Médicos por la Verdad, gente muy interesante por Callao el pasado 25 de julio.  Al menos, huyendo de la actitud babosa y cobarde de la inmensa mayoría de los galenos de todo el planeta. Les recuerdo. Natalia Prego, Dr. Ruiz-Valdepeñas, Dr. Gazo Lahoz, Dra. y Catedrática Martínez Albarracín. Los dos primeros, represaliados. Pero me quedo con del doctor alemán Heiko Schöning.

Todo es un sinsentido médico

Contaba el galeno germano que "diez semanas atrás, fundamos en Alemania una plataforma para que la gente entienda la situación que estamos viviendo, para que tome conciencia, contando con quinientos médicos y doscientos mil colaboradores que apoyan este proyecto, denunciando todas las exageradas medidas que se están tomando con respecto al covid, ya que no existen pruebas médicas que las justifiquen de alguna manera" .Cada vez más. Y, sobre todo, mejores.

Heiko poseía, desde el inicio de la actual paranoia, la clarividente certidumbre de que "las medidas que se estaban (y están) adoptando son altamente perjudiciales para las personas. En Alemania han causado muchas muertes, por ejemplo operaciones urgentes pospuestas. Y un largo etcétera". Interrogado acerca de qué pintaba en La Villa y Corte, explicaba que "he venido a Madrid porque hemos fundado una Comisión Internacional para la investigación de la covid-19, en la que contamos con gente de Alemania, Austria, y ahora también de España, me alegra, lo cual es un honor". Agradecido con su visita nosotros.

No, gracias

El Dr. Schöning tenía que claro que "es bueno que se haya fundado la plataforma Médicos por la Verdad, que podamos unirnos todos para que la verdad sobre este asunto salga a la luz. Nunca ha habido más posibilidades de hacer algo bueno por la gente logrando difundir esta realidad si estamos unidos" .Y remataba. "Ahora se puede ver con claridad que estamos dominados por criminales". Y a las élites psicópatas les lanzaba tres mensajitos:

1) No, gracias, ya no trabajamos más para vosotros.

2) No, gracias, no vamos a comprar vuestros productos.

3) Ahora creamos nosotros nuestros propios productos.

Gratitud

Gracias, Dr. Schöning. Y gracias Laruko por tus imprescindibles desvelos. En fin