo?

Difícilmente se puede ser optimista.